Las cebras de La Paz cautivaron con sus pasos a los paceños, que las aplaudieron

Desfile de teas renueva fervor paceño

La banda militar interpretó la canción Collita en formato marcha en gran parte del desfile.
Anterior Proximo
Desfile de teas renueva fervor paceño
Fotos Ximena Paredes / Página Siete.Las cebras fueron el atractivo del desfile
Desfile de teas renueva fervor paceño
Las colegialas también rindieron su homenaje a Murillo.
Desfile de teas renueva fervor paceño
Los trabajadores de los PumaKatari se ganaron aplausos.
Desfile de teas renueva fervor paceño
Los artistas en la plaza Mayor.
Desfile de teas renueva fervor paceño
El show en la plaza del Siles
miércoles, 16 de julio de 2014 · 12:24:00 a.m.
Wendy Pinto  / La Paz
Después de los actos formales en la casa de Pedro Domingo Murillo por los 205 años de la gesta libertaria de La Paz, autoridades del Gobierno, de la Gobernación y de la comuna  iniciaron el desfile de teas y llegaron hasta el palco  oficial ubicado en el Palacio Quemado.
Los Colorados de Bolivia arribaron con las urnas de los protomártires de La Paz. Varias personas esperaban en las calles del recorrido del desfile para apoyar el fervor cívico de los paceños.
El vicepresidente Álvaro García Linera, el gobernador César Cocarico y el alcalde Luis Revilla saludaron desde el palco a las  organizaciones e instituciones que hicieron su paso. La banda militar interpretó la canción Collita en formato marcha y luego  el Himno a La Paz.
Varias instituciones, colegios y organizaciones sociales pasaron por este palco y la mayoría no cantaba, sólo musitaba el himno, por lo que recibieron críticas del público. "Canten pues”, decían.

Revilla se integró al desfile de los ediles  a las 19:00; portaba una tea grande con una luz artificial. Los que más recibieron aplausos fueron las cebras de La Paz, quienes marcharon con un paso singular, lo que causó furor entre los asistentes. En segundo lugar se encontraban los trabajadores del Sistema de Transporte de los PumaKatari, quienes uniformados levantaron sus teas especiales con un bus PumaKatari. Luego estaba el club Bolívar, que desfiló con sus miembros más pequeños, de cinco a seis años de edad, hasta los profesionales. En  último lugar se hallaban los trabajadores de aseo urbano, a quienes la gente agradeció por mantener limpia la urbe. Vestida con prendas de antaño, sobre un caballo de nombre Canterac, se encontraba Daniela Calderón, cadete del Colegio Militar del Ejército, quien desfiló y manifestó su opinión sobre La Paz. "Tengo un sentimiento muy noble de participar en este desfile, me siento bien porque es mi ciudad con basura, tráfico, autos y desorden, así es mi La Paz”. Algunas calles del recorrido del desfile sufrieron el corte de  electricidad, pero fue restablecido en 30 minutos.

Verbenas paralelas para festejar la gesta libertaria

Paceños y no paceños celebraron hasta este amanecer los 205 años de la gesta libertaria con dos verbenas ofrecidas por la Gobernación y la Alcaldía de La Paz. Ponche y sucumbé marcaron la noche  antecesora a la efeméride.
La comuna paceña organizó la  verbena en la plaza Mayor de Culturas San Francisco. Empezó a las 18:30 con la participación de grupos musicales de antaño, reconocidos cantantes paceños y Los Kjarkas, antecedidos por un espectáculo   de las cebras y otros actos   populares. El público asistió masivamente a esta concentración. La característica de esta verbena fue que la gente estuvo desde muy temprano para ser parte de la víspera del 16 de julio.
Mientras que la verbena organizada por la Gobernación empezó a llenarse a partir de las 22:00;  los asistentes coincidieron en que esta celebración tenía "más peso”, por la presencia de Nene Malo. Pese a sus diferencias las dos actividades contaron con las bebidas alcohólicas tradicionales de la verbena de La Paz, sucumbé y ponche, los que tampoco faltaron en los palcos del Gobierno y de la Alcaldía. Asimismo, compartieron la alegría de recibir el 16 de julio con sus autoridades correspondientes, el gobernador,  César Cocarico, y el alcalde del municipio, Luis Revilla. Las céntricas calles de la ciudad se convirtieron en bares abiertos donde uno podía encontrar la música, bebida y comida de su preferencia. Muchos optaron por consumir la bebida Lizto por ser accesible económicamente, con un costo de 15 bolivianos la botella. A medianoche en ambas verbenas se lanzaron cientos de fuegos artificiales para celebrar los 205 años de la rebelión  de los paceños.

Valorar noticia