Los familiares de los suboficiales fueron gasificados el viernes

Militares reanudan marchas y anuncian nuevas medidas

Más mujeres se sumaron a la vigilia de los familiares de suboficiales y sargentos. Hoy se reunirán con Ponchos Rojos en Achacachi.
Militares reanudan marchas y anuncian nuevas medidas
Así protestaron anoche los militares de baja graduación en el centro paceño.
sábado, 03 de mayo de 2014 · 09:56:00 p.m.
Página Siete /  La Paz
Vestidos con uniforme camuflado, con pasamontañas y tapabocas. Algunos tenían  las manos atadas sobre la cabeza. Así marcharon anoche al menos 40 militares de bajo rango por  calles céntricas  de La Paz para protestar contra la represión de la que fueron víctimas sus familiares el viernes en el Estado Mayor.
La marcha comenzó alrededor de las 20:00, en puertas de la Cervecería Boliviana Nacional, y culminó en cercanías de la Universidad Mayor de San Andrés. Los familiares de los uniformados  acompañaron a  la caminata. Durante la protesta cantaron algunos cánticos propios de los cuarteles.
"Vamos a continuar nuestra movilización, nuestros camaradas están llegando del interior”, adelantó ayer Édgar Tuco, vocero de los familiares de los suboficiales y sargentos  en vigilia.
Tuco añadió que tras la represión del viernes varios sectores sociales les expresaron su  apoyo. "Le partieron la cabeza a una persona de la tercera edad  e hirieron  a dos mujeres. Esto provocó el rechazo de jubilados, maestros, campesinos y otras organizaciones que nos expresarnos su apoyo”, dijo.
El ejecutivo de la federación de maestros de La Paz, José Luis Álvarez, confirmó ayer el apoyo de sus colegas a la movilización. "En el último consejo consultivo y en la asamblea que se realizó ayer (viernes), el magisterio emitió un voto resolutivo de respaldo y apoyo a los militares”, declaró.
La presidenta de esposas de los suboficiales y sargentos, Sandra López,  informó a la red ERBOL que junto a los  Ponchos Rojos  de Achacachi preparan  nuevas medidas de presión.
En tanto, ayer más esposas de los militares de bajo rango se sumaron a la vigilia. Denunciaron que el viernes en la noche el Comando en Jefe emitió otros 27 avisos de retiro voluntario. Es el caso de Alicia, que ayer se sumó  a la medida de presión. Su esposo, un sargento de la Fuerza Aérea, se encuentra entre los últimos 27 militares dados de baja. Ella lleva un embarazo de ocho meses.
"¡Ya nada me importa! Ayer (viernes) dieron de baja a mi esposo, le entregaron el anuncio de su retiro voluntario. Ya no pueden hacernos más daño”, reclamó entre lágrimas.

Valorar noticia