79% de escolares tienen bajo nivel en lectura y matemáticas

Los estudiantes con mayor calificación son los de Chile, seguidos por los de Costa Rica. La prueba, que abarcó 10 países latinoamericanos, excluyó a Bolivia.
miércoles, 04 de diciembre de 2019 · 12:00:00 a.m.

EFE / Guadalajara

 En América Latina el 79% de los estudiantes tienen un bajo nivel de competencia en lectura, matemáticas y ciencia, de acuerdo con los resultados de la prueba PISA 2018 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La directora de la OCDE, Gabriela Ramos, dijo en la presentación del estudio, realizada en Guadalajara (oeste de México), que los jóvenes latinoamericanos están en el nivel mínimo de competencia en estos aspectos académicos, que permiten tener un buen desempeño escolar y generar habilidades para la vida.

La diplomática mexicana explicó que nueve países latinoamericanos incluidos en el estudio tienen alrededor de la mitad de sus estudiantes en los niveles más bajos de rendimiento, mientras que en República Dominicana prácticamente todos los alumnos están en esos niveles.

Esto muestra que tienen dificultades con aspectos básicos de la lectura, lo que Ramos calificó de “preocupante” para su futuro. “Es extremadamente preocupante porque sin competencias básicas nuestros chicos se van a quedar al margen en muchos aspectos de la economía global y de lo que pueden hacer respecto de los retos de la agenda internacional”, consideró.

La prueba se llevó a cabo el año pasado para evaluar a unos 600 mil estudiantes de 15 años, que representan a 32 millones de alumnos en 79 países y economías, quienes respondieron a un examen de dos horas con preguntas de lectura, ciencias y matemáticas realizado por primera vez de manera electrónica.

Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, México, Panamá, Perú y Uruguay participaron en la  prueba que también midió cómo ha evolucionado este desempeño desde 2000 y la manera en que los adolescentes afrontan los retos de su educación de forma  personal y familiar.

Ramos recalcó que América Latina es la región con los resultados más desiguales, en los que la variante socioeconómica tiene “un impacto muy negativo” en los jóvenes que se encuentran en los niveles más bajos y en donde “es más complicado” ascender en la escala social. Los estudiantes chilenos son los que mayores calificaciones obtuvieron en la prueba al sumar poco más de 450 puntos, seguidos por los de Costa Rica y Uruguay, con poco menos de 430; México, con cerca de 420; Colombia y Brasil, con poco más de 410; Argentina y Perú, con poco más de 400; y Panamá y República Dominicana, por debajo de los 400 puntos.

Además, los 10 países de la región participantes en el estudio se encuentran por debajo del promedio de las naciones de la OCDE en cuanto al desempeño en lectura. El mejor posicionado es Chile, con sólo alrededor de 20% de sus estudiantes en los tres niveles más bajos.

De acuerdo con el estudio, los estudiantes de Perú y Colombia registran mejoras en lectura, matemáticas y ciencias entre el año 2000 y 2018, en tanto que los de Brasil, México y Uruguay presentan un desempeño sin muchas variaciones, pero con una creciente matriculación.

En comparación con los resultados obtenidos desde hace casi 20 años con la primera prueba, en los países latinoamericanos ha habido un aumento en la escolaridad y una cobertura más alta para los jóvenes que cursan el último año de educación básica y los primeros de media superior.

Brasil es el único país latinoamericano que se posicionó entre los 20 países cuyos estudiantes tienen una mentalidad para el crecimiento, por arriba del promedio de la OCDE, seguido de Colombia y Chile.

Ramos afirmó que el reto de los países es incrementar la calidad educativa y destinar más recursos económicos y humanos a las escuelas más desfavorecidas para tratar de erradicar la desigualdad. “Tenemos que revisar de qué manera podemos asegurar que nuestros chicos obtengan las herramientas para que tengan éxito”, puntualizó.

Alumnos de varias ciudades en China encabezan la lista mundial

Los estudiantes de las ciudades chinas de Pekín, Shanghái, Jiangsu y Zheijang, seguidos de los de Singapur, encabezaron el listado de comprensión lectora con una media respectiva de 555 y 549 puntos, por encima de los 487 del conjunto de la OCDE, frente a los 340 de Filipinas y los 342 de  República Dominicana, que cerraron la lista.

El palmarés se mantuvo similar en la prueba de matemáticas, con una media global de 489: esas cuatro ciudades chinas juntas (591) y Singapur (569) volvieron a destacar, mientras que la República Dominicana (325) y Filipinas (353) repitieron en los últimos puestos. 

Igualmente, en la de ciencias, con los alumnos chinos (590) y de Singapur (551) en cabeza, los dominicanos (336) y filipinos a la cola, y países como España (483) y Francia (493), cercanos a la media de la OCDE, de 489 puntos. No llegar al nivel mínimo de matemáticas, como le sucede a uno de cada cuatro alumnos, supone entre otras cosas no saber convertir un precio en una divisa diferente. 

La puntuación media en las tres pruebas entre 2015 y 2018 se mantuvo estable, aunque, a nivel individual, siete territorios mejoraron en todas (Albania, Colombia, Macao, Moldavia, Perú, Portugal y Catar).

 

Desigualdad educativa favorece los populismos

 El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, alertó  de que la desigualdad educativa favorece los populismos, e instó a usar los recursos de forma más efectiva para que los más desfavorecidos no vean mermadas sus posibilidades de prosperar.

“Una escasa movilidad social hacia arriba puede reducir la participación democrática y fortalecer el extremismo democrático y el populismo que vemos actualmente en tantos países”, dijo en la presentación en París del último informe PISA de su organismo. Las pruebas de la edición de este año pusieron su foco en la comprensión lectora y reflejaron que el 10% de los alumnos más favorecidos superaron al 10% de los más desfavorecidos con  141 puntos, equivalentes a tres años de escolarización.

“Una mayor equidad en las oportunidades educativas es un imperativo para un sistema educativo moderno porque puede ayudar a romper las tendencias de desigualdad y facilitar la movilidad social”, añadió Gurría.

Además, aunque el gasto educativo por alumno ha aumentado en una década en un 15%; sólo siete países o territorios de los 79 analizados mejoraron tanto en ese test como en el de matemáticas y ciencias: Albania, Colombia, Macao, Moldavia, Perú, Portugal y Catar.

Para el representante de OCDE, la baja movilidad “está asociada con una mayor atracción a los extremos o a los votos radicales, especialmente cuando la confianza en las instituciones políticas es débil”.

Otra de las constataciones que deja el último Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA) es que ni siquiera uno de cada 10 estudiantes puede diferenciar entre hecho y opinión al leer un texto de algo que no le resulta familiar. (EFE)

 

 


Cargar mas noticias