Antonio Banderas cumple 60 años en reposo por la Covid

El actor español lleva 40 años disfrutando de su carrera profesional y de otros emprendimientos que maneja en varios países. Se recupera en casa del coronavirus.
martes, 11 de agosto de 2020 · 00:00:00

EFE / Madrid

 Sexy, brillante, divertido, malagueño por los cuatro costados, familiar, cariñoso, trabajador, muy trabajador, cabezota, a veces, gafe, y único. Todas esas palabras, y algunas más, llevan cuarenta años acompañando cada aventura profesional del actor español Antonio Banderas, el zorro y el cofrade, que  cumplió 60 años.

 Pero no fue  un cumpleaños cualquiera, pues dio a conocer públicamente que se contagió de  Covid-19. Explicó en su cuenta de la red social Twitter que se encuentra “relativamente bien, solo un poco más cansado de lo habitual”, y “confiado” en recuperarse “lo antes posible siguiendo las indicaciones médicas”, que espera que le permitan “superar el proceso infeccioso” que sufre y que a “tantas personas está afectando alrededor del planeta”.

“Aprovecharé este aislamiento para leer, escribir y seguir haciendo planes para comenzar a darle significado a mis recién estrenados 60 años, a los cuales llego cargado de ganas y de ilusión”, añadió el actor.

Una vida interesante

Desde su primera película, Laberinto de pasiones (1982), Banderas ha rodado más de cien largos y cortometrajes, ha dirigido dos (Locos en Alabama, 1999, y El camino de los ingleses, 2006), producido otros nueve -tres de ellos, cintas de animación desde Green Moon- y ha protagonizado cientos de anuncios, entre ellos los de sus propias fragancias.

Su imagen es sinónimo de prestigio, y de rentabilidad. Y siempre ha sido así cuando ha trabajado para otros. En 1996 cobró cuatro millones de dólares por Evita y en 2001, doce por El cuerpo. Son solo dos cifras que se conocen (los artistas no suelen hacer públicas sus emolumentos), pero dan una idea de su caché.

Hay que recordar una de las particularidades de Banderas, su decisión de invertir en España el dinero ganado en sus proyectos internacionales, desde propiedades inmobiliarias a una bodega, una empresa de alquiler de barcos, restaurantes, su aceite Patio de Banderas, o su teatro. Y, por supuesto, en cine, teatro o páginas web para artistas, como Vibuk.

Su primera película como director fue “Crazy in Alabama”, rodada en inglés, que protagonizaba su entonces esposa Melanie Griffith, pero la crítica le suspendió (4,5 sobre 10 en Rotten Tomatoes) y a la segunda, Filmaffinity le dio un 5,2, raspando el aprobado, aunque “El camino de los ingleses” consiguió nominaciones en los premios españoles Goya y en la Berlinale.

Su último proyecto personal en el cine no lo dirigió, pero sí lo protagonizó. Con “Autómata”, Banderas sufrió una gran decepción. La película de Gabe Ibáñez le gustaba, y creyó en ella, pero tampoco recibió el apoyo que esperaba. 

 El “zorro” le abrió un universo nuevo a uno de los hombres vivos más sexys: el cine familiar. Y rodó la saga “Spy kids” y se convirtió en el gato con botas de “Shrek”.
 

 


Cargar mas noticias