La Paz, Bolivia

Martes 17 de Octubre | 22:03 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Fabiana y Álvaro, dos bolivianos brillantes

Claudia Natalie Herbas Flores

Bolivia tiene a gente inteligente, con mucho potencial y aporte para el desarrollo del país. Muchas veces  se importan profesionales foráneos, sin mirar que alrededor hay egresados competentes de las universidades, con la ilusión y todas las ganas de ser agentes de cambio en la sociedad.

Son los  casos  de Fabiana Rojas Palza y Álvaro Bilbao la Vieja Bilbao, ganadores, cada uno, del premio de 10.000 dólares que otorgó recientemente la Universidad Privada Boliviana (UPB), a través de la Fundación "Julio León Prado”, por haber alcanzado los promedios académicos más altos entre los campus Cochabamba y La Paz. Ellos quieren cambios cualitativos para una patria más grande.

FABIANA, INQUIETA Y AUDAZ


Fabiana Rojas, bachiller del colegio Anglo Americano de Cochabamba, de 23 años, es una joven profesional de la carrera de Administración de Empresas, graduada con honores de la UPB (Cochabamba), que se fija sus límites y tomas sus propias decisiones. Ella sueña con tener una consultora de "coaching” que brinde capacitación a las áreas de recursos humanos de las empresas, promoviendo el trato y trabajo digno al principal capital humano: el personal.

La hiperactividad de desarrollo personal de Fabiana comenzó desde el colegio, cuando por iniciativa propia consiguió una beca de intercambio cultural a Alemania, para hacer el bachillerato en un país lejano y extraño, pero a la vez  cercano a una experiencia que para ella era un reto de exploración y aprendizaje puro, fuera del cómodo y cálido nido familiar.

"Estaba bien en mi zona de confort”, afirma Fabiana Rojas, antes de tomar rumbo a Alemania el 2010, pero como su espíritu inquieto le movió a tomar la decisión de conocer otra cultura, es que decidió viajar por un año a la población de Lorrach de ese país.

"El viaje me abrió la mente y fue un aprendizaje cultural”, asevera Fabiana, que está convencida de que la cultura alemana se rige por la disciplina, el orden y un círculo de gente y amigos al que, en principio, no le fue fácil acceder por la barrera del idioma, ya que lo terminó de aprender allí, donde tomó la decisión de estudiar su carrera en la UPB el año siguiente.

Definitivamente, el viajar hace tan bien a cualquier persona, que en este caso  hizo que una joven adopte importantes decisiones en su vida profesional y personal. "No me quedo quieta”, dice Fabiana, y de verdad así lo hizo.

Esta boliviana cuenta que estaba "desnuda ante el mundo” cuando se encontraba en Europa. Allí cosechó contactos estratégicos.

ÁLVARO, APASIONADO POR LA TECNOLOGÍA


Alvaro Bilbao la Vieja Bilbao tiene 23 años, es bachiller del colegio San Ignacio, estudió Ingeniería de Sistemas Computacionales en la UPB y se tituló con honores por alcanzar el promedio más alto del campus La Paz.

Actualmente, Álvaro trabaja para CodeRoad, una de las empresas de desarrollo de software más grandes de La Paz y es aquí donde aprende más sobre el desarrollo de software.

Durante su vida universitaria tuvo la oportunidad de realizar pasantías, en las que aprendió y comenzó a interactuar con las tecnologías de tipo MVC, experiencias en las que profundizó los conceptos de desarrollo de software.

"Durante toda mi vida he sido una persona que persigue la excelencia en todo lo que hace, guiándose bajo la premisa de dar lo mejor de uno mismo para ver que mis objetivos se cumplan. Una vez alcanzados, apuntar aún más alto, ya que considero que el infinito es mi límite”, dice Álvaro.

UNA BECA, UNA PUERTA


La Universidad Privada Boliviana (UPB)  cada año lanza una  convocatoria de becas para "Los 100 mejores”, dirigida a estudiantes de colegios que se destacan académicamente. Fabiana Rojas y Álvaro Bilbao la Vieja la obtuvieron para estudiar la carrera de sus sueños.

Durante  su trayecto en la universidad Fabiana siempre se destacó, no sólo en lo académico, sino como líder, al ser el 2014 presidenta de la Sociedad de Estudiantes Upebinos (SEUPB), trabajando en varios proyectos en beneficio del plantel estudiantil, como promover la pasión por lo que se hace y en labores de responsabilidad social con niños y niñas huérfanos de hogares.

En el transcurso de su carrera, Fabiana Rojas  continuó con más desarrollo personal  y fue que en octubre de 2015, indagando en el Facebook, encontró un diplomado en la Argentina de "Aprendizaje Experiencial”. Un curso intensivo de una semana a las afueras de la urbe bonaerense, en el que ella -la más joven, novata pero vivaz chica- se codeó con profesionales consultores cracks de "coaching”. Esa experiencia la llevó a perfilarse en búsqueda e investigación insaciable sobre este tema para una especialización a futuro.

Mientras tanto, Álvaro Bilbao la Vieja  considera que para alcanzar las buenas notas  la clave es prestar la mayor atención posible en clase y estudiar un poco cada vez que sea necesario. En caso de tener dudas, siempre buscar la respuesta, ya sea en el docente o en los compañeros, aconseja.

Fabiana quiere seguir capacitándose en el mundo de los negocios y los recursos humanos con una maestría en España. Sueña con que a su regreso su aporte profesional se centre en cambiar la mente de algunos empresarios y directivos de las empresas a que propicien un mejor clima laboral y practiquen un mayor equilibrio en la vida de los trabajadores, donde se sientan como en su segundo hogar, siendo felices y trabajando motivados y no por obligación.
Por su parte, Álvaro cree que en la actualidad el avance de la tecnología es algo básico para el desarrollo competitivo de la cultura boliviana, es por eso que quiere aportar a la creación de ellas.

MENSAJE A LOS JÓVENES


Fabiana Rojas quiere tener una consultora de coaching con la concepción de que para ella este término significa que es una guía que te muestra el cambio y acompaña al proceso de éste.

Ambos profesionales (Fabiana y Álvaro) basados en los principios que les inculcó la UPB, de excelencia, ética, constancia y esfuerzo, están impulsados por ser competitivos y "no entrar en un estado vegetativo de la vida, trazando metas a mediano y largo plazo”.

"Nunca se queden quietos, no se enfoquen en el dinero, sino en medir la satisfacción personal, rodeándose de personas positivas, que acompañen al éxito, y sobre todo a luchar por un mejor país”, dice   Fabiana.

"Siempre luchen por salir adelante, quizá el resultado no sea lo esperado, pero lo aprendido siempre será igual de valioso, busquen ser excelentes en todo lo que hagan y de esta forma su vida y el mundo estarán mejor”, sugiere Álvaro Bilbao la Vieja.
1
2
Comentarios

También te puede interesar: