La sequía afecta a la Laguna Colorada

Datos proporcionados por Héctor Ríos, director de la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Abaroa, indican una merma de 164 hectáreas entre 1987 y este año. Desde el Ejecutivo se sostiene que no hay el riesgo de que se seque.
Anterior Proximo
La sequía afecta a la Laguna Colorada
Foto: Rodrigo Salcedo..Página Siete visitó la pasada semana aquella zona.
La sequía afecta a la Laguna Colorada
Jonatan Condori.Tres especies de flamencos viven en la laguna.
domingo, 16 de octubre de 2016 · 01:00
Rodrigo Salcedo  /    La Paz

Fausto Bernal, corregidor de la comunidad de Quetana Chico, muestra su preocupación.
 
Sostiene que más de 100 lagunas en la zona ya se han perdido.  "Eran lagunas pequeñas que se han secado por el cambio climatológico. No eran lagunas de interés turístico”, menciona.

La que sí concita mucha atención de los visitantes extranjeros y nacionales es la Laguna Colorada, que forma parte de la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Abaroa (REA).
 
Según datos que proporcionó Héctor Ríos, director de ese parque,  en 1987 el espejo de agua (nivel de profundidad respecto a la superficie del terreno) de esta laguna era de 2.373 hectáreas; este año, en cambio, es de  2.209 hectáreas. Es decir, hubo una reducción de 164 hectáreas.   

"De manera preliminar, en un balance hídrico de la Laguna Colorada, lo que encontramos es un tema de reducción, que requiere estudios minuciosos, sobre todo en épocas de evaporación”, indica el  director de la REA. 

La laguna pierde al año 31,2 millones de metros cúbicos de agua por evaporización, que es recuperada por la "recarga natural” a través de las vertientes, según datos de esa institución. "El estudio nos habla de 17 puntos de carga, pero hemos encontrado más de 27. Esas recargas de vertientes están permitiendo la subsistencia de nuestra laguna”, explica Ríos. 

La Laguna Colorada está ubicada en la provincia Sud Lípez, al sudoeste del departamento de Potosí. Es el atractivo turístico más relevante de la zona,  y es visitada por 120.000 turistas al año. Además,  alberga a tres especies de flamencos - andino, chileno y james- de las seis que existen en el mundo.

Un guardaparques de la REA también se refiere a la merma del espejo de agua en la Laguna Colorada.  "Ha bajado mucho el espejo de agua de la Laguna Colorada, más se ven manchas blancas de los minerales que existen en la laguna. A comparación de 10 años, ha cambiado bastante, y ha disminuido. Nos preocupa  el cuerpo de agua de todas las lagunas (…)”, indica.

El senador Edwin Rodríguez, que encabeza el Comité de Medio Ambiente, Biodiversidad, Amazonía, Aéreas Protegidas y Cambio Climático de la Cámara de Senadores, expresa que se puede "observar la considerable merma de agua en la laguna, que es de gran preocupación”, un problema que "afecta a la fauna y al turismo”. "El espejo de agua llega a más de 23 kilómetros cuadrados, con una reducción anual de aproximadamente ocho hectáreas”, afirma el asambleísta.

En la semana, la ministra de   Medio Ambiente, Alexandra Moreira, afirmó que la   Laguna Colorada está estable  y que no corre riesgo de secarse.  "Evidentemente, por el aumento de la temperatura y por la radiación solar existe y va continuar existiendo, se registra la merma del espejo de agua que tienen estas lagunas. Pero no es como se indica que se está a punto de perder estas lagunas”, declaró tras brindar su informe oral ante la Cámara Alta.

La Ministra también sostuvo que no hay disminución de la población de flamencos y que, al contrario, la cantidad de esas aves se incrementa desde hace 19 años.

Turismo y las "denuncias” 

Rubén Villca, guía turístico de Uyuni, afirma que se registra una reducción en las lagunas de la zona y comenta que los reclamos que hicieron al respecto no fueron escuchados. "Las que están perdiendo agua son la Laguna Verde, posteriormente la Laguna Colorada, que son atractivos turísticos potenciales. Denunciamos, pero no fuimos oídos. Nos vienen con cuestiones técnicas, pero no encontramos medidas exactas, la baja de agua se puede observar”, manifiesta.

"Se hacen estudios muy técnicos, pero poco se hace para  mitigar el problema de manera real. Eso nos preocupa  porque año tras año vemos el deterioro de las lagunas y la falta de atención en los caminos, cuando se abren nuevas rutas”, agrega el operador en turismo.

A pesar que el balance hídrico fue positivo, y se informa que no existe una reducción drástica de la laguna, el corregidor Bernal advierte que sí se presentó un daño a la comunidad debido a la reducción de agua en las distintas lagunas de la zona.  

"Aquí no hay siembra. Nosotros somos ganaderos. Entonces, en  la ganadería tenemos reducción de más o menos 1.700 ganados que han muerto y están muriendo por la falta de humedad y pasto, porque el desierto de San Pedro de  Atacama se está ampliando  y hay reducción de bofedales. Aquí no llueve, vivimos de las aguas fósiles y las aguas subterráneas”, remarca.