La Paz, Bolivia

Sábado 29 de Abril | 21:10 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Las 10 claves para disciplinar sin maltratar a los hijos

Hay que cambiar los golpes por el diálogo, la amenaza por la enseñanza, la riña por la conversación, y el abuso de poder por la influencia, aconsejan.

Verónica Zapana S.  / La Paz

Disciplinar  a los hijos sin caer en agresiones ni psicológicas ni físicas es una tarea diaria para los padres. Expertos dan 10 claves para alcanzar ese objetivo y coinciden en que es fundamental establecer normas claras  en la familia desde que los niños son muy pequeños. 
 
¿Quién no ha visto a un niño armar tremendo berrinche por un dulce   en la calle? En ese momento uno se promete: "Yo no seré tan permisivo, a mis hijos   le enseñaré buenos modales”. Pero son muchos los que, pese a todos sus propósitos, viven similares situaciones con sus pequeños.
 
Para la psicóloga Marynés Salazar, es muy importante que  si los padres viven juntos  se pongan de acuerdo sobre ciertas normas  que deben cumplir los hijos dentro del hogar. "Hay que establecer  reglas claras;  por ejemplo,  el horario del desayuno,  el de asistencia al colegio, el de las  tareas, también tiempos para  ver televisión, jugar en computadora y para dormir. Si bien habrá alguna flexibilidad, es importante que la familia parta de estas reglas y las haga cumplir”, explicó la especialista.
 
Aseguró que una vez establecidas, es necesario que esas normas sean respaldadas por  todos los miembros de  la familia, pues en muchos casos los niños también viven con abuelos, tíos y otros.  "Es la base para una buena disciplina”, indicó Salazar.
 
Con ella coincide la psicopedagoga Irene Coronel, quien  recalcó que todos los miembros de la familia  deben  seguir ciertas normas. La "disciplina no es maltrato, sino reglas para que el  hogar marche bien”, recalcó.
 
A decir de uno de los miembros del programa Conductores del Buen Trato del municipio de La Paz, Jaime López,  el proyecto constató   que lamentablemente las familias "no ponen reglas”. Esa es una de la causas, dijo,   por las que se registran altos índices de violencia física y psicológica. Ante esta situación, hace un año se creó el programa con el objetivo de  generar nuevas estrategias de disciplina que eliminen el uso de los chicotes o los golpes.
 
De acuerdo con datos municipales, cada día al menos dos niños de los municipios de La Paz y El Alto son agredidos físicamente por miembros de su entorno familiar. Padres, madres, padrastros o madrastras  usan desde kimsacharani (en aymara, chicote de cuero de tres puntas), cinturones, palos e incluso dan puñetes a los pequeños.
 
"Muchos padres tienen la errónea  idea de que golpear es educar. En los talleres ellos dicen  que les resulta más fácil usar ese método. Pero a la larga eso genera problemas en la personalidad del niño”, afirmó  López.
 
Recomendó a  los padres que tengan una comunicación asertiva con sus hijos,  una relación horizontal, pero manteniendo la imagen de autoridad. "Tampoco hay que llegar al otro extremo de hacerse amigotes de los hijos”.
 
Los cambios en la familia
Con las normas establecidas y el concepto claro de  disciplina, la crianza de los hijos debe basarse en la  ternura. El   Programa Conductores del Buen Trato sugiere reemplazar los hábitos de violencia por   otras estrategias.
 
Hay que  cambiar los gritos por el diálogo. "Si el niño se para y pide un chocolate, en ese momento el padre conversará con él para saber la razón, quizá es sólo por llamar la atención”, dijo López.
 
Hay que cambiar el golpe por la reflexión. "Los niños deben conocer que  algunas cosas que hacen están mal y que  pueden tener consecuencias”, dijo.
 
Hay que desplazar la amenaza por la enseñanza. "Es mejor decirle al niño:  ‘Si  subes  a esa escalera,   puedes caer y  lastimarte’ en vez de: ‘Te voy a pegar si te subes a la escalera’”.
 
