Turista suizo que hizo de Bolivia su hogar lucha por salir de prisión

Un amigo suyo le debe 33.500 dólares desde hace cuatro años, dinero que no le paga hasta hoy. Él fue quien lo denunció por robo en junio y el proceso no avanza.
Anterior Proximo
Turista suizo que hizo de Bolivia su hogar lucha por salir de prisión
Christian Menn junto a su hija, que tiene cuatro años.
Turista suizo que hizo de Bolivia su hogar lucha por salir de prisión
El ciudadano suizo alquilaba equipos para montañismo. Fotos: Archivo digital
domingo, 05 de noviembre de 2017 · 12:00:00 a.m.
Daniela Romero / La Paz
 
A Christian Menn le sobraban   motivos para ser feliz. Hace 15 años, cuando llegó a Bolivia como un turista más, se enamoró de La Paz y de sus nevados, entonces decidió quedarse y formar su  negocio: Base Camp, una empresa que alquila equipos de montaña. Su vida iba en escalada, tuvo una hija, formó su familia, en el sector turístico se hizo conocer más; pero de pronto todo se transformó en una avalancha. El suizo de 50 años fue encarcelado, acusado de robo.
 
El pasado 25 de septiembre, Christian fue aprehendido después de dar una declaración ante la Fiscalía, luego un juez decidió enviarlo a la cárcel de San Pedro. La imputación señala que es procesado por el robo de una caja fuerte, pero la justicia basó su dictamen en el hecho de  que "es un peligro para la sociedad porque es extranjero”, cuenta la socia y amiga del suizo, Flavia Estrada.
 
El denunciante es un amigo, un boliviano que  le debe a Christian Menn 33.500 dólares. "Él era su amigo, siempre se prestaba dinero y cuando Christian le pidió que le devuelva,  le dijo que no tenía”, dice Estrada.
 
Hace cuatro años Christian quería comprar o alquilar un departamento para él y su pareja que estaba embarazada de su hija, es por eso que necesitaba el dinero. El amigo conoció esta necesidad, le ofreció un departamento en el último piso de su inmueble y le propuso que el dinero que le debe quede a cuenta de un anticrético. El extranjero aceptó.
 
A los pocos meses de nacer su hija comenzó a fracturarse la relación con su mujer, ella lo echó del departamento y él se fue con su bebé. "Solo iba para que la amamante, después él se hizo cargo de todo porque la señora tiene otros hijos mayores, con otra pareja. Le daba dinero a su exmujer pero cuando Christian decidió ya no darle, ella le quitó a la niña”.
 
Christian se mudó a otro lugar hace unos dos años; su  expareja y los hijos de ella se quedaron en el departamento.
 
La Fiscalía sostiene que en junio de este año ladrones ingresaron al departamento del amigo de Christian, la puerta estaba violentada, los dormitorios desordenados, los cajones en el piso o completamente abiertos. El dueño advirtió que le faltaba una caja fuerte, donde guardaba al menos 55.000 dólares.
 
Entonces apuntó a Christian como el principal sospechoso del robo basado en la deducción de que el suizo "conocía que se guardaba dinero, parte de lo que le debía”. "Eso es imposible,  Christian no fue más a ese departamento desde que se separó de su mujer, no sabía nada del dinero”, asegura Estrada.
 
Pero aparecieron otros indicios: la Fiscalía estableció, mediante videos, que se identificó a un ciudadano colombiano (prófugo) como el autor material del robo, éste era amigo de la hija mayor de la expareja de Christian, por consiguiente había una relación con éste.
 
El presunto ladrón ya tiene antecedentes delictivos, según un informe policial.
 
Según dijo el afectado a la Policía después del robo, el ciudadano suizo era el único que sabía que su amigo guardaba dinero en su caja fuerte. Este dato es por el cual Christian fue el primero en ser investigado.
 
Lo separaron de su hija
 
La investigación preliminar duró aproximadamente tres meses hasta que Christian fue detenido al igual que su expareja. Ambos fueron encarcelados y su hija fue enviada a un hogar de niños en la zona de Mallasa.
 
El turista suizo está encarcelado dos meses  sin que su proceso penal avance. Empresas de turismo y amigos que hizo durante 15 años comenzaron una campaña en las redes sociales para hacer conocer su caso y pedir a las autoridades que se haga justicia.
 
En todo este tiempo se llevaron a cabo dos audiencias más en las que la defensa de Christian planteó acciones de libertad. En la primera los jueces le negaron al considerar que el detenido es un peligro para el denunciante; en la segunda aceptaron "algunos errores” del  juez cautelar que lo envió a prisión.
 
"Estamos esperando otra audiencia en esta semana, presentamos otra vez una acción de libertad, esperamos que sea a favor de Christian, porque él no es ningún delincuente”, afirma su amiga y socia.
 
Desde que llegó a Bolivia, Christian se dedicó al turismo. Mientras pasaba el tiempo se dio cuenta que muchos extranjeros querían conocer las montañas paceñas, como el Illampu o el Tuni Condoriri, pero no tenían equipos para escalar.
 
Fue cuando el turista suizo, que ya había echado raíces en La Paz, emprendió el negocio de alquiler de equipos, compró los arneses necesarios, los ganchos, cuerdas, entre otros materiales, y tuvo buenos resultados porque incluso empresas de turismo decidieron trabajar con él.
 
Su tienda está ubicada en la calle Illampu y es la única con certificación, se encuentra cerca de muchas empresas que trabajan con turistas, por lo que el suizo sembró muchas amistades.
 
 
"Fuerza a nuestro amigo"
 
Crhistian, todos los que lo conocen saben cómo es y esto es una total injusticia”, escribe Daniel Arenas, en una página de Facebook "Ayudemos a Christian Menn”.
 
Según su compañera de trabajo, hubo ocasiones en que el suizo  incluso prestó el equipo de montaña a falta de dinero de algunos grupos de turistas.
 
Entre sus clientes está el grupo de las cholitas escaladoras y grupos de extranjeros que hacen del montañismo una actividad de cada fin de semana. "Confían en él, en sus equipos, es la única empresa que da seguridad en este deporte extremo, que es peligroso si no se utiliza lo adecuado”, asegura uno de sus amigos que evitó dar su nombre.
 
Hace más de dos meses que Christian no ve a su hija, casi el mismo tiempo en que está encarcelado. Desde San Pedro trata de mantener la calma, dice Estrada. Todo lo que ganó en estos 15 años en Bolivia lo deja a un lado, "solo quiere recuperar su libertad y a su niña. Es lo que más desea y por eso está luchando”. 
1199
31