Presión sobre Huawei puede demorar adopción de la red 5G

Intel, Qualcomm, Xilinx y Broadcom, la alemana Infineon Technologies y los fabricantes de chip Micron y Western dejarán de dar soporte a Huawei.
miércoles, 22 de mayo de 2019 · 12:00:00 a.m.

EFE, AFP / Agencia

Aunque Huawei lo descarta, sus planes de adopción de la red 5G a nivel mundial para un internet más veloz pueden demorar por la presión y veto  de Estados Unidos (EEUU) sobre la firma.

Las  compañías americanas  de procesadores Intel, Qualcomm, Xilinx y Broadcom, la alemana Infineon Technologies y los fabricantes de chips de memoria estadounidenses Micron Technology y Western Digital dejarán de suministrar soporte a Huawei también en cumplimiento de las restricciones del presidente Donald Trump.

El fundador y presidente  del gigante tecnológico chino Huawei, Ren Zhengfei, negó  que las restricciones estadounidenses a sus productos y a sus suministros afecten al despliegue de la tecnología 5G, en la que la firma, dijo, aventaja en “dos o tres años” a sus competidores.


“Podemos hacer chips tan buenos como los que hacen las compañías estadounidenses, aunque eso no significa que no compraremos chips de ellos”, aseguró el ejecutivo.

El fundador de Huawei reconoció que el choque con EEUU era “inevitable”, debido al interés de la compañía asiática en erigirse como uno de los líderes mundiales de la tecnología 5G, un sector en donde ya aventaja en “dos o tres años” a sus competidores. “En nuestro negocio (las redes 5G), Huawei está a la vanguardia , aunque en la comparación entre países todavía estamos muy lejos de EEUU”, añadió.

También dijo que su compañía “no excluirá” a los suministros procedentes de EEUU y que Huawei está “muy agradecida a las empresas estadounidenses”, entre ellas la tecnológica IBM.

“Deberíamos crecer juntos, pero en caso de haber una escasez de suministro ya tenemos una ‘copia de seguridad’. En periodo de paz, la mitad de nuestros chips provienen de compañías estadounidenses y la otra mitad de Huawei. No podemos estar aislados del resto del mundo”, indicó Ren.

EEUU lidera una campaña global para impedir que las compañías chinas como Huawei se hagan con el control de las redes 5G, que permiten navegar por internet con mucha más velocidad y podrían facilitar el desarrollo de vehículos autónomos y técnicas para hacer cirugía por control remoto.

Washington teme que China use las redes 5G de Huawei para espionaje, unas acusaciones que la compañía china ha rechazado categóricamente en el pasado.

La  Comisión Europea volvió a insistir ayer en que Europa es un “mercado abierto” y que corresponde a cada país decidir si pone restricciones a alguna empresa por razones de seguridad.

EEUU levantó por tres meses  el veto a Huawei y a sus empresas filiales  para preparar la transición del gigante chino.
 

Hongmeng, el sistema alternativo al Android

 A largo plazo, los teléfonos Huawei podrían verse amenazados por una falla de seguridad y de obsolescencia, al no poder usar las últimas versiones de aplicaciones como Gmail o Google Maps, pero la empresa ya desarrolla Hongmeng, un sistema alternativo a Android. 

“Nos estamos preparando para esto. Si tuviésemos que dejar de usar estos sistemas como Android, deberemos estar bien armados. Es nuestro plan B. Pero preferiríamos, por supuesto, trabajar de manera concertada con los ecosistemas de Google y Microsoft”, explicó Richard Yu, director general de la división de productos de consumo del grupo, en una entrevista en marzo con el diario alemán Die Welt, reportó AFP.

Esta plataforma Huawei, actualmente desarrollada en su versión beta y llamada Hongmeng, “reemplazará progresivamente a Android”, aseguró el lunes el diario oficial chino Global Times. 

 Además del Android de Google, el otro sistema de explotación extendido es el iOS de Apple, disponible exclusivamente en los productos de la marca.

 Microsoft intentó lanzar una versión para móviles de su famoso Windows en 2010, pero sólo logró ofrecerla en sus propios teléfonos. El Windows Phone no tuvo éxito y Microsoft abandonó la aventura en 2017. 

 El desafío, según los expertos, es que se necesitan años para ganar la confianza de los fabricantes de smartphones y de desarrolladores de aplicaciones para que estos adopten sus programas al nuevo sistema, de manera que se seduzca al usuario. AFP.

 

 


Cargar mas noticias