La Paz, Bolivia

Sábado 23 de Septiembre | 00:01 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
La COB llevó la nueva propuesta del Gobierno hasta Patacamaya

Jubilados suspenden marcha y hablarán con Evo el 10 de octubre

Los jubilados de Bolivia anunciaron la paralización de las medidas de presión en el país porque se reunirán el 10 de octubre a las cinco de la mañana.

Jubilados suspenden marcha y hablarán con Evo el 10 de octubre

APG. Personas que participaron en la marcha de jubilados de Konani hacia la ciudad de La Paz.

Página Siete  / La Paz
La Confederación de Jubilados y Rentistas de Bolivia decidió ayer suspender todas las medidas de presión en el país, debido a que tras un ampliado aceptaron reunirse con el presidente Evo Morales el 10 de octubre, dos días antes de las elecciones.
  El secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Trujillo, llegó hasta Patacamaya -lugar donde descansaban los marchistas- y llevaba consigo la nueva propuesta del Gobierno, en la que el ministro de Economía, Luis Arce, los invita a dialogar el 10 de octubre a las 5:00. Esta propuesta se evaluó en un ampliado de emergencia, que determinó por unanimidad aceptar la invitación.
  "Es un consenso generalizado de todos los sectores que verdaderamente se han sacrificado. Lo han aceptado de forma unánime, todos han dicho que sí y prepararse para el día 10 de octubre a las 5:00, se llama suspenso de actividades hasta la fecha señalada”, indicó  el  secretario ejecutivo de la confederación de jubilados, Irineo Rivera, según ABI.
 Esto incluyó  la marcha que venía desde Konani hasta la ciudad de La Paz. Dicha medida de presión se inició el 15 de septiembre con más de 3.000 personas, que paulatinamente fueron desertando. La mayoría registró dolencias de la edad, calambres musculares  y ampollas en los pies por la caminata;  no obstante, la dirigencia reportó  sólo cinco bajas oficiales.
 Al principio,  el sector solicitó  beneficiarse  con el doble aguinaldo como  todos los trabajadores activos; luego  planteó el pago del Bono al Jubilado, que comprende al menos 3.000 bolivianos,  pero el Gobierno rechazó los dos  pedidos y argumentó que no existen suficientes recursos económicos y que se le generaría un daño económico al Estado.
El  Mandatario aceptó reunirse con los jubilados el 24 de octubre;  sin embargo, el sector rechazó el encuentro y empezó el 27 de agosto con las alfombras humanas; durante la marcha recibieron otra invitación de reunirse el 14 de octubre y ésta también fue denegada;  finalmente ayer aceptaron reunirse sólo porque la fecha es antes de las elecciones.  

  Rivera anunció que se definirá en  un ampliado nacional   quiénes serán los representantes  que asistan a la reunión y debatan la demanda del bono anual sobre la base de 3.000 bolivianos. Al menos 2.000 jubilados retornaron a sus regiones.

Marcha  de jubilados
Inicio  Las medidas de presión comenzaron con alfombras humanas en las ciudades desde el 27 de agosto y la marcha de Konani hacia La Paz se  inició el 15 de septiembre.  
Solicitud  El sector exige el pago del bono Al Jubilado, ya no el doble aguinaldo.
Reunión  Los jubilados se reunirán con el Gobierno de Morales el 10 de octubre.

Director del CEDLA afirma que el  Gobierno confronta a jubilados

 ERBOL / La Paz
El director del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), Javier Gómez, sostuvo ayer que el Gobierno sí tiene capacidad económica para pagar el bono de 3.000 bolivianos a los jubilados y lamentó que el Ejecutivo no sea claro en sus cuentas ni en su discurso. Para el expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB) Armando Méndez el Gobierno no tiene capacidad para financiar un bono al Jubilado de por vida, porque teme abrir más la brecha del déficit fiscal.
"El Gobierno si tiene la capacidad económica (para pagar el bono), el ministro (Luis Arce) habla de 92 millones de dólares en costo por el bono de 3.000 bolivianos, pero multiplicado por 3.000 por las 137 mil personas jubiladas no da los 92 millones, sino 51, entonces el ministro no usa las cifras de forma correcta”, indicó Gómez.
Además, agregó que "casualmente Arce cambia una situación de posible superávit a una situación de déficit y de situación medio insostenible de las finanzas fiscales justo en un contexto de demanda de los jubilados”, situación a la que calificó de "entorno poco claro y poco verídico de parte del Gobierno”.
 En contraste, el también analista económico Armando Méndez señaló que la gran cantidad de jubilados "asusta” al Gobierno. "Son 140 mil jubilados casi igual que el magisterio que son 180 mil personas, son grupos muy grandes y cualquier gasto tiene un impacto fuerte en el gasto fiscal, es por eso que el Gobierno hasta el momento ha rechazado la demanda de los jubilados”, aclaró.
 Méndez explicó que si bien existe superávit fiscal, ese dinero no lo tiene el Gobierno central, sino que está en cuentas de los gobiernos subnacionales.
 El director del CEDLA denunció que el Gobierno está acostumbrándose a confrontar a sectores de la sociedad cuando hay demandas que no puede atender.  "El ministro  plantea una dicotomía a la sociedad boliviana sobre quién tendría más derecho, si las 700 mil personas que reciben la Renta Dignidad o las 137 mil que reciben una jubilación (...) pero en ningún caso los jubilados del sistema anterior y actual tienen la culpa de esta estructura social, y el Gobierno los está confrontando con una sociedad que tiene  privilegios y que quieren tener más privilegios”, manifestó.

¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios

También te puede interesar: