Hijo de bolivianos gastó sus ahorros para comprar una bandera para su escuela

Desde hace tiempo, Nicolás ahorró para comprar una pelota de fútbol; sin embargo, hace una semana, alguien robó la bandera de su escuelita.
lunes, 16 de mayo de 2022 · 00:00:00

Página Siete Digital

Nicolás Ollisco es un niño de padres bolivianos que no pasa los 10 años de edad, es amante del fútbol, fanático de Boca Juniors y hoy toda Argentina lo conoce por el patriotismo que demostró en su escuelita.

La semana pasada, su nombre sonó en los medios argentinos junto con su foto. Allí lucía su guardapolvo blanco, sosteniendo la bandera albiceleste y rodeado de sus compañeros de curso.

Precisamente esa bandera es la bade de esta historia que conmueve al país vecino y que llega al país con matiz boliviano.

Desde hace tiempo, Nicolás ahorró para comprar una pelota de fútbol; sin embargo, hace una semana, alguien robó la bandera de su escuelita, en Maipú, Buenos Aires.

La directora, Andrea Odescalchi, contó que un lunes que hacía mucho frío el personal olvidó recoger la bandera del mástil.

También puede leer: Eclipse total: una Luna carmesí deslumbró en el firmamento

“Se olvidan de bajarlo los auxiliares porque realmente hacía frío el lunes. El martes, cuando van a recoger la bandera se encuentran que la bandera no estaba en el lugar donde siempre la depositamos. Comenzamos a buscar y les comentó a los chicos que la bandera había sido robada de la escuela. Todos nos pusimos muy tristes”, relató Odescalchi a Contacto Abierto.

La pérdida del símbolo patrio impactó a Nicolás, quien le pidió a su mamá permiso para usar parte de los siete mil pesos que había ahorrado y comprar una nueva bandera.

“Llegué un poco triste a casa, le conté todo lo que había dicho la directora y le pregunté (a mi mamá) si podía comprar una bandera. Yo tenía pensado comprar un balón, pero aparte la escuela se quedó sin bandera, yo me quedé muy triste y la compré”, recordó.

Ramiro Tapia, embajador de Bolivia en Argentina, relató que Nicolás es de madre cruceña y padre chuquisaqueño, ellos viven más de 10 allá. Santos, el papá, es albañil y Laura, su mamá, es trabajadora del hogar.

El gesto de Nicolás conmovió tanto que no solo fue reconocido en Maipú, sino que recibió balones de fútbol. El Boca Juniors le regaló una polera del equipo y la embajada le hizo llegar la casaca verde de la selección boliviana.

El pasado 13 de mayo los ediles de Maipú reconocieron la trayectoria de dos deportistas Felipe Ojeda y Tomàs Olivera, pero además a Nicolás Ollisco.

 


Cargar mas noticias