La Paz, Bolivia

Miércoles 28 de Junio | 18:39 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Baches, escaleras y caos: La Paz no es urbe para discapacitados

Pendientes pronunciadas, falta de señalética y poca información son parte de los obstáculos que deben sortear personas ciegas o en sillas de ruedas.

Baches, escaleras y caos: La Paz no es urbe para discapacitados

Alvaro valero / Página Siete. Las calles están llenas de obstáculos que impiden un tránsito seguro.

Leny Chuquimia /  La Paz 
 
Boquetes, gradas como única opción en pendientes, falta de señalética para personas ciegas o sordas son los problemas  con los que día a día tropiezan las personas con discapacidad en La Paz y otras urbes. El problema no sólo está en las estructuras arquitectónicas sino en las actitudes de  la población. 

"Pasa que las ciudades, las casas o las calles no han sido construidas pensando en  los que tenemos alguna discapacidad”, dice Jorge Kafka. Desde hace un año y medio se transporta intermitentemente en una silla de ruedas.
 
Desde que  despierta hace frente a una gran cantidad de barreras arquitectónicas. "El mismo hogar no es adecuado, el diseño de las casas no contempla espacios en cocinas o baños  donde pueda moverse alguien en silla de ruedas”, manifiesta.
 
El censo de 2012  realizó el primer  conteo de personas con alguna discapacidad permanente. Los registros nacionales  arrojaron una cifra de  300 mil personas con discapacidad, la mayoría con  dificultad motriz o problemas de visión. Sin embargo, este no es un dato  actual.  
 
"Ese es el mayor problema. No tenemos cifras exactas y correctas de  cuántos somos, quiénes somos, qué discapacidad y en qué grado tenemos. Esa información  es  muy importante para trazar las políticas que construyan una ciudad inclusiva”, dice  Tomasa Portugal, la coordinadora del Consejo Ciudadano de la Persona con Discapacidad. 
 
Al igual que Kafka, Portugal se moviliza en una silla de ruedas. Sabe por experiencia propia que los vehículos del  transporte público significan la  dificultad para realizar sus actividades
 
Según datos de La Paz Bus -el único transporte masivo con servicio preferencial-  , el 30% de los ingresos de una familia de cinco personas se destina al pago del transporte público. Para una persona con discapacidad este porcentaje sube en proporciones  alarmantes. 
 
El pasaje en minibús  de una  ladera al centro es de dos bolivianos. "Pero ni  estos vehículos ni los taxis   levantan a las personas en silla de ruedas. Si logramos tomar  radiotaxi el gasto sólo por ese viaje es de 15, 20 o hasta 40 bolivianos”, asegura Portugal.  
 
Además del transporte, están las calles como barreras: aceras que no tienen   rampas, llenas de baches  o que simplemente no existen.  "La mayoría de edificios públicos, restaurantes y lugares de  esparcimiento  tienen sólo escaleras (al igual que algunos barrios en las laderas) . Muchas veces tenemos que renunciar a ir a estos sitios”, dice Jorge.
 
Pero las aceras no sólo causan problemas a quienes se movilizan en silla de ruedas, con muletas, burritos  o bastones. Las personas ciegas sufren golpes, caídas o choques permanentes.     
 
"Yo vivo en Miraflores y uno de los mayores problemas son los huecos en las aceras y las construcciones de las propiedades privadas que no tienen  señalética o dejan escombros   donde tropezamos o caemos”, afirma  Alejandra Zúñiga, que tiene discapacidad visual.
 
Es madre, cantante de mariachi, promotora de ventas, miembro del consejo  de personas con discapacidad y cabeza de una fundación para poblaciones vulnerables.  Diariamente transita por el centro paceño sorteando letreros aéreos  que cuelgan de los puestos de venta, que no pueden detectar los bastones que rastrillan el suelo.
 
  "Lograr una ciudad accesible no  se logra de la noche a la mañana”, aseguró el alcalde de La Paz,  Luis Revilla, a tiempo de anunciar un plan para una urbe amigable con las personas con discapacidad.  En ese propósito convocó a los paceños.
Desde
la gestión pasada, la comuna trabaja en la  instalación de baldosas pododáctiles en las aceras. Cada una tiene tres líneas paralelas en alto  relieve y en conjunto  forman caminos    que atraviesan calles enteras.  
 
Sin embargo, los vendedoras dejan mercancía encima o grupos de peatones interrumpen  el paso, obligando a los novidentes a buscar otra vía. 
 
 
 
5
3

También te puede interesar: