La Paz, Bolivia

Sábado 23 de Septiembre | 10:45 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Al ritmo de la morenada comienza la entrada folklórica de Urkupiña

Más de 40.000 bailarines de 69 fraternidades bailan en la entrada folklórica de la Festividad de Virgen de Urkupiña, en las calles de Quillacollo.

Al ritmo de la morenada comienza la entrada folklórica de Urkupiña

Al ritmo de la morenada más de 40.000 bailarines de 69 fraternidades comenzaron el jueves la demostración de danza, colorido y música en la entrada folklórica de la Festividad de Virgen de Urkupiña, que se desarrolla por las calles del municipio de Quillacollo, ubicado a 13 kilómetros de la ciudad de Cochabamba.

"Tenemos 58 fraternidades afiliadas, tenemos 11 que son solicitantes, entre ellas dos que son del interior, una de Sucre que es la ganadora del año pasado de la Festividad de la Virgen de Guadalupe y de la misma manera de Potosí tenemos el ganador del año pasado", dijo el presidente de la Asociación de Fraternidades Folklóricas Virgen de Urkupiña, René Valdez.

El paso de los bailarines es antecedido por una pequeña procesión con la imagen de la Virgen de Urkupiña presidida por las principales autoridades eclesiásticas y seguida por el alcalde de Quillacollo, Charles Becerra, y los concejales regionales.

El cortejo es seguido por los tradicionales pasantes de la fiesta, quienes son los encargados de organizar y ejecutar misas y fiestas de homenaje.

Los bailarines y músicos recorrerán tres kilómetros de las principales calles y avenidas desde la avenida Martín Cárdenas hasta la plaza 15 de Agosto para llegar al Templo de San Ildefonso y pasar de rodillas frente la imagen de la Virgen de Urkupiña.

En su mayoría, cada uno cumplirá una promesa de danzar tres años consecutivos para pedir que se transforme en realidad un sueño o dar gracias por un favor concedido.

"Hoy Quillacollo se viste de gala porque tenemos comenzada la Fiesta de la Integración Nacional y esperamos que los visitantes, nuestros bailarines, nuestros ciudadanos puedan disfrutar de este desfile de devoción, de fe y religiosidad", dijo el alcalde de Quillacollo.

Los visitantes están en un ritmo intenso en la compra de graderías cuyo precio está entre los 200 y 60 bolivianos y su estadía recurrirá entre una "Ley seca" que prohíbe el consumo de bebidas alcohólicos a 100 metros de la entrada folklórica, la presencia de miles de comerciantes y una ambiente festivo y religioso en cada vía del municipio de Quillacollo.

ABI

¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios

También te puede interesar: