Entre ceja y ceja

Propaganda, OEP y voto nulo

Propaganda, OEP y voto nulo
Propaganda, OEP y voto nulo
Por 
miércoles, 01 de noviembre de 2017 · 00:00
"Dada la naturaleza de esta elección, no existe la figura de campaña o propaganda electoral; sino  acciones sostenidas para incidir en la orientación del voto. Lo que prima es la información y la difusión de méritos”, explicó el vicepresidente del TSE, José Luis Exeni, en relación a las próximas elecciones judiciales. 
 
 "El OEP  realiza la más amplia labor de información y de difusión de méritos para alentar la participación informada de la ciudadanía,  como ser mensajes en 365 medios de comunicación, equipo especializado en Internet y redes sociales, 31 conversatorios con las y los candidatos, puntos de información, espacios públicos, materiales de comunicación interpersonal y grupal”, complementó Exeni.
 
 Me permito discrepar y sostengo que lo que están haciendo a título de "información y difusión de méritos" es pura y dura campaña electoral, propaganda, para promover el voto de la ciudadanía por los candidatos escogidos por el MAS en la ALP, haciendo abuso de sus dos tercios. Para nadie es un secreto que la selección de los candidatos fue un proceso arbitrario, dirigido y que tuvo como resultado que más del 80% de los candidatos resulten exfuncionarios públicos ligados al partido de gobierno.
 
 El Gobierno y el OEP aprendieron la lección de las elecciones del año 2011,  cuando los votos nulos y blancos llegaron casi al 60%, deslegitimando a los candidatos del MAS. Reflexionaron, correctamente, que en aquella ocasión lo que faltó fue una verdadera campaña electoral y en esta oportunidad modificaron la ley, los reglamentos y todo lo que fue necesario para hacer lo que están haciendo ahora: propaganda a favor de los candidatos masistas. Aprendieron un principio básico de la comunicación política: nadie vota por alguien que no conoce.
 
 El OEP no ignora que los candidatos son todos ligados al oficialismo, pero se escudan en una formalidad. Dicen que ellos están cumpliendo una labor "técnica" y que no podrían hacer otra cosa que la que están haciendo. Afirman que ellos no tuvieron nada que ver con la elaboración de las listas y que sólo hacen lo que les ordena la ley. Lamentablemente, ese argumento que elude la realidad de la querella política actual no es válido y se derrumba por un elemento cardinal que pasamos a explicar.
 
 El artículo 161 de la Ley del Régimen Electoral dice que el electorado puede manifestar su voluntad mediante tres tipos de voto: a) voto válido, b) voto blanco y c) voto nulo. El voto válido es aquel que expresa la decisión de escoger uno o más candidatos de entre las opciones existentes, el voto en blanco significa que el elector no encontró a nadie merecedor de su adhesión y deja las casillas sin marcar, mientras que el voto nulo es la constancia del elector que rechaza la elección por la consideración que fuese. La importancia del voto nulo y blanco en nuestra legislación es muy grande, debido a que la ley establece la obligatoriedad de votar. La gente no tiene la opción de la abstención cuando rechaza o no cree en una elección; sólo puede votar en blanco o anular su voto.
 
 Pero el OEP no parece entenderlo así y, por consiguiente, incumple de manera flagrante la ley. Sólo hace propaganda, perdón, "información y difusión de méritos”, promoviendo el voto válido. Hasta el momento que escribo estas líneas no he escuchado ni visto una sola pieza comunicacional del OEP que le diga a la ciudadanía que puede expresarse, como manda la ley, también votando en blanco o anulando su voto en las próximas elecciones del 3 de diciembre.
 
 No conozco el presupuesto que está gastando el OEP en la campaña monumental y extendida de la que se vanagloria el vicepresidente Exeni, pero es una plata gastada en promover una sola opción de las que tiene el electorado por ley. Sin embargo, todavía está el OEP a tiempo de corregir su error. Queda poco más de un mes para comunicar, con la misma vehemencia que hasta ahora los ciudadanos también pueden votar blanco o nulo. Lo que haga el OEP definirá si es realmente un árbitro imparcial en el que podemos confiar.
 
Ricardo Paz Ballivián es sociólogo.
315
7

Otras Noticias