Agua de mote

¡Por el nulo!

viernes, 24 de noviembre de 2017 · 00:04

La irritación y reacción neurótica de personeros del régimen, comenzando por el mismísimo  number one, pueden ser interpretadas como un signo de absoluta pérdida de (auto) control sobre el rumbo de su proyecto de eternización en el poder, cargándose a la democracia en el intento.


  Las chapuceras acciones que ha emprendido para tal propósito no han hecho sino desnudar su miseria ética y su olímpico desprecio por la ciudadanía que entonó, vía referendo, una cacharpaya para el Caudillo. Como suelo acotar sobre este tema, quien convocó a la consulta sobre la habilitación extraconstitucional para que el Capo se presente como candidato a Presidente de forma sucesiva, cuantas veces se le antoje, no fueron la oposición, ni la CIA, ni el Espíritu Santo; fue el propio régimen que lo hizo, pero lejos de acatar la decisión del Soberano, se empeñó en desconocerla con las acciones mencionadas anteriormente.


 Tan sensible está el régimen a la repulsa ciudadana que cualquier cosa lo pone en guardia. El cuasiadolescente berrinche en que montó el   Jilliri Irpiri  tras enterarse que hay otro personaje ocupando el primer lugar en audiencia en la red  Twitter, es un caso digno de diván, considerando que el sujeto está próximo a cumplir 60 años. Pero, lejos de causar indignación, dicha actitud más bien ha inspirado lástima.


 Hay cosas peores, podríamos apuntar. En su afán por desviar la atención –Banco Unión, por ejemplo– y, Presidencia y Ministerio de Gobierno, en acción coordinada se declaran víctimas de una conspiración orquestada por diplomáticos que, según el régimen, tendrían que pedir permiso hasta para el color de corbata que deben llevar. El ministro de Romero es un campeón para inventar intentos de magnicidio –lo hace cada vez que las papas queman– exponiéndose, inclusive, al ridículo, como cuando “reveló” que una adolescente quería acabar con la vida del Excelentísimo. Y así, de papelón en papelón.


 En lo que nos concierne por estos días –el plebiscito del 3 de diciembre–, el nerviosismo del régimen ha sido la tónica de la coyuntura. Querer repetir el engaño de 2011 sólo le ha traído una ola de repulsa ciudadana similar o mayor a la expresada el 21-F. El botón de muestra que las anteriores elecciones dejaron al país es el desastroso estado de la justicia del “Estado Plurinacional”. Astutamente –¿creen que la ciudadanía es estúpida?– dicen que ahora la cosa será diferente.


 A ver, si has usado las mismas mañas para la “preselección”; es decir, meter a tus llunk’us –¿le suena un tal Pastor Mamani?– y beneficiarlos con un cargo en la Magistratura aunque consigan menos votos que los que se reúnen para un consejo estudiantil, la cosa no puede sino tener el mismo resultado: el desastre. Ahora, si por diferente entendemos “peor”…


 Para colmo de su aturdimiento, el régimen ha sufrido el llamado “efecto búmeran”. En uno de los casos referidos, comenzaron a circular decenas de fotos de miembros del Gobierno en compañía de “agentes del Imperio”. 


 Sobre el plebiscito del subsiguiente domingo, tres cuartos de lo mismo. La descomunal campaña del régimen contra el voto nulo no ha hecho más que expandir la consigna mucho más allá de lo que los grupos ciudadanos –con contados recursos– soñaron llegar. 


Y con el pronunciamiento conjunto de cinco importantes líderes políticos, el círculo parece completarse: ciudadanía y expresiones políticas democráticas –más una manito del régimen– el voto nulo (y, eventualmente, el blanco) ha ganado un espacio inmenso que, seguramente, se verá plasmado en la votación del 3D. Dicho en otros términos, el régimen se verá eclipsado por el nulo.

 
Puka Reyesvilla es docente universitario.

574
12