La Paz, Bolivia

Martes 17 de Octubre | 21:54 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Niños y jóvenes especiales de Achacachi aprenden jugando en un aula digital

La iniciativa fue impulsada por la empresa Tigo. El espacio tiene consolas de videojuegos, además de tablets y conexión a internet para quienes tengan alguna discapacidad o dificultad en el aprendizaje.

Niños y jóvenes especiales de Achacachi aprenden jugando en un aula digital

Fotos: Gabriel Díez / Página Siete. El aula digital está dotada de dos Xbox 360, cuatro tablets e internet gratis por un año.

Gabriel Díez Lacunza  / Achacachi, La Paz

En medio de sonrisas y miradas de incertidumbre, niños, adolescentes y jóvenes con discapacidad y dificultades en el aprendizaje recibieron en Achacachi un aula digital para "aprender jugando”. El pasado 20 de julio, la empresa Tigo entregó en el Centro de Educación Especial Achacachi ese espacio que servirá para que un centenar de estudiantes  aprovechen consolas de videojuegos y tablets para aprender.
 
Esta entrega es parte de un proyecto de responsabilidad corporativa de la empresa Tigo. El espacio  lleva por nombre Aula digital de pixel a pixel.
 
"La unidad educativa nos habilita un espacio. Ponemos dos consolas de videojuegos con sus televisores. Estas son consolas kinect que reconocen el movimiento de los niños y los estimulan a que hagan uso de los movimientos para interactuar con los juegos. Adicionalmente, les hemos dado cuatro tablets de alta tecnología”, explica el gerente regional de Tigo, Alex Börth.
 
Achacachi es un municipio situado a 90 kilómetros de la ciudad de La Paz. Es una localidad cercana al  lago Titicaca. Debido a los desvíos y constantes cambios de asfalto a tierra en la ruta, el viaje se hace en poco más de dos horas. La unidad educativa mencionada está casi a la entrada de este lugar.
 
Para llegar al primer piso, donde se instaló el aula digital, hay rampas, no gradas. Encima de una puerta de madera colocaron un letrero con letras recortadas en cartulina: Centro Educación Especial Achacachi, se lee.
 
Casi el 60% del curso está ocupado por un cubo cubierto de lona plástica azul. Se trata del aula digital que montó esa empresa de telecomunicaciones. 
 
Para agregarle un toque infanto-juvenil, se ha agregado imágenes de animales, como ranas, tucanes y cangrejos, en las paredes de ese cubículo. Adentro están los aparatos.
 
Luego de las palabras de situación de Börth y de autoridades educativas corresponde la inauguración formal y el corte de la cinta para ingresar al nuevo espacio. Según información de Tigo, este es el proyecto número 15 con estas características en Bolivia.
 
"Antes del aula digital nosotros realizábamos nuestros propios materiales, afiches, textos, dibujos y juegos tradicionales. Ahora, combinando con los juegos tecnológicos va a ser un cambio para   beneficio de todos los estudiantes”, comenta la profesora Amanda Guzmán.
 
Aparte del espacio físico, iluminado con luces de neón, la dotación de este centro tecnológico consiste en un par de consolas de videojuegos XBox 360 con sistema kinect (sistema de sensores para reconocer movimientos humanos), CD de videojuegos, cuatro tablets y dos monitores, además de internet gratis durante un año.
 
El primer estudiante en probar los beneficios de este tipo de juegos es Isaías. Ante la mirada de los adultos y con la guía de la profesora Guzmán, este niño comienza a moverse de a poco. Tímido en principio, en los dos minutos siguientes al haber empezado parece todo un profesional y ya lleva algunos puntos en un juego de bolos virtuales. Para jugarlo, él sólo mueve los brazos.
 
"La tecnología de punta nos permite a los maestros trabajar en el esquema corporal. Los niños con discapacidad no aprenden fácilmente las partes del cuerpo. Asimismo, se trabaja lateralidad y espacialidad. Con estos juegos hay que moverse, hay que dar un salto. Esto nos permite que los niños aprendan jugando”, explica el director de este centro de educación especial, Marcial Payuhuanca.
 
Además, este docente afirma que la experiencia les servirá no sólo en la parte de la implementación, sino que a partir de los resultados se hará investigación sobre la temática.
 
Según el director de Educación y Cultura del municipio de Achacachi, Mario Condori Chura, se prevé que la población beneficiaria de este proyecto llegue  a las 100 personas. Hasta antes de la entrega del aula  atendía sólo a 22  alumnos. Esto entre niños, adolescentes y jóvenes con alguna discapacidad o con dificultades en el aprendizaje.
4
0
Comentarios

También te puede interesar: