La Paz, Bolivia

Miércoles 18 de Octubre | 19:46 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Ad Libitum

La bisexualidad en todas sus formas

La bisexualidad en todas sus formas

Guery Zabala Gumucio

Los   bisexuales sufren a menudo más ataques que los gays.  Son "homosexuales no asumidos”;  "gente confundida”, les dicen; se les exige definirse y se imaginan que son incapaces de comprometerse en una relación amorosa. 

Esto lleva a la  marginación  de este colectivo,  que  vive un rechazo de una parte  del grupo  heterosexual.

Además, la bisexualidad es muy desconocida. Se puede definir este tipo de orientación como  "la capacidad de sentir atracción romántica, afectiva y/o sexual por personas de distinto género/sexo, no necesariamente al mismo tiempo, de la misma manera, en el mismo grado, ni con la misma intensidad”. De ahí su invisibilidad, pues es la única opción sexual que no puede descubrirse fijándonos en el sexo/género de la pareja.

Las estructuras de poder social que todos tenemos más o menos interiorizadas  nos afectan a la hora de entender, prejuzgar o castigar determinadas prácticas, orientaciones del deseo o identidades sexuales. Es este monosexismo propio de los modelos patriarcales y tradicionales de nuestra cultura que sólo concibe la atracción hacia un sexo o género exclusivamente, y postula que la bisexualidad, por tanto, no existe. 

Se ha asociado a la promiscuidad, pues le "dan a todo” y "les sirve cualquier persona”. En ocasiones hasta se banaliza  al asegurar que para ellos es más fácil "ligar” olvidando que para esto no depende en absoluto de la opción sexual que uno tenga, sino de la persona y su capacidad de conquista.

Según la sexóloga y terapeuta sexual Rinna Riesenfeld, hay nueve formas de bisexualidad.

1. Bisexualidad de vitrina: los bisexuales de vitrina son las personas que tienen tantos miedos y prejuicios que no pueden ni siquiera fantasear con un sexo distinto del que acostumbran. Al percibir como destello un sentimiento de atracción, se asustan y lo reprimen. Solo a la distancia viven su bisexualidad. Son, por ejemplo, los que observan desde la vitrina o detrás del vidrio protector, sin involucrarse en la realidad ni en la fantasía con esa parte bisexual que, según temen, puede acarrearles problemas.

2. Bisexualidad fantasiosa: hay personas que solo son bisexuales en la fantasía, es decir, que fantasean con los dos sexos aunque en la práctica solo mantienen relaciones sexuales con un solo sexo. No siempre llevan esas fantasías a la realidad. 

3. Bisexualidad periódica: Son aquellos bisexuales que tienen periodos de tiempo en que son heterosexuales exclusivos y después periodos de homosexualidad exclusiva; pero no como un episodio de experimentación o específica en un momento dado, sino que la orientación va desplazándose de un lugar a otro en periodos de tiempo más o menos largo.

4. Bisexualidad simultánea: Es decir, que mantienen dos parejas y/o amantes de uno y otro sexo o mantienen pareja o amante de un sexo y recurren a la fantasía para con el otro sexo, siempre al mismo tiempo. Dicen sentir necesidad por relacionarse con los dos sexos.

5. Bisexualidad experimental: son personas que quieren saber cómo es la práctica sexual con personas del sexo contrario al que están acostumbrados; por curiosidad y ganas de experimentar. Para algunos la exploración los lleva al descubrimiento de su bisexualidad.

6. Bisexualidad momentánea: Hace referencia a la gente que en algún periodo, empujada por diversas necesidades,  vivió como bisexual. No se sabe si algún día se va a repetir o no, pero hoy en día ya no lleva una vida bisexual, al menos no en la acción, quedan excluidas de esta categoría las personas con intención de poner una fachada social.

7. Bisexualidad circunstancial o situacional (también  homosexualidad accidentada); es decir, cuando personas de un mismo sexo están conviviendo juntos durante mucho tiempo en un barco, por ejemplo,  y algunos  descubren allí su bisexualidad.

8. Bisexualidad específica:  cuando un heterosexual u homosexual se enamora de una persona de su mismo sexo si es hetero, o del contrario si es homosexual, pero no porque haya descubierto que le gustan las personas de ese sexo, sino solo le gusta esa persona de sexo contrario a su opción sexual habitual; solo es ese chico o chica.

9. Bisexualidad alternante: son los que alternan con ambos sexos, en pareja y/o relación sexual ya sea en la fantasía o en la realidad. A diferencia de la bisexualidad simultánea, éstos no necesitan de los dos sexos al mismo tiempo, pueden estar con un solo sexo y después pasan al otro y no suelen tener predilección especial por ninguno .

La bisexualidad no es una etapa de transición que indica que eres homosexual, es sólo una opción sexual más, una de las diversidades sexuales.  Se suelen encontrar subjetivamente menos a gusto con su identidad, hasta que la integran, la reconocen y la viven plenamente.


2
0

También te puede interesar: