Iniciaron la investigación del presunto ataque químico

Investigadores pertenecientes a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) comenzaron ayer la investigación cerca de Damasco.
Iniciaron la investigación del presunto ataque químico
Un representante del Gobierno sirio se retira del hotel donde se aloja el equipo de la OPAQ. AFP
lunes, 16 de abril de 2018 · 00:09

AFP  / Siria

Los investigadores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) iniciaron ayer la investigación del presunto ataque químico cerca de Damasco que motivó bombardeos occidentales sin precedentes contra el régimen sirio.

El presidente ruso, Vladimir Putin, el principal aliado del régimen de Bashar al Asad, advirtió que nuevos ataques de las potencias occidentales contra Siria provocarían “caos” en las relaciones internacionales.

Un equipo de expertos internacionales, con sede en La Haya, llegaron a Damasco horas después de los bombardeos con el objetivo de indagar sobre el ataque del 7 de abril en Duma, al este de la capital.

Las potencias occidentales sostienen que hubo un ataque en el que se emplearon cloro y gas sarín, que mató a decenas de personas.

El viceministro de Asuntos Exteriores, Faisal Mokdad, ingresó al hotel Four Seasons donde se encuentran los investigadores y abandonó ese lugar tres horas después.

El equipo de expertos generalmente comienza su investigación reuniéndose con altos funcionarios, pero todas las conversaciones al respecto se realizan a puerta cerrada y ambas partes impusieron como condición que sean en un estricto hermetismo.

“Dejaremos al equipo que haga su trabajo de forma profesional, objetiva, imparcial, y lejos de cualquier presión”, dijo el viceministro sirio de Relaciones Exteriores, Ayman Susan.

La propia OPAQ había declarado que las reservas de armas químicas del Gobierno sirio se habían retirado en 2014, aunque luego confirmaron que en el ataque de 2017 en Jan Sheijun se había empleado gas sarín.

 Investigación complicada

Los inspectores de la OPAQ tienen por delante una ardua tarea, ya que todos los actores importantes anticiparon sus resultados. Las potencias occidentales justificaron sus ataques afirmando que ya disponían de pruebas del uso de armas químicas.

El equipo de la OPAQ también tendrá que lidiar con el riesgo de que se hayan podido eliminar pruebas del lugar, situado en una zona que la semana pasada estuvo controlada por la Policía militar rusa y las fuerzas sirias.

“Siempre hay que tener en cuenta esa posibilidad y los investigadores buscarán pruebas que muestren si el lugar del incidente fue alterado”, señaló Ralf Trapp, consultor y miembro de una misión anterior de la OPAQ a Siria.

Según funcionarios estadounidenses, en la operación del sábado participaron tres destructores estadounidenses, una fragata francesa y un submarino estadounidense localizados en el mar Rojo, el Golfo y el Mediterráneo oriental; así como aviones de combate de las tres potencias.