Un sistema que se suicida

Renuncia de ministra de Salud golpea a clase política española

Como piezas de dominó, los representantes ven desplomarse su reputación. Un empresario: Francisco Correa, dirigía una estructura con la que el Partido Popular se financiaba.
jueves, 27 de noviembre de 2014 · 21:40
Estrella digital / Agencias
 
Viajes y coches de lujo, bolsos exclusivos y fiestas por todo lo alto, y todo ello supuestamente a costa de Gürtel. Desde la llegada de Ana Mato al Ministerio de Sanidad, los escándalos sobre su presunta vinculación con la trama de corrupción no han cesado. Ella acaba de renunciar al cargo, confirmando las sospechas que la perseguían.
El auto del magistrado de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, en el que señala que la ministra es "partícipe a título lucrativo” de la trama Gürtel por la implicación de su exmarido, ha reavivado el escándalo. El Jaguar en el garaje de su vivienda del que ella "no sabía nada”, los numerosos obsequios y viajes que supuestamente el empresario Correa concedió a su familia y su "no me consta”.  Acá se repasan los supuestos beneficios obtenidos por la familia Mato-Sepúlveda a través de la trama de corrupción.

Viajes de lujo
Según confirmó la Oficina Nacional de Investigación contra el Fraude (ONIF), en un informe remitido al juez Ruz, la familia formada por el exalcalde de Pozuelo Jesús Sepúlveda y la ahora exministra de Sanidad, Ana Mato, realizó numerosos viajes a costa de la trama Gürtel. El costo total de los desplazamientos superó los 50.000 euros.
El organismo señaló que la agencia Pasadena Viajes, vinculada al cabecilla de la trama, Francisco Correa, fue la encargada de sufragar los viajes de la ministra y su familia. Entre los desplazamientos recogidos en la contabilidad B de la empresa figuran un viaje a Dublín (Irlanda) para Ana Mato y su hijo Borja, además de otros a Quito (Ecuador), Ginebra (Suiza), Disneylandia París (Francia), Santiago de Compostela, Jerez, Santa Cruz de Tenerife, Murcia, Barcelona y Alicante.
Además, Jesús Sepúlveda recibió supuestamente de la trama un total de 637.592,86 euros. Sólo en entregas en metálico el exalcalde percibió 477.090 euros entre los años 2002 y 2005.

Coches de marca
Sepúlveda, que en estos momentos está imputado por los delitos de asociación ilícita, cohecho, tráfico de influencias, falsedad y blanqueo de capitales, entre los años 2000 y 2005 también recibió de la red un total de 50.331,65 euros en viajes, 91.135,68 euros en coches y 5.108,53 euros en fiestas de cumpleaños y otros regalos. Según Ruz, Ana Mato también lucró de estas actividades.
Por otro lado, Hacienda destacó que el exalcalde se benefició de tres coches que supuestamente adquirió de "forma sucesiva”. El primero de ellos fue un BMW 523 I que costó 39.065,79 euros en abril 1996. El segundo fue un Jaguar S-Type, comprado en diciembre de 1999, y que costó 53.572,42 euros, de los que Correa abonó 52.069,89 euros. Más tarde, el famoso Jaguar fue sustituido después por un Grand Cherokee, cuya compra no quedó reflejada en la documentación incautada en la operación policial.

Cumpleaños y comuniones
Respecto a la fiesta de cumpleaños de una de las hijas de Mato y Sepúlveda, que se celebró en el año 2001, la ONIF afirma que el costo fue de 669,53 euros. La celebración contó con payasos, juegos, globos, magia y guiñol. En 2003, hubo más fiestas. La ONIF señaló que ese año los gastos por "fiestas de cumpleaños” ascendieron a 1.996,19 euros.

No sólo hubo cumpleaños, también comuniones. La Agencia Tributaria confirmó que Gürtel asumió los gastos de la organización de la comunión de la hija del matrimonio, celebrada en 2005, con un costo de 1.832,80 euros; y otro evento organizado por su cumpleaños, que ascendió, en este caso, a 2.420 euros.

¿En qué consiste el caso Gürtel?
La Operación Gürtel es la investigación iniciada en febrero de 2009 sobre una red de corrupción política presuntamente vinculada al Partido Popular (PP). La trama estaría encabezada por el empresario Francisco Correa, cuyo apellido en alemán (Gürtel) sería tomado para dar nombre al caso. El caso se inicia con las denuncias ante la Fiscalía Anticorrupción de José Luis Peñas, exconcejal del PP en el Ayuntamiento de Majadahonda y amigo de Correa. En noviembre de 2007, Peñas aportó grabaciones realizadas a personas que trabajaban en las empresas de Correa.. La trama, además de por Correa, estaría encabezada por Álvaro Pérez, Pablo Crespo y Antoine Sánchez. El caso fue inicialmente instruido por el juez Baltasar Garzón, hasta que fue condenado en 2012 a 11 años de inhabilitación profesional por haber ordenado grabar en la cárcel conversaciones de abogados con imputados de la trama.

Lucraron hasta con la visita del Papa
La Nueva España
 
La Audiencia Nacional, los tribunales superiores de Madrid y de la Comunitat Valenciana y el Tribunal Supremo investigan la trama de corrupción del "caso Gürtel”, una muestra de la dimensión que ha adquirido esta red de corrupción que implica a políticos y empresarios y que surgió al calor de la burbuja inmobiliaria. La trama, que operaba fundamentalmente en Madrid y la Comunitat Valenciana y también en Galicia, lograba numerosos contratos y adjudicaciones desde instituciones y organismos públicos mediante regalos y dádivas a las autoridades.
¿Cómo se destapó?
José Luis Peñas, exconcejal del PP en el Ayuntamiento de Majadahonda y amigo del empresario Francisco Correa, denunció la existencia de una trama liderada por el propio Correa, que se nutría de contratos adjudicados por ayuntamientos y comunidades autónomas a través de regalos y aportaciones ilegales a las arcas del PP. Las empresas de la trama organizaron actos del PP durante el Gobierno de José María Aznar.

Principales operaciones
En la Comunitat Valenciana, entre otros contratos, destacan las adjudicaciones que la trama consiguió para la organización de la Feria Internacional del Turismo y diversas campañas electorales del PP, el acto inaugural de la Volvo Ocean Race en 2008 y la visita del Papa Benedicto XVI en 2006. La visita del Papa supuso unos ingresos cercanos a los tres millones de euros para la trama.
En la Comunidad de Madrid, los principales contratos se remitían a áreas parecidas, como la provisión de servicios para la organización de diversos actos: congresos del PP, inauguraciones de centros públicos, entregas de premios... En total, entre cinco y seis millones de euros podrían haber acabado en las arcas de las empresas de Correa.

La fiesta de cumpleaños de una de las hijas costó 669,53 euros. La celebración contó con payasos, juegos, globos, magia y guiñol. En 2003, hubo más fiestas. Los gastos por "fiestas” ascendieron a 1.996,19 euros


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios