La Paz, Bolivia

Martes 25 de Abril | 22:10 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

La Policía rompe el cerco y los cocaleros piden refuerzos

Se despejó las calles Comercio y Junín. Los dirigentes instruyeron que de los Yungas salga el 50% de los productores, con lo que espera a 20.000 personas.

La Policía rompe el cerco y  los cocaleros piden  refuerzos

Fotos: Página Siete. Efectivos de la UTOP mantienen barreras en la calle Junín, que se despejó ayer.

Sergio Mendoza  / La Paz
 
La Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) rompió la madrugada de ayer sin ninguna dificultad el cerco instalado por los cocaleros de los Yungas de La Paz  alrededor de la plaza Murillo. El tránsito sólo para carros oficiales fue habilitado en las calles Comercio y Junín.
 
Por esto se instruyó que las regionales envíen el 50% de sus productores como refuerzo a la ciudad de La Paz, con lo que se calcula alcanzar la cifra de 20.000 cocaleros alrededor del kilómetro cero.  "Se ordenó que el 50% llegue para reforzar el cerco. Hasta ahora vino menos del 25% y no abastecemos”, explicó el presidente del Consejo de Federaciones Campesinas de los Yungas (Cofecay), David Huallhua.
 
Afiliados a la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) mantienen una vigilia alrededor del centro político del país con el propósito de impedir que el Legislativo trate el proyecto de ley de coca del Gobierno, con el cual se pretende legalizar el cultivo de 20.000 hectáreas: 7.000 para Cochabamba y 13.000 para La Paz. Este sector pide más hectáreas para los Yungas y menos para el Chapare.
 
El cerco que abarca 12 cuadras se instaló el viernes. El sábado, el comandante general de la Policía, Abel de la Barra, pidió a los dirigentes levantarlo únicamente en las calles Comercio y Junín para que puedan pasar los vehículos oficiales, caso contrario los uniformados usarían la fuerza.
 
 Los cocaleros no aceptaron el pedido del general; pero por la madrugada los efectivos levantaron los colchones y demás pertenencias de estas calles. Colocaron después barreras de hierro, motocicletas y policías armados con escudos y gas lacrimógeno para evitar que las calzadas vuelvan a ser ocupadas.
 
"Para mantener el derecho a la libre circulación se hizo uso de la fuerza de forma racional. No fue necesario el uso de agentes químicos. Persuadimos a las personas que se retiren y nadie resultó herido ni con daño alguno”, explicó ayer el comandante departamental de la Policía, Agustín Moreno.
 
La ejecutiva del Consejo de Federaciones Campesinas de los Yungas (Cofecay), Guadalupe Rocabado, explicó que la intervensión policial fue aproximadamente a las 3:00. "Al ver que una parte estaba dormida, a la fuerza desbloquearon la entrada. Ahora se ordenó que llegue el 50% de los productores porque se vio que hay debilidad. Ahora sí masificamos, habrá mayor protección”.
 
Moreno añadió que se mantendrá expedito el paso por la Comercio y Junín. No obstante, los cocaleros ocupan el resto de las vías, lo cual hace imposible el tránsito normal para carros particulares o del servicio público.
 
Huallhua manifestó que no se retomará el control de ambas vías mientras sólo pasen motorizados de la Policía y ambulancias. "Se permitirá el paso de estos vehículos pero no de otros, porque si no ya no tendría sentido mantener la vigilia”.
 
 Rocabado contó que la senadora Ancelma Perlacios se presentó por unas horas en el cerco para escuchar a los cocaleros. De igual  forma lo hizo el diputado Tito Veizaga, ambos del Movimiento Al Socialismo (MAS). "Esperamos que nuestros legisladores también se unan a esta vigilia porque son parte de nuestro sector”.
 
 
Otros detalles
  • Reemplazo  El proyecto de ley de coca que se encuentra en el Legislativo reemplazará a la Ley 1008, la cual establece como límite el cultivo de 12.000 hectáreas. 
  • Acuerdos  Adepcoca pidió que se respete acuerdos de años atrás con el Gobierno, en los que se fijó 3.200 hectáreas para el Chapare y el cultivo de por vida dentro el cordón tradicional de los Yungas, cuya extensión no fue precisada.   
  • Desvío  De acuerdo a reportes de las Naciones Unidas, más del 90% de la coca de La Paz pasa por los mercados legales, mientras que más del 90% de la coca de Cochabamba no lo hace.
23
43