Un sistema de riego resiliente protege las cosechas de Erquis

Desde 2015, una norma obliga a todas las instancias a elaborar un análisis de riesgo en los proyectos de preinversión. El objetivo es construir obras seguras.
Un sistema de riego resiliente protege las cosechas de Erquis
Una tubería de riego fue adaptada al puente para pasar el río. Foto:Leny Chuquimia / Página Siete
Un sistema de riego resiliente protege las cosechas de Erquis
Una tubería de riego fue adaptada al puente para pasar el río. Foto:Leny Chuquimia / Página Siete
Un sistema de riego resiliente protege las cosechas de Erquis
En la riada de febrero el agua se llevó los defensivos del río. Foto:Leny Chuquimia / Página Siete
lunes, 25 de septiembre de 2017 · 00:00
Leny Chuquimia /  Tarija 

Después de años de  pérdidas por la sequía o las riadas, los regantes del municipio tarijeño de  Erquis han logrado proteger sus cosechas  con un sistema de riego resiliente. El proceso de adaptación no fue fácil, pero los resultados mostraron que valió la pena. 

   "El clima siempre ha sido una amenaza. En época de estiaje la sequía merma el agua para la siembra y con la lluvia, las riadas hacen que  el sistema de riego se corte”, señaló Edwin Macata,  representante de los regantes de que trabajan en el sector.

   Erquis -en San Lorenzo,  Tarija- es un cantón distribuido en cuatro comunidades a ambos lados del río del mismo nombre. Su principal actividad es el cultivo de durazno, hortalizas y legumbres, además de la ganadería a menor escala.

  El sistema de riego nace en la cabecera de la subcuenca de Erquis. Consta de      una abducción de más de un kilómetro de extensión instalada en la ribera del río. 

Hasta la gestión pasada, para pasar de la parte norte  al canal que riega las parcelas de Erquis Sud -donde está el 50% de los cultivos-  se utilizaba  un sifón que cruzaba por debajo del río.

"En cada época de lluvia  la crecida del río dañaba  la abducción y el sifón. El suministro de agua se cortaba y las parcelas quedaban sin riego. Todos los años los regantes debían esperar a que el agua baje para cavar el fondo y encontrar dónde estaba el daño”, explicó Marco Loma, de Helvetas Swiss Intercooperation, en el marco de la tercera visita a experiencias en infraestructura resiliente y primera respuesta hecha en Tarija.

La adaptación del sistema fue uno de los proyectos que mostraron la eficacia de una guía de cuatro pasos para la toma de decisiones  en infraestructura resiliente con enfoque de reducción del riesgo de desastres y adaptación al cambio climático. 

El proceso implicó un cambio de tubería y de recorrido que fue probado por la misma naturaleza en febrero pasado.

Cuatro análisis vitales

 El 19 de febrero, una de las peores precipitaciones de los últimos 60 años  provocó el desborde del río Erquis.

 A su paso el agua se llevó  casas y la vida de uno de los pobladores. El mismo río que por muchos años  había afectado el sistema de riego, esta gestión pasó sin hacerle daño.

 Entre 1980 y 2012, el 87% de los desastres ocurridos en Bolivia  fueron a raíz del cambio climático, esos eventos que causaron grandes pérdidas materiales y humanas. En este contexto se apunta a incrementar la infraestructura resiliente, que reduce la vulnerabilidad. En miras de este objetivo,  Helvetas Swiss Intercooperation ha elaborado  una guía de cuatro pasos.

  Esos cuatro módulos son: Análisis de riesgo, Análisis de resiliencia climática, Análisis de medidas de adaptación  y Beneficio costo. Cada uno de estos pasos está encaminado a dar con  la información vital para la inversión en obras seguras.

   "En el caso del sistema de riego hemos hecho un análisis de las amenazas. La principal es el río donde  a la altura del sifón. Eso mostraba que era el punto más vulnerable y que debía volverse resiliente”, explicó Loma.

Al conocer los riesgos de la zona,  se pasó al  análisis de los  niveles  de resiliencia de acuerdo a las aptitudes físicas ante las amenazas identificadas. Este punto puede dar datos sobre cuál sería el daño en caso de un desastre.

Para las medidas de adaptación que deberían volver resiliente  al sistema de riego se planteó tres opciones. La primera fue mantener la ubicación del  tubo original,  pero en un nivel más profundo y con una camisa de hormigón, la segunda tenía que ver con un cruce elevado que significaba un costo alto y la tercera era la de modificar el trazo por  un puente ubicado metros abajo.

 Esta última cumplía los requerimientos y fue implementada según la  relación costo-beneficio, ya que el análisis mostraba que  cada boliviano invertido en la adaptación del proyecto era equivalente a siete en pérdidas generadas por un desastre.  
 
El  trabajo 
  •  Experiencia  Antes de la mejora del sistema de riego, los regantes trabajaban con acequias de tierra que generaban pérdida de agua, un elemento escaso en la región.  
  •     Afectados  El cantón de Erquis está compuesto por cuatro comunidades: Erquis Oropeza, Erquis Norte, Erquis  Ceibal y Erquis Sud. El primero siempre fue el más afectado, pero el último es el que aglutina el 50% de los cultivos de todo el cantón.
  •    Distancias  Los cárcamos de agua recorren hasta 10 kilómetros de distancia. "El riego siempre fue nuestra mayor falencia”, dijo  Edwin Macata.
  •  Amenazas La sequía en época de estiaje era una dificultad que  crecía con la ruptura de tuberías por las lluvias.

Otras Noticias