FOTORREPORTAJE

La meca del flamenco

La fundación Cristina Heeren tiene en Sevilla, la mayor escuela de Flamenco del mundo. La boliviana Milena Tejada estudió en esos salones y cuenta su experiencia.
Anterior Proximo
La meca del flamenco
Una clase de la maestra Milagros Menjibar. Fotos: Sandra Boulanger
La meca del flamenco
La bailaora boliviana Milena Tejada durante una clase.
La meca del flamenco
La cantaora Silvia acompañada por el guitarrista Jonathan.
La meca del flamenco
Una clase de bata de cola y mantón.
La meca del flamenco
Las bailaoras, maestras y coreógrafas Luisa Palicio y Milagros Menjibar durante un ensayo.
La meca del flamenco
La gran bailaora y maestra Milagros Menjibar.
La meca del flamenco
Las alumnas Momoe, Milena, Alegría y Alexandra en una clase con Luisa Palicio, premio Artista Revelación de la Bienal de Flamenco de Sevilla.
La meca del flamenco
Un joven alumno de guitarra practica en soledad.
La meca del flamenco
El bailaor y maestro El Choro Molina habla con sus alumnos.
La meca del flamenco
Las alumnas Salomé y Solea en clase de técnica.
La meca del flamenco
El maestro Javier Barón, bailaor y coreógrafo, Premio Nacional de danza en España.
domingo, 13 de agosto de 2017 · 12:00:00 a.m.
Sandra Boulanger

Con algo más de 1.500 metros cuadrados en un edificio de tres plantas, nueve aulas, dos patios y un teatro de 100 butacas, esta magnífica escuela se convierte en el mayor centro dedicado a la enseñanza del flamenco en el mundo.

La Fundación Cristina Heeren, con 20 años de trayectoria, y que lleva el nombre de su mecenas norteamericana, cuenta hoy con más de 100 alumnos, entre españoles y extranjeros de 40 países.
 
Desde 1996 ha formado a más de 6.000 jóvenes del mundo.

Dirigida por Pepa Sánchez, doctora en Flamenco por la Universidad de Sevilla, la Fundación ofrece un elaborado plan de estudios integrado e integral, con cursos prácticos y teóricos de baile, toque y cante .  La excelencia del profesorado es una de las claves, con grandes maestros como Milagros Menjibar, Calixto Sánchez, Niño de Pura, Pedro Sierra, Juan José Amador, Javier Barón, Luisa Palicio y El Choro Molina entre otros.

La joven bailaora boliviana Milena Tejada, quien recientemente tuvo el privilegio de ser alumna de esta escuela, relata que esta experiencia fue para ella sin lugar a dudas la mejor de su vida. 

"Tuve la suerte de aprender de maravillosos maestros, de estar rodeada de talentosísimos alumnos y de nutrirme día a día de baile, cante y toque flamenco.”

"El flamenco me complementa,” agrega, "no es solamente un aspecto de mi vida, se ha convertido en mi identidad”.

"Extraño esas seis horas diarias de flamenco en la Fundación Cristina Heeren, pero estoy segura que volveré pronto, es mi camino. Agradezco de todo corazón, a la fundación y a mis maestros, por enseñarme tanto”.

 Entre el  10 y 11 de agosto en el Teatro Nuna, junto al grupo Manfariel Gitano, Milena mostró un poco de lo que aprendió en Sevilla.

Esta  Fundación     impartió sus primeros cursos en 1996 a dos alumnos de guitarra y tres estudiantes de baile. "Nuestra historia es la historia de los éxitos de nuestros jóvenes artistas: sus premios, sus trabajos, sus discos, sus conciertos, sus giras o sus aventuras. Algunos triunfan en los mejores festivales flamencos, pero los demás triunfan cada día cuando terminan de dictar una clase, grabar una falseta o rematar un cante”, se puede leer en su sitio web. Ellos son quienes escriben las mejores páginas de la historia de la Fundación Cristina Heeren.