Vamos a andar

¿Justificar la corrupción?

viernes, 23 de junio de 2017 · 12:00:00 a.m.
Se acaba de relanzar el Fondo Indígena, el tristemente célebre Fondioc, un relanzamiento que puede tener sentido siempre y cuando se reestructure dicho Fondo y se evite que vuelva a ser una piedra de escándalo (no olvidemos que con ese escándalo empezó a fraguarse la derrota del referendo del 21 de febrero).

Sin embargo, no parece ser el caso. Nada menos que el Presidente del Estado, y precisamente en la ceremonia de relanzamiento del Fondioc, ha afirmado que sí hubo corrupción, pero que los dirigentes son inocentes y que toda la culpa la tienen los técnicos… Humildemente me atrevo a discrepar. ¿Se da cuenta el Presidente que al afirmar esa inocencia está dejando mal parados a los propios dirigentes? ¿No los/as hace aparecer como minusválidos mentales que se dejan engañar por cualquier técnico avivado?  ¿Acaso hace falta una formación profesional para no percibir las trampas económicas en que incurren los tales técnicos? De hecho, conocemos a dirigentes que jamás se dejarían engañar. Y si hay algunos que sí son ingenuamente manipulables, resulta elemental no nombrarlos en cargos de responsabilidad, nada menos que en un Fondo que maneja millones, ¿no cree usted compañero Presidente?

 ¿Qué diríamos entonces de la exministra Nemesia Achacollo? A fin de cuentas ella es una dirigente y suficientemente reconocida. ¿Entonces tampoco es responsable? Por supuesto, puede haber proyectos con contenidos técnicos complejos que pueden escapar al criterio de cualquier autoridad estatal (aunque tampoco sea dirigente), pero entonces esa persona responsable tiene la obligación de consultar a otra persona entendida. ¡Lo que no puede ser es que la plata se pierde —la plata de todos— y la autoridad responsable goza de impunidad por ser dirigente!

¿Y qué consecuencia se saca para esta nueva gestión del Fondioc? ¿Será que ya no se va a nombrar a ningún/a dirigente como responsable del Fondo? ¿O se seguirá nombrando dirigentes advirtiéndoles de antemano que si el dinero desaparece no serán ellos/as los responsables sino los "técnicos”. Y si es así, ¿será que haya técnicos que quieran aceptar el cargo sabiendo que por encima de ellos hay dirigentes que gozan de impunidad…?

¿Será un lapsus del Presidente? No lo parece, porque en otra intervención da a entender que en el caso de YPFB -una instancia infinitamente más grande que el Fondioc y donde la corrupción parece ser mucho mayor- el propio Presidente acaba de afirmar que en muchos casos tuvo que cambiar a la máxima autoridad petrolera, no porque hubiera incurrido en corrupción (aunque no llega a afirmar la posible inocencia del recién destituido Achá), sino porque voceros malintencionados los acusaban de corrupción…  ¿Realmente es tan fácil hacer cambiar a una alta autoridad? ¿Basta con hacer correr la voz de que es corrupta? Y si así fuera ¿sería justo destituirla simplemente porque ha sido víctima de maledicencias (dejando su prestigio gravemente lesionado)?

 ¿No sería mucho más coherente abrir las puertas a la investigación anticorrupción y llegar hasta el final? El único expresidente de YPFB que está preso es Santos Ramírez (por lo demás sin que sepamos su versión acerca de lo que realmente ocurrió, que no resulta así nomás comprensible).
 
De los demás sólo quedan acusaciones o sospechas o maledicencias. Y ahora nos dicen que eran inocentes y que pese a eso se los tuvo que cambiar. ¿Realmente cree usted, compañero Presidente del Estado Plurinacional, que esta forma de proceder es provechosa? En este nuevo Estado supuestamente participativo, ¿no sería mucho más lógico —y constructivo— abrir las puertas a la investigación exhaustiva, de modo que nadie sea injustamente acusado de corrupción, y tampoco nadie aparezca como inocente por el mero hecho de ser dirigente o por haber gozado de la confianza presidencial?

Si estoy equivocado agradecería que se me explique mi error (e incluso me alegraría de estar equivocado); pero hasta ahora lo menos que podemos decir es que las cosas están muy poco claras…


Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba. 
228
2