La Paz, Bolivia

Martes 30 de Mayo | 01:29 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

La violencia sexual mata los sueños y la vida de niñas y niños

El último trimestre de este 2017, más de 40 niñas, niños y adolescentes sufrieron algún tipo de violencia.

La violencia sexual mata los sueños y la vida de niñas y niños

ANF / La Paz

La violencia contra la niñez y adolescencia no da pausa. En Bolivia, desde febrero y cada tres días se reportó un caso de violación contra niños, niñas y adolescentes, según recapituló ANF. Casi en todos los casos los agresores tienen relación con el entorno familiar.

A su corta edad, sus agresores les han arrancado su infancia y su inocencia. Han marcado sus vidas de una manera violenta. Muchos de los culpables fueron sus padres, padrastros, hermanos, primos, profesores o vecinos.

 

El último trimestre de este 2017, más de 40 niñas, niños y adolescentes han sufrido algún tipo de violencia sexual, violencia física y psicológica, incluso algunos casos han llegado hasta la muerte de acuerdo a un recuento realizado por ANF.

 

La abogada Ninozca Durán, asegura que las cifras se constituyen en tan solo la punta de un iceberg, la violencia infantil permanece en un silencio cómplice por falta de denuncias y acciones oportunas.

 

"Hay una lógica de encubrimiento, porque muchas veces los agresores pueden ser quienes dan el sustento a la familia, puede ser el hermano, el padre. Por eso hay cifras sombra, nunca se va a saber a cabalidad cuántos casos existen, solo los que se reportan porque impera la lógica de la impunidad y la lógica del silencio”, sostuvo Durán, quien trabaja desde hace más de 10 años con el tema de niñez.

Explicó que en esos casos el niño y niña acaba siendo víctima del agresor y de su entorno que no denuncia, debido a que el menor por sí mismo no puede acudir a las instancias de denuncia. "Muchas veces el único medio para realizar la denuncia es en el ámbito educativo, profesores, directores, deben trabajar mucho en cuando a alerta temprana e indicadores de violencia para poder realizar la detección de casos y la denuncia correspondiente”, dijo.

 

Observó que se debe terminar con esa lógica de silencio y encubrimiento, "debe existir una convicción ciudadana para la denuncia. Los derechos de la niñez son de incidencia colectiva, la denuncia puede ser anónima y las defensorías tienen la obligación de actuar de oficio”, agregó.

 

Según un informe de la Defensoría del Pueblo el 60% de los sospechosos de violaciones de niñas y niños son delincuentes reincidentes. En el 77% de los casos de violencia, los padres son los agresores. Cada día se denuncian en la Policía tres casos de violación a menores.



0
6