La casa de cartón

Es una vivienda robusta, impermeable, fácil de instalar y adaptable a cualquier ubicación. Está fabricada artesanalmente con módulos acoplables de cartón de embalaje.
Anterior Proximo
La casa  de cartón
Una casa de cartón instalada en Wijnhaven, Rotterdam, al sur de La Haya.
La casa  de cartón
El comedor modelo de esta casa, que se acomoda a las necesidades de sus usuarios.
La casa  de cartón
Entrada de la casa de cartón ubicada en Stayokay Dordrecht, Holanda.
La casa  de cartón
Algunos módulos para la construcción de esta peculiar vivienda.
La casa  de cartón
La casa se amplía añadiéndole módulos y puede funcionar como residencia de vacaciones, o casa de huéspedes.
La casa  de cartón
El estudio, o escritorio, de una de las casas de cartón modulares de la compañía holandesa.
La casa  de cartón
Cada uno de los módulos acoplables está fabricado con 24 capas de cartón de embalaje.
domingo, 12 de noviembre de 2017 · 01:00:00 a.m.
Ricardo Segura
 
Sí, ha leído bien: la "casa” y no la "caja” de cartón. Aunque las comparaciones y los juegos de palabras son casi inevitables, porque esta vivienda no sólo tiene el aspecto de un gigantesco estuche, sino que además está fabricada con el mismo material básico que ese tipo de recipientes: la pasta de papel prensada.
 
 
Su nombre deriva de su proceso de fabricación, que consiste en envolver 24 capas de cartón, una tras otra, alrededor de un molde giratorio con la forma de una casa con techo a dos aguas, y que una vez superpuestas y pegadas con un pegamento, "amigo del medioambiente”, son recubiertas por una lámina impermeable y un revestimiento de madera.
 
El resultado de esta novedosa tecnología constructiva es una estructura en forma de sándwich "increíblemente robusta y con unas cualidades óptimas de aislamiento”,  según sus creadores, el estudio Fiction Factory (FF) (www.fictionfactory.nl) , fundado en 1989 como una  compañía de escenografía teatral.
 
Desde FF señalan que la base de esta casa es el "cartón de fibra virgen”, que está fabricado con madera de árboles escandinavos, que también es conocido como goldboard (tablero de oro) y destacan el acabado, las comodidades y las cualidades acústicas del interior con superficies de madera de la wikkelhouse.
 
 
ESTRUCTURA MULTIUSO
 
Según sus creadores esta casa no solo es flexible porque "puede ser lo que su usuario quiera”  –residencia de vacaciones, casa para huéspedes, recinto para exposiciones o espacio de oficinas– sino porque su condición modular, "permite configurarla a la medida, ampliarla agregándole segmentos y volver a cambiar su configuración y tamaño cuando se lo necesite o desee”, según indican sus inventores.
 
"Esta construcción se elabora con segmentos de 1,2 metros de profundidad, 4,6 metros de ancho de suelo y 3,5 metros de alto, con y sin ventanas, que pueden ser fácilmente conectados y desconectados entre sí, longitudinalmente y en la cantidad que se desee”, de acuerdo a FF.
 
Cada uno de los segmentos aporta distintos espacios y servicios, como salón o dormitorio, zona de estufa con chimenea, cocina, ducha y baño, según las especificaciones técnicas.
 
La casa se cierra por sus dos extremos con dos paneles también acoplables, uno de los cuales está cerrado y sirve de fachada trasera y el otro con una puerta que sirve como entrada, y se asienta sobre un soporte de madera similar a los raíles y las traviesas de un tren. Cuenta con una plataforma-balcón y dos escalones de acceso, también de madera, en su parte frontal.
 
"Estas casas pueden configurarse con distintos colores y acabados,  están hechas de materiales con un mínimo impacto medioambiental y sus segmentos pueden reutilizarse infinidad de veces para finalmente ser reciclados”, explica FF, que transporta los componentes a su emplazamiento y los monta allí en un día. 
 

SOBRE EL AGUA Y TAMBIÉN EN LOS TEJADOS
 
En los Países Bajos se han instalado unidades de esta "casa de cartón” en los campings Stayokay,  junto a las reservas naturales de Biesbosch y de De Hoge Veluwe, en una zona de minicasas denominada Bouwexpo Tiny Housing en la ciudad de Almere; en la Universidad (funcionado como aula); en las innovadoras oficinas Boutique Office de Ámsterdam; y en una plataforma flotante del pequeño puerto de Red Apple, en la ciudad de Rotterdam.
 
También se han instalado unidades prefabricadas de este tipo en el Reino Unido, sobre los tejados de Hoxton Docks, un lugar para eventos y fiestas situado junto a un canal en Londres;  en la reserva natural Amber Lakes, próxima a la capital británica; así como en la zona costera de Lyme Regis Area, conocida como "la perla del condado de Dorset, en el sudoeste del país.
 
"Actualmente solamente entregamos nuestras wikkelhouses en los Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Francia, Alemania, Reino Unido y Dinamarca”, explica desde Ámsterdam, Irma Verschuuren, portavoz de la compañía neerlandesa.
 
"De momento no podemos enviarlas a otros países, porque los costos de transporte e instalación serían significativamente más elevados, aunque nunca se sabe lo que podría suceder en el futuro”, señala Verschuuren.
 
 
Explica que estas casas están hechas a la medida de cada usuario por artesanos especializados y que, por ahora, solo construyen una veinte unidades cada año, para asegurarse de que todos los clientes obtienen la calidad que se merecen. Añade que la empresa tiene previsto expandir su red de distribución internacional dentro de dos años.
 
Cada uno de los segmentos de la wikkelhouse pesa unos 500 kilogramos, mientras que la casa puede emplazarse sin necesitar cimientos en distintos tipos de terrenos, al costado de la playa, en un patio trasero o en un tejado, y se puede trasladar a un nuevo sitio, si a su usuario le apetece un "cambio de escenario”, según FF.  
 
 
 

25