Científico boliviano alerta sobre inmensa variedad de coronavirus

Un nuevo Sars-CoV-3 ya podría estar esperando su turno para saltar de animales a humanos, señala Carlos Zambrana, de la entidad EcoHealth Alliance.
sábado, 6 de junio de 2020 · 00:00:00
Más de

Agencias / Madrid

Una región cercana a Wuhan, más específicamente en el suroeste de China, puede ser el centro de diversificación de nuevos coronavirus. Allá  se gesta una tormenta perfecta. Aquella que podría combinar la gran cantidad de especies de murciélagos que coexisten, una densidad poblacional considerable y un vínculo permanente entre animales salvajes y ciudadanos. 

La advertencia fue dada por el biólogo de origen boliviano Carlos Zambrana, de la organización internacional EcoHealth Alliance, con base en Nueva York, y que trabaja en conjunto con otros laboratorios alrededor del mundo, reporta Infobae.

El científico señaló en declaraciones al diario El País que “hay una enorme diversidad natural de estos coronavirus” y que un nuevo Sars-CoV-3 ya podría estar esperando su turno para saltar de animales a humanos. 

La variante Sars-CoV-2 es la que produce la enfermedad Covid-19 y que actualmente tiene en vilo al planeta.

EcoHealth Alliance analizó 1.200 secuencias genéticas, más de la mitad nuevas. “El suroeste de China es un centro de diversificación. Es muy probable que veamos nuevas pandemias en el futuro”, aclara Zambrana. 

El borrador del informe -que espera ser publicado en los próximos días- señala: “Los murciélagos son presuntos reservorios de diversos coronavirus (CoV), incluidos los progenitores del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y SARS-CoV-2, el agente causante de Covid-19. Sin embargo, la evolución y diversificación de estos coronavirus sigue siendo poco conocida”.

A pesar del lenguaje técnico utilizado, los científicos explican que estudiaron los “datos de secuencia de todos los Bat-CoV (coronavirus de murciélagos) conocidos (incluidas 630 secuencias de CoV novedosas) para estudiar su macroevolución, transmisión entre especies y dispersión en China”. 

“Nuestros análisis identifican los taxones hospedantes y las regiones geográficas que definen los puntos críticos de diversidad evolutiva de CoV en China que podrían ayudar a identificar el descubrimiento de Bat-CoV para la vigilancia proactiva de la enfermedad zoonótica”, señalan los laboratoristas.

“Cuando atrapamos un murciélago, casi siempre da negativo a coronavirus. Para encontrar un positivo tenemos que muestrear cientos”, explica el boliviano  radicado en Nueva York. 

Los betacoronavirus son los virus causantes del Covid-19, SARS y MERS. Es un grupo específico de coronavirus. Pero este nuevo estudio aún no publicado oficialmente explica que es otro grupo, los alfacoronavirus, el que tiene mayor facilidad de saltar de especie en especie.

Zambrana pide no “culpar a los murciélagos” y con el  coincide su colega Javier Juste, también en declaraciones al mismo diario español.  “Los beneficios que aportan los murciélagos a los ecosistemas son, de lejos, mucho mayores que los posibles riesgos: polinizan las plantas, controlan las plagas de la agricultura y se comen toneladas de mosquitos que nos transmiten enfermedades, como la malaria, el dengue o el zika”, asegura Juste que trabaja en la Estación Biológica de Doñana, en Sevilla.

 El virus SARS-CoV-2 no ha aparecido en los miles de murciélagos analizados”, destaca.    

“Se confunde el origen evolutivo del virus. El animal que transmitió el SARS a los humanos fue la civeta, un pequeño mamífero del sudeste asiático en un mercado de Guangdong. 

El reservorio conocido del MERS es el dromedario. 

No se ha documentado ni una sola transmisión de un coronavirus de murciélago a personas”, indicó Juan Echevarría, de la Asociación Española para la Conservación y el Estudio de los Murciélagos.

Hata ahora se sigue señalando a Wuhanen China como el epicentro de origen del Covid-19.

 


Cargar mas noticias