La Paz, Bolivia

Martes 17 de Octubre | 21:49 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
La Alcaldía convoca a un concurso para recuperar la tradición

El Alto busca a la t’anta wawa de Todos Santos más grande

Los participantes deben armar una mesa de difuntos. El jurado considerará el tamaño de los panes y también conocimiento de los pequeños “rezadores”.

El Alto busca  a la  t’anta wawa  de Todos Santos más grande

Archivo Página Siete. Las t’anta wawas son infaltables en la mesa de difuntos.

Página Siete / La Paz

Con el objetivo de  incentivar la práctica de la festividad de Todos Santos en los niños, la Alcaldía de El Alto lanza el concurso   "T’anta wawas y rezos P’ululuriris”. Los escolares participantes deben armar una mesa de difuntos. El jurado considerará el tamaño de los panes y el conocimiento de los pequeños "rezadores”.
  El certamen, organizado por el Programa de Desarrollo Infantil Pan Manitos  de la comuna alteña, está dirigido  a los niños del ciclo preescolar. En conjunto, los menores  deberán diseñar y armar una mesa de Todos Santos y presentarla el  30 de octubre en las instalaciones de la Alcaldía Quemada de la Ceja de El Alto.

 "A través de los 80 centros infantiles en codirección de la dirección de cultura se organiza el concurso y armado de mesa, recordando a  nuestros difuntos”, informó ayer Hugo Escobar, responsable del Plan Manitos.

El jurado considerará el conocimiento de las costumbres de Todos Santos que tengan los participantes. Premiará a los niños que presenten la t’anta wawa más grande y a   los P’ululuriris que recen y canten mejor.

"El jurado también calificara todo lo que tiene que tener una  mesa completa: panes con figuras, pasacalles, dulces, frutas, caña y  hasta  el  plato de comida que le gustaba al difunto”,  dijo Escobar. Añadió que en esta actividad participaran los 80 centros infantiles de los 14 distritos municipales de El Alto.
 De acuerdo a la tradición andina, las t’anta wawas son los panes con formas humanas y caretas de yeso que representan a los difuntos. Son el complemento esencial para armar la mesa de bienvenida a las almas de los muertos que llegan al medio  del 1 de noviembre.  Al día siguiente, en su despedida, se recuerda la festividad de Todos Santos.
 Los  rezos P’ululuriris son aquellos dedicados especiales a las almas de los difuntos . En el área andina, las personas  oran por los muertos con lamentos en aymara y con canciones dolidas. A cambio, reciben  alimentos y golosinas que eran los favoritos del familiar que dejó el mundo de los vivos.

Según la tradición al medio día del 1 de noviembre las almas visitan las mesas con ofrendas que son preparadas por los familiares. En los últimos años paralela a esta práctica en Bolivia se celebra Halloween.

¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios

También te puede interesar: