Campaña reivindica el derecho a la educación de los discapacitados

“Sólo el 1,9% de personas con discapacidad llega a secundaria”

De los 140 mil maestros que se registran en Bolivia, únicamente 1.200 están formados para aulas inclusivas. El domingo finaliza la Semana de Acción Mundial.
miércoles, 07 de mayo de 2014 · 10:17:00 p.m.
Natalia Ramos /  La Paz
Beatriz Pérez dirige la Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación. Desde el pasado domingo y hasta el 10 de mayo, en el marco de la Semana de Acción Mundial, la   institución   reivindica  el derecho a la educación de las personas con discapacidad.
 De acuerdo con el censo 2012, en Bolivia hay 388.119 personas con discapacidad. De ellas -según  datos del Ministerio de Educación-, sólo el 1,9% accede a la educación secundaria, dice Pérez.
¿Con qué objetivos se lleva adelante la Semana de Acción Mundial?
Se trata de promover el ejercicio del derecho a la educación y, en particular, de determinados sectores de la sociedad como el de las mujeres, LGTB y  poblaciones excluidas, entre otros.  Este año hacemos especial hincapié en la educación inclusiva de personas con discapacidad.  
¿En qué situación educativa se encuentra este colectivo?
Según los datos  aportados por el Ministerio de  Educación, sólo el  1,9% de la población con discapacidad llega  al  nivel secundario. Hay   118 centros que abrieron sus puertas para personas con discapacidad, pero  sólo para brindarles formación hasta el nivel primario.
Estas cifras son determinantes para concluir que falta mucho trabajo por hacer  para alcanzar un verdadero acceso de estas personas a la educación.

 ¿Y en cuanto al resto de sectores vulnerables?
Las mujeres son las que salen peor paradas. Si se hiciera un estudio comparativo respecto de   las personas con discapacidad que más acceden a espacios públicos, se comprobaría que la mayoría son  varones. Aun así tampoco  desarrollan sus actividades con  plenitud de  capacidades.
Hay egresados de  Derecho que desempeñan funciones como telefonistas, por ejemplo. Nuestra reivindicación es que se  reconozca el  pleno de sus capacidades  y la igualdad entre hombres y mujeres. Hay ocho artículos de la Constitución que respaldan este tema, pero el problema es cómo la política se convierte en ejercicio de derechos. Necesitamos que las realidades se transformen y dejar de tener esa mirada lastimera sobre la discapacidad. Es decir que hay que  reconocer que estas personas forman parte de la sociedad.  
¿Con qué finalidad se organizó ayer el Foro de Educación Inclusiva en el marco de la Semana de Acción Mundial?
Concebimos este encuentro con el fin de  que   las autoridades nacionales reconozcan que es necesario llevar a cabo acciones más decididas para lograr la verdadera implementación de las políticas correspondientes. En el ámbito de la sociedad civil necesitamos también mayor sensibilidad sobre todo de las  comunidades educativas.
Se trata de fortalecer las competencias de los profesores en ejercicio. Hay aproximadamente 1.200 maestros formados para aulas inclusivas. Pero es un número bastante reducido. Por eso queremos que los  140 mil maestros que tiene el sistema educativo del país tengan capacitación respecto de la diversidad para  que no se generen procesos de discriminación.
     ¿Hay obstáculos que se interponen a esta dirección?
El problema es que  estos temas se invisibilizan, no se debaten y no se trabajan en profundidad. Se trata de preguntarnos qué supone una educación inclusiva. Está claro que implica muchas cosas, como que la escuela no sea discriminadora y que cambien nuestras metodologías y gestiones. También  pasa por tener una visión distinta incluso sobre las infraestructuras educativas. No sólo se trata de abrir las puertas  de la escuela para las personas con discapacidad, es tener una concepción diferente de vida, reconocernos diversos y darnos cuenta de que nos complementamos y somos capaces de construir un país sin exclusión.  
¿Qué actividades desarrolla la campaña durante el año?
Trabajamos en distintas mesas temáticas: de educación y género, currículo escolar,  educación de personas en cárceles, entre otras. También organizamos constantemente foros y seminarios de interpelación y de construcción de propuestas.
Estamos presentes en varios departamentos.  En Sucre contamos con el Movimiento de Educadores Populares y en Potosí  la escuela de formación docente Eduardo Abaroa. Además realizamos investigaciones sobre cultura de paz, género y educación sexista, por ejemplo.
¿Qué elementos detectaron en cuanto a educación sexista?
No se han superado las brechas entre hombres y mujeres, aun con las nuevas políticas. Lo hemos detectado en las metodologías, las formas de gestión, los materiales educativos, por ejemplo. Hay diferencias genéricas que no han cambiado, en las que la que la mujer sigue encorsetada en un rol doméstico.
Se  la ve en la cocina, llevando al bebé, agarrada a la escoba, pero no se ve a la mujer leyendo un libro, estudiando, trabajando y potenciando su plenitud de desarrollo profesional.

HOJA DE    VIDA

Formación Pedagoga formada en la Universidad Mayor de San Andrés,  Beatriz Pérez tiene amplia experiencia en el mundo de la educación.
Cargo   Beatriz Pérez es, desde hace dos años, la directora  ejecutiva  de la Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación.

Valorar noticia