La Paz, Bolivia

Martes 25 de Abril | 04:42 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
La movilización ingresa hoy al día 10

Por paro escasean alimentos y GLP en población de Uyuni

La protesta rechaza una terminal de buses en el centro de la población turística.

Por paro escasean alimentos y GLP en población de Uyuni

Uyuni no puede recibir a turistas en la época alta.

ERBOL  / La Paz
 El paro indefinido  contra  la construcción de una terminal de buses en el centro de la población de Uyuni  cumplió ayer nueve días. Los pobladores empezaron a quejarse por la falta de alimentos y combustible, mientras las empresas operadoras de turismo paralizaron sus actividades al menos en un 70%, reportó la radio El Salar de la red ERBOL.
Según la emisora local, estos meses del año son la "temporada alta” para el turismo en Uyuni, porque el salar no está inundado como en la época de lluvias y el prolongado conflicto social afecta ahora  esta actividad económica.
"En un 30 a 40% no más estamos funcionando, pero más que todo haciendo viajes cortos, porque no hay gasolina; entonces, con lo poco de gasolina que teníamos reservado pudimos hacer estos días viajes cortos por un día por el salar”, dijo un guía de turismo.
Rexy Colque, otro trabajador de una agencia de turismo, agregó que por ahora están trabajando sólo con los turistas que  llegaron a Uyuni a través del transporte aéreo. "Nos estamos abasteciendo con los que llegan vía avión, están llegando algunos sólo desde Potosí y La Paz, porque los buses no pueden ingresar con normalidad, entonces las agencias solamente estamos de eso”.
Escasea GLP y pan
Las amas de casa también sufren el efecto del paro indefinido porque los panaderos no tienen gas para elaborar el pan. "No hay gas y tampoco hay pan por falta de gas”, dijo Valeria Guarachi, una de las panaderas de esta población, quien aseguró que cada día hacía 3.000 unidades. "Nos encontramos escasos de combustible, por eso no estamos haciendo el pan; el bloqueo ya es más de una semana y eso totalmente nos está afectando, ya no hay ni qué comer, algunas personas debemos al banco y tampoco podemos cumplir  (esas obligaciones)”, aseveró.
Las verduras también empezaron a escasear en los mercados de Uyuni y lo poco que aún se puede encontrar en los centros de abasto se vende a precios elevados. "Todo está muy caro, la cuartilla de la cebolla está a 20 bolivianos”, dijo una vecina. "Todo ya falta, haba, arveja, el mercado está desabastecido”, ratificó una comerciante. Otra  señaló que "los amarros verdes de cebolla ya nada tenemos”.
¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios

También te puede interesar: