Novak Djokovic o la historia del tenista “Míster Djoker”

El número uno del tenis mundial fue expulsado ayer de Australia por no estar vacunado contra la covid. Su situación fue una “causa nacional” para su país, Serbia.
lunes, 17 de enero de 2022 · 00:00:00

AFP / Melbourne, Australia

Infinidad de títulos, muchos récords, pero también un importante número de polémicas: la sombra de “Míster Djoker”, expulsado ayer de Australia, ha oscurecido a menudo a Novak Djokovic, considerado por muchos como el más grande tenista de todos los tiempos.

Estadísticamente aún puede llegar a serlo, para lo que necesita romper el empate en títulos de Grand Slam (20) que comparte por el momento con sus rivales Rafael Nadal y Roger Federer.

“Nole” en una fotografía de hace días, en Australia.

Pero a su rocambolesco viaje a Australia, donde esperaba conquistar su 21º ‘Grande’ el 30 de enero, se añade una larga lista de polémicas y de pasos en falso que le hacen ir por detrás en popularidad del español y del suizo.

Y en Melbourne, donde reina con su récord de nueve títulos, ha caído de su pedestal.

Convertido en un “riesgo sanitario”, ha sido expulsado luego de haber pasado su larga estancia en un centro de retención.

Djokovic en realidad lo tendría todo para ser un ídolo internacional: afable, gracioso, patriota, culto y políglota...

Y sin embargo ha perseguido sin éxito la popularidad fuera de Serbia y de los Balcanes, donde sí que es muy querido.

Un fanático con la bandera de Serbia, protesta ayer.

Público en contra

“El 90% del tiempo, quizá más, juego contra mi adversario y también contra el estadio. Estoy acostumbrado, pero soy humano, tengo sentimientos, y me enfado cuando me provocan”, decía el pasado julio en Wimbledon.

En la final del siguiente Grand Slam, en US Open 2021, perdió ante el ruso Daniil Medvedev en uno de los pocos momentos en su carrera en que se vio superado por la presión. Hasta el punto de que rompió en lágrimas.

Un mural dedicado al número uno del tenis mundial, Novak Djokovic, en su país. 
Foto: AFP

En ese torneo vivió una breve comunión con el público estadounidense, pero efímera, ya que unas semanas después se vio envuelto en la polémica en torno a la vacunación obligatoria para entrar en Australia. Hasta el triste epílogo de su deportación.

Nacido en Belgrado el 22 de mayo de 1987, Djokovic se alzó a sus 34 años a lo más alto del tenis.

Con 20 títulos de Grand Slam, 86 torneos ganados, de los que 37 son Masters 1000, Djokovic ostenta el récord de ganancias en el circuito con casi 155 millones de dólares. Pero su infancia no hacía prever ese destino.

Bajo las bombas

Con 12 años, para escapar a los bombardeos de la OTAN durante la guerra de los Balcanes, pasó durante dos meses y medio sus noches en un refugio antiaéreo y sus días sobre una pista de tenis, ya que las clases en la escuela fueron suspendidas.

Después, su familia realizó grandes esfuerzos económicos para enviarlo a una escuela de tenis durante tres años en Alemania, antes de que se convirtiese en profesional en 2003.

Djokovic, minutos antes de abordar el avión para dejar Australia, ayer. 
Foto: AFP

La receta de su éxito deportivo es una mezcla de ingredientes como el talento y el trabajo, pero también de una dieta sin gluten, yoga y la relajación mental.

Todo ello combinado con una cámara de oxígeno para la recuperación, un gurú espiritual para la preparación mental, visitas a una misteriosa pirámide en Bosnia para cargarse de energía...

También ha trabajado su popularidad, pero con mucho menos éxito. Como sus saludos a las tribunas tras cada título, sus declaraciones en pista en la lengua del público local (sobre todo en francés, alemán, italiano e inglés).

También ha tratado de ganarse el cariño y respeto de otros jugadores, principalmente con la creación del sindicato de tenistas PTPA (Professional Tennis Players Association). Sin excesivo éxito, en eso tampoco.

Todos los esfuerzos se han ido arruinando a menudo por distintos episodios muy polémicos.

Su decisión de no vacunarse contra el covid-19 es sin duda lo que más fricciones ha podido generar, pero también fue muy comentada su iniciativa de organizar un torneo en distintos lugares de la extinta Yugoslavia, en plena pandemia y siendo escenario de un brote de coronavirus.

