Por escasez, paceños usan agua de vertientes a riesgo de su salud

Cientos de personas acuden a fuentes naturales para lavar autos y ropa. Muchos se abastecen del líquido en las grutas para tareas de aseo e incluso consumo.
Anterior Proximo
Por escasez, paceños usan agua de vertientes a riesgo de su salud
Álvaro Valero/ Página Siete.La Gruta de Lourdes es fuente de agua que se usa para lavar ropa y autos.
Por escasez, paceños usan agua de vertientes a riesgo de su salud
Trabajadores llenan tanques de agua de la gruta.
Por escasez, paceños usan agua de vertientes a riesgo de su salud
En la vertiente de Miraflores hacen fila con baldes.
Por escasez, paceños usan agua de vertientes a riesgo de su salud
El agua de vertientes ayuda a afrontar el racionamiento.
sábado, 26 de noviembre de 2016 · 02:19
Madeleyne Aguilar / La Paz

"No hay agua en mi zona. Tampoco puedo esperar a los carros cisternas para recibir  porque salgo temprano a trabajar y   vuelvo tarde. Cerca a mi casa tenemos una vertiente y de ahí nomás consumimos”, cuenta la vecina de Pampahasi  Genoveva  Mamani.

  Como ella, diariamente, cientos de vecinos que sufren el racionamiento de agua se aprovisionan del recurso en vertientes naturales. El líquido que de ellas emana es  cristalino; sin embargo, todos los estudios coinciden en que contiene microorganismos que pueden afectar a la salud. 

Sentada sobre un bidón que llenó con  agua de una vertiente frente al estadio Mariscal Braun, cerca a la avenida Busch,  Mamani improvisa un embudo para  llenar otro envase. Detrás de ella hay una fila de gente   con baldes.

 "Lo que recibo de la vertiente es  sólo para lavar los autos porque no es potable.  Uso la cantidad mínima. Más bien que en mi zona tenemos agua”, comenta Jaime Soria,  mientras limpia una  camioneta. 

Cobra 10 bolivianos por el servicio. A su lado, su hija de siete años lava  a sus muñecas Barby en un balde mientras espera  que su papá termine de trabajar.

La situación es similar en todas  las vertientes de La Paz. Hay largas filas de gente con baldes y eventuales disputas por el agua, desde que la Empresa Pública   Social de Agua y Saneamiento (EPSAS)  raciona el servicio en 94 barrios de la zona Sur y de la ladera Este  hace 18 días. 

Llega un vehículo y se estaciona  frente a la vertiente de Miraflores. El conductor  se suma a la fila con  dos bidones que saca del maletero.  "Hace dos semanas mi familia no tiene servicio de  agua. En la televisión veo que no se respeta el cronograma de cortes, así que ya no lo tomo en cuenta. Cada día vengo a recibirme agüita”, dice el vecino de Pampahasi  José Luis Navarro. Agrega que los carros cisternas no abastecen.


El siguiente en la fila es  Juan Carlos Paredes, que vive en la avenida Busch. Recibe agua en un bidón de cinco litros y un balde. Indica que destinará el líquido en el  baño porque es consciente  que el agua de vertiente no es potable.

  "Hace más de una semana que no hay agua, hoy llegó una cisterna cerca a la calle Guatemala,  pero el agua se le acabó rápido porque la necesidad de la gente es mucha. Aunque hay protestas, las cisternas no vienen ” , lamenta.

Ante la crisis, las vertientes de la ciudad de La Paz sirven como fuentes de abastecimiento también a empresas.  Los trabajadores de la  empresa de tratamiento de residuos sólidos TERSA  se aprovisionan de agua en  la vertiente de  la Gruta de  Lourdes, al final de la avenida del Poeta.

  "Hace dos semanas que no hay agua en las oficinas de la calle 17 de Obrajes, pero nosotros tenemos un tanque de reserva. Lastimosamente  se acabó hace tres días. Llevamos de aquí para los baños y si se puede para las plantas que se están muriendo secas”, cuenta un trabajador. Llena un tanque de 5.000 litros sobre una camioneta. Dos señoras que lavan ropa  protestan por la cantidad  de agua que "algunos acaparan”. 

"En Bajo Següencoma no hay agua por eso venimos a la gruta. El agua que llevo para tomar la saco del riconcito, de donde limpiecita baja”, dice  Pedro Quispe mientras  lava su auto.

Análisis de laboratorios de EPSAS e Inlasa determinan  que   aunque el agua de vertientes es cristalina, contiene bacterias y otros patógenos.
 
Beber agua de vertientes produce daño a la salud 
 
 Análisis de laboratorios de la     Empresa Pública   Social de Agua y Saneamiento (EPSAS)  y de Inlasa  coinciden en  que el agua de vertientes, que no es tratada, presenta  bacterias que pueden afectar a la salud. Pese a la turbidez, aseguran que el agua de cañería es más segura.

Un análisis del agua de vertientes realizado por EPSAS, la semana pasada, alertó que  a pesar de ser complemente cristalina, el agua de vertientes presenta gran cantidad de bacterias. La empresa pidió a la población no consumir el agua de vertientes sin antes someterla a procesos de purificación con cloro. 

"El agua contaminada  puede provocar enfermedades gastrointestinales, dermatitis  y conjuntivitis”, alertó la semana pasada el presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea.  

El docente  de la carrera de Ingeniería Civil de la Universidad Mayor de San Andrés  José Luis Díaz   realizó un estudio de 15 vertientes de la zona Sur sobre el caudal y la calidad de agua, informó ANF.

El estudio de Díaz  constató que el líquido de la Gruta de Lourdes tiene 10 grados de contaminación microbiológica a diferencia de otras vertientes que tienen entre 2.000 y 3.000 grados de contaminación. Pese a ello, recomendó purificarla y desinfectarla antes de consumirla.

 "De 15 vertientes, el 80% presenta  alto grado de contaminación a diferencia de la Gruta de Lourdes que  tiene 10 y puede ser empleada, pero antes se hervir el líquido o desinfectarlo usando dos gotas de cloro o pastillas potabilizadoras”, dijo a ANF. 

 
 
 


1
5