Vamos a andar

¿Sistema de pensiones peor que neo-liberal?

viernes, 09 de diciembre de 2016 · 12:00:00 a.m.
¿Ha pensado usted, querido lector o lectora, en su futura jubilación? Normalmente no nos preocupamos hasta que se acerca la tercera edad y ahí nos encontramos ya atenazados por un sistema que ni sabíamos en qué consiste. Y leyendo los estudios que está haciendo el economista Gustavo Rodríguez Cáceres nos encontramos con que nuestro actual sistema de pensiones (a través de las famosas AFP) tiene un perfil que me atrevo a calificar de estafa y que en tiempos neo-liberales resultaba coherente con el sistema, pero que en los tiempos actuales aparece contradictorio con la nueva Constitución, y de manera especial con el Vivir Bien…

Resulta que una persona va haciendo sus aportes a la AFP y cuando solicita su pensión, dicha institución toma el dinero ahorrado en la llamada Cuenta personal previsional y lo distribuye en pensiones mensuales cuyo monto se distribuye en 50 años; es decir, se presume que los asegurados y aseguradas van a vivir ¡hasta cumplir 110 años!; por tanto, su capital acumulado se distribuye en mensualidades claramente menores a las que corresponderían a un promedio de vida real. De hecho, el último censo nos muestra que en Bolivia sólo el 1,4% supera los 80 años de edad… Sin embargo, la AFP nos calcula a todos y todas una longevidad imposible, incluyendo casos de personas enfermas (eso a la AFP no le importa, por supuesto, sólo le importa su negocio).

El resultado es que todos las personas que se jubilan cobran, en el mejor de los casos, entre el 10 y el 20% de lo que aportaron y eso se llama estafa.

¿Y qué pasa con ese dinero sobrante? Por lo que explica el mencionado economista, a diferencia de otros países, donde ese dinero puede volverse herencia (o puede ser "adelantado” para incrementar el monto de la pensión), en Bolivia ese remanente se queda en el Fondo, supuestamente a favor de quienes todavía están con vida… En lugar de que los trabajadores activos aporten para los pasivos (jubilados), son éstos los que -al fallecer- aportan para los activos. Por tanto, se puede afirmar que en nuestro país el sistema de pensiones confisca sistemáticamente entre un 10 y un 20% de los ahorros de los asegurados/as.

¿Y a quién se le ocurrió este sistema? Por lo visto nuestros expertos se limitaron a copiar el sistema chileno de capitalización individual. Y, por lo visto, utilizaron unas tablas de mortalidad copiadas de Colombia. Es decir, que estamos copiando de dos Estados convencida y consecuentemente neo-liberales; dos Estados cuya visión es esencialmente individualista, despectiva de todo lo que sea solidaridad, preocupada por la acumulación y la capitalización y no por la redistribución… ¿Es a eso a lo que apuntaba nuestra definición de Estado Plurinacional, incluido el horizonte del Vivir Bien?

Ya sabíamos que al mantener a las AFP como las instituciones encargadas del sistema de pensiones no estábamos siendo consecuentes con el cambio que soñábamos, pero ahora nos enteramos   que la cosa es todavía peor. ¿Qué se puede decir de un Estado que se inventa una longevidad promedio de 110 años para toda su población? Lo menos que se puede decir es que a ese Estado su población le importa un pito ¿o qué piensan ustedes?


Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba. 
395
8