También se recuerda su descalificación en octavos de final del Abierto de Estados Unidos 2020 tras haber dado involuntariamente a una jueza de línea con una bola tras un gesto de enfado. Le cuesta a veces controlar su ira y no es raro verle arrojando su raqueta o golpeándola.

En el Masters de 2016 de Londres lanzó su raqueta en pleno partido y luego se enfadó con los periodistas que le preguntaban sobre ese gesto.

“¿Si estuve cerca de ser descalificado? No he sido descalificado, así que no. Podría haber sido serio, sí, si la bola hubiera dado a un espectador. También podría haberse puesto a nevar en el O2 Arena (el recinto indoor en el que se disputaba el torneo), pero eso tampoco se produjo”, respondió.

Las protestas en Francia, para  pedir la liberación de Novak.
Foto: AFP

Serbia se rebela

El Gobierno serbio, las instancias deportivas y muchos habitantes del país de los Balcanes se rebelaron contra la expulsión juzgada “escandalosa” y “política” de Novak por parte de Australia.

“Piensan que con estos 10 días en los que recibió un tratamiento inadecuado, han humillado a Djokovic”, lanzó el presidente serbio Aleksandar Vucic a la prensa local. “Se han humillado ellos mismos, Djokovic puede volver a su país y mirar a todo el mundo a los ojos”, señaló.

La estrella embarcó en un avión para Dubái, pero su destino final es por ahora desconocido. Su familia, muy involucrada durante todo el caso, le manifestó de nuevo su apoyo en un comunicado publicado por la prensa local. 

“Pensamos que saldrá de la situación más fuerte y que el tiempo mostrará lo que ha demostrado hasta ahora sin la menor duda, que es un gran campeón y un gran hombre”, dijeron sus seres cercanos.

“Torneo ridículo”

“Es una historia que se esperaba, la política se ha mezclado”, afirma Risto Mihic, de 59 años. “Esto ha permitido a Djokovic convertirse en un símbolo de una cierta libertad. Si fuera un sacerdote, sería un santo”, añadió.

Para Milovan Jankovic, un aficionado al tenis, el Australian Open ha salido perjudicado.

“El torneo va a ser ridículo sin el actual campeón, que ha sido nueve veces ganador del mismo. Si yo fuera Djokovic, no pondría nunca más los pies en Australia”, añadió el vendedor de 57 años.

Por su parte, el serbio Miomir Kecmanovic, quien debía enfrentarse a su compatriota en la primera ronda del Open de Australia, el lunes, prometió hacer todo lo posible para “vengarlo”.

“Debemos hacer un esfuerzo para vengar a nuestro mejor representante”, señaló.

 


El número uno vivió un mes de “novela”

Estos son los principales episodios de la polémica sobre Djokovic, el número uno del tenis que quería participar en el Open de Australia (17-30 enero) sin estar vacunado.
 
16 de diciembre:
Dos días después de haber asistido a un partido de básquet en Belgrado, luego del cual varias personas dieron positivo al covid, Djokovic se hizo un test con resultado negativo y luego una PCR, que un día después fue positivo.
18 de diciembre:
En Belgrado, concedió una entrevista y una sesión de fotos al diario francés L’Équipe, . Sabía ya entonces que era positivo al covid-19.
4 de enero:
Anuncia que viaja a Australia para defender su título gracias a una “exención médica”.
5 de enero:
Djokovic llega por la noche al aeropuerto de Melbourne pero se ve bloqueado por no haber rellenado el formulado adecuado para la visa de entrada.
6 de enero:
El tenista interpone un recurso ante la justicia contra la anulación de su visa y su expulsión. Esta es suspendida y es llevado a un centro de retención.
13 de enero:
El sorteo del Abierto de Australia designa al serbio Miomir Kecmanovic (78º de la clasificación mundial) como adversario de Djokovic en primera vuelta.
16 de enero
El Tribunal australiano rechaza el recurso de Novak. “Extremadamente decepcionado”, el vigente campeón en Melbourne “respeta la decisión” y abandona el país con destino Dubái.
 

 

Estamos extremadamente orgullosos de Djokovic y de la forma con la que ha hecho frente a estas circunstancias desagradables”.

Comité Olímpico Serbio.

He hablado con Novak tras la decisión y le mando ánimos. Tenemos ganas de verlo volver a su país, donde será bienvenido”.

Presidente Aleksandar Vucic


Cargar mas noticias