Hay que canjear la riña por la conversación. "No hay que regañar a los niños todo el tiempo, pues luego será cotidiano. Hay que hablar de sus inquietudes”.
 
La psicóloga Salazar añadió que es prudente regañar a los hijos a veces, pero enfatizando tres aspectos. Que el niño sepa que  está mal faltar  a las reglas del hogar, que eso  puede afectar a los padres, por lo que tendrá consecuencias como por ejemplo que no tenga recreo por un mes. "Eso  ayudará a los niños a  comprometerse con las normas,  con la pertenencia en la familia y lo que tienen alrededor”.
 
Hay que cambiar el abuso de poder por la influenza. "Es mejor cambiar el ‘yo soy adulto y tengo la razón’ por  un ‘si leemos este libro quizá encontremos mejores soluciones’”, añadió López.
 
Hay que reemplazar el castigo, por la norma clara. "En casa, los niños deben conocer las reglas”.
 
Hay que cambiar el abuso por el respeto. "Es importante hacerles conocer que los niños merecen respeto, como todos”.
 
Y hay que reemplazar  la violencia por la negociación. "Por ejemplo, hoy no vas a la cancha porque debes hacer tarea, pero  la siguiente semana podrás ir”. Coronel advirtió  que los niños manipulan en la negociación y los padres "deben evitar aquello”. 

Padres e hijos deben reconocer sus temperamentos y ceder
Es importante reconocer los temperamentos de cada uno de los miembros de la familia y ver lo positivo de cada  cosa negativa pero no resaltarlo, indicó el miembro del programa municipal  Conductores del Buen Trato, Jaime López.

 "Es necesario conocer los temperamentos de los hijos, al igual que de los propios padres. Muchas mamás dicen ‘mi hijo es igual de terco que su papá. Pero si cambia ese énfasis en el aspecto negativo por algo positivo  podría decir que el niño es  consecuente y  no se da por vencido”, apuntó López.
 
El especialista comentó que  si bien hay cosas negativas en cualquier niño, no hay que resaltarlas. Eso puede provocar a la larga daños en la personalidad del pequeño.
 
Explicó que muchos padres enfatizan más los errores del niño, por ejemplo las malas calificaciones o el mal comportamiento, pero si hacen algo bueno no lo festejan. "Eso es lo que muchos de los padres se están olvidando; hay que felicitar, premiar, abrazar”.
 
La psicopedagoga Irene Coronel también recomienda que  el padre debe conocer su temperamento. Si sabe que se enfada con facilidad y que explota, es mejor que cuente hasta 10 para tranquilizase o salir a dar un paseo, para luego  conversar de lo sucedido.


Deben acudir al psicólogo para resolver problemas
Según los especialistas, si los padres no pueden resolver algunos conflictos en el hogar, es importante acudir al psicólogo.  La consulta también ayuda si simplemente precisan asesoramiento para tener un mejor trato con los hijos.

" En nuestra sociedad está mal visto buscar el apoyo de un psicólogo;  sin embargo, la ayuda del especialista  es esencial en  el proceso de la    crianza de los hijos”, aseguró la psicopedagoga Irene Coronel. Aseguró que nadie sabe cómo ser padre, tampoco hay reglas para ello, sólo consejos que pueden orientar a un mejor relacionamiento con los hijos.
 
Según un informe de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia cada vez más padres acuden a esa unidad para pedir ayuda para disciplinar a sus hijos. 
 
Los datos dan cuenta de que 1.081 progenitores solicitaron ese apoyo.
 
De acuerdo a la secretaria de Desarrollo Social de la Alcaldía, Erlinda Quispe, la mayoría de los padres que solicitan ese apoyo tienen hijos adolescentes. "Hemos visto que los papás vienen diciendo: ‘ ¿Qué hago, ya no puedo controlar a mi hijo? No sé qué  hacer  por que ya le castigué’”, contó. Afirmó que ellos brindan asesoramiento gratuito.   
 
  


24
1

También te puede interesar: