Mujeres inteligentes y exitosas, ¿mujeres solas?

No es que no existan hombres para las mujeres inteligentes, sino que ellas priorizan otras cosas.
domingo, 16 de julio de 2017 · 12:00:00 a.m.
Bitia Vargas  La Paz

 

U n grupo de mujeres exitosas, inteligentes, autoras de libros, presidentas de asociaciones y emprendedoras  concluyeron que  no hay hombres para ellas. A las mujeres de ahora, a las independientes emocionales, les cuesta   iniciar una relación sentimental saludable o mantenerla.

Pero ¿hasta que punto será cierta esta afirmación? ¿Se tratará en realidad de mujeres que como han definido sus expectativas claramente sobre lo que quieren en una relación, les cuesta hallar esa figura  que se adecue a dichas expectativas? 

Tal parece que todos los  cambios en favor de la igualdad de las mujeres  han hecho que para muchas de nosotras resulte complicado sentirnos estimuladas y complementadas en una relación. Todos estos cambios han empujado a las mujeres a saber elegir entre quedarse solteras o casarse solo por seguir ciertas tradiciones o para evitar estigmas sociales.

Puede suceder también que las mujeres que se hallan en un punto en el que  están consolidando sus sueños y han logrado una independencia más que económica, emocional, sean más exigentes a la hora de buscar una pareja: hombres que como ellas tengan control de su propia vida, sean positivos e independientes,  porque saben lo importante que es todo esto para tener una vida saludable.

Estas mujeres inteligentes, ocupadas en mejorar su calidad de vida y  la de otros, están metidas en  tantas actividades que difícilmente hallan el tiempo para  "enamorar”, y si han conseguido encontrar a alguien, no tienen el tiempo para  mantener su relación de manera estrecha.

¿Y por qué parece que hay cada vez menos hombres dispuestos a comprometerse? 

Una investigación académica realizada por John Carney, en Estados Unidos, afirma que de manera general los hombres buscan mujeres que prioricen su relación sentimental y su hogar sobre cualquier otra variable. Evidentemente algunas mujeres podrán adecuarse a esta premisa pero  las que andan ocupadas consolidando su empleo y sus emprendimientos rara vez lo harán. 

No se quiere decir con esto que las mujeres exitosas e inteligentes no vayan a formar hogares ni se casen, solo que al estar más empoderadas y adueñadas de sus vidas, difícilmente aceptaran postergar sus sueños. 

Si bien, para la gran mayoría de las mujeres  los hijos y el hogar son igual de  importantes que un sueño o un trabajo, es la manera en cómo hallamos el tiempo para  nuestras actividades  lo que le aporta el equilibro a nuestra vida.

Por lo tanto, no es que no existan los hombres para las mujeres inteligentes, sino que en realidad estas mujeres inteligentes están priorizando otras cosas, lo cual no es malo. 

Tenemos el derecho de elegir nuestras prioridades y no es negativo que por ejemplo una mujer elija su trabajo antes que una pareja, como tampoco es malo que una mujer escoja su hogar por sobre todas las cosas. 

Ahora, ¿qué tendrán que hacer esas mujeres inteligentes y soñadoras que también están en busca de una relación pero no la encuentran?

Tres cosas: esperar, ser pacientes y leales. 

Esperar porque al ser  el mundo tan vasto de seguro hay alguien no perfecto pero ideal para nosotras. 

Pacientes, porque lo tiempos de Dios son misteriosos pero sabios y al apresurar tener una pareja por sentirnos solas  corremos el riesgo de enfrascarnos en relaciones sin futuro.

Y leales, como siempre, primero a nosotras mismas y a nuestros principios. Leales con lo que buscamos y con lo que podemos dar y aportar a una relación. No podemos exigir un hombre fiel si en nuestra cabeza no está la idea de serlo nosotras también. 

Tan leales en nuestras convicciones que podamos adquirir la paciencia suficiente  para aceptar solo aquello que nos merecemos: ser felices.