El cáncer le quitó todo al médico que se sentía el “rey del mundo”

Él es el único médico especialista en obesidad de Bolivia. Toda su vida estudió y cuando quería formar una familia le informaron que tenía cáncer en la sangre.
El cáncer le quitó todo al médico que se sentía el “rey del mundo”
Sara Aliaga / Página Siete.Roberto Anzarda busca ayuda para su último tratamiento.
jueves, 11 de mayo de 2017 · 12:00:00 a.m.
Verónica Zapana S.  / La Paz

El cáncer no logró vencer a Roberto Carlos Anzarda  Agujar, el primer médico boliviano  especializado en obesidad que hace nueve meses fue diagnosticado con cáncer en la sangre y  desde entonces se enfrenta a la enfermedad, ganando cada obstáculo.  Ahora sólo le falta  recaudar 30.000 bolivianos para triunfar en esa lucha.

 "Desde hace tiempo me enfermaba muy seguido, los resfríos eran muy frecuentes,  tenía dolores en los ganglios linfáticos y comencé a tenerlos en la pelvis, por eso decidí ir al médico. Al principio me dijeron que era simplemente   estrés, porque trabajaba en el consultorio, en el hospital y además hacía un diplomado”, relata el hombre de 32 años, que apuraba su paso para acudir a un compromiso personal.

 Sin embargo, el dolor aumentó y le solicitaron una biopsia; su resultado fue dudoso, así que lo  sometieron a una segunda prueba en la que se confirmó la enfermedad. "El resultado decía Limfoma no Hodgkin difuso, es decir cáncer en la sangre. Este mal  se había expandido por todas las cadenas ganglionarias, desde mi cuello hasta la pelvis. Todo el torso estaba tomado por las células malignas”.

  Roberto relata que nunca podrá olvidar ese día, porque en una mano tenía el resultado de la biopsia y en la otra los exámenes que indicaban que el cáncer que tenía estaba  en estadio tres B,  es decir, en etapa preterminal. "Me quedaban semanas de vida”, dice, mientras los ojos se le humedecen y hace un esfuerzo  para continuar con su relato. 

Recuerda que en ese momento vio pasar toda su vida en un minuto. Los días maravillosos en la Unidad Educativa del Ejército, en la carrera de Medicina de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) de donde se tituló y de su paso por México, donde cursó la especialidad. 

"Yo era un ‘corcho’, no tenía ni chica y justo en ese tiempo decía que ya era hora para conseguir una y tener una familia. Todo se me vino abajo”, añade.

Para entonces, Roberto ya tenía un trabajo consolidado, una vida casi hecha, pero lo tuvo que dejar para someterse al tratamiento. "Mis amigos me ayudaron a que consiga el medicamento en 13.000 bolivianos, lo que cuesta  a 18.000”.

Por lo que destaca que "de  sentirme rey del mundo, con el cáncer  lo he perdido todo”, afirma y destaca que esa enfermedad provocó que su familia venda todo y que incluso su padre falleció después de la angustia. "Llegué al punto de que me faltaba hasta para comprar comida”, relata.

Añade que con la enfermedad sufrió los dolores más terribles e inimaginables. Tuvo insuficiencia renal, hepática, caída de cabello por la quimioterapia, pero él asegura que no importa. "Quiero vivir y sé que lo haré”, expresa con esperanza.

También asegura que "esta enfermedad es un infierno” y que  "no hay mayor impotencia de no poder trabajar y no  tener dinero para  comprar medicamentos”.

El tratamiento para esta enfermedad debería durar seis meses, pero para él se amplió a nueve, porque se le detectó de forma tardía. Cada mes debía recolectar entre 30.000 y 33.000  bolivianos para la quimioterapia. ¿Quien puede ganar tanto o conseguir tanta plata cada mes?
Con la ayuda de sus  familiares y  amigos, lo consiguió. Organizaron diferentes actividades, pero ahora se siente agotado. 

"Ya no puedo más”, dice aunque  saca fuerzas de sí mismo para  continuar.

 Ayer, visitó la Academia Teniente Bolimod, donde contó  su experiencia de vida y recibió la colaboración de los estudiantes. "Sé que  recolectando  lo que cada uno  me dé, servirá”, dice.
 
Ahí las estudiantes oraron por él y algunas depositaron sus aportes en un recipiente que dejó en ese centro.  "He visto morir a mucha gente, que incluso estaban más sanos que yo. Pero mi tenacidad hará  queesta vez yo le venza a esta enfermedad”, añade.

 

 

Tres formas de recaudar los Bs 30.000

  Hay tres formas para poder ayudar a Roberto Anzarda, para que recaude 30.000 bolivianos y así pagar la última de las nueve sesiones de quimioterapia para vencer el cáncer.

  La primera es a través de la compra de manillas para participar en la Zumbatlón.

Será un baile de zumba que durará tres horas con entrenadores profesionales. El costo es  30 bolivianos. 

La actividad se realizará en los predios de la Unidad Educativa del Ejército, de la zona de Irpavi, el 21 de mayo, desde las 10:00 hasta las 12:00. La venta de las manillas será en el mismo establecimiento, en el centro médico Molina de la calle 18 de Calacoto y en el restaurante Pimiento Morrón,  Los Pinos.

También a través de la subasta de poleras autografiadas de los jugadores de  Bolivar, The Strongest y de Bolivia.

 Además de la donación a través de la cuenta del Banco Unión 110273394, Banco Mercantil Santa Cruz 4060316589 . Puede  contactarse al móvil 752-01400.


 

604
12