Jefe de Gabinete de Cristina Kirchner rompe varios artículos de Clarín

Así respondió Capitanich a tres notas de la edición del domingo sobre el caso AMIA. Un comunicado de Clarín señala que esa actitud no es propia de la democracia.
lunes, 2 de febrero de 2015 · 16:38

Agencias / Argentina

El jefe de Gabinete de la presidenta Jorge Capitanich rompió hoy varios artículos periodísticos de Clarín, en respuesta a dos notas del domingo que a su criterio "faltan a la verdad", reportó el diario argentino Clarín.

En su habitual conferencia de prensa matutina, desde Casa Rosada, el jefe de Gabinete comenzó destacando las cifras del turismo de verano y luego se refirió a la nota de Clarín, en su edición del domingo, respecto a que el fallecido fiscal Nisman iba a pedir la detención de la Presidenta.

El funcionario citó al juzgado de Ariel Lijo para señalar que la denuncia "fue recibida sin tachadura alguna" y que no hubo ningún pedido en particular respecto a las personas denunciadas. Por lo tanto esto hay que hacer esto, porque es falso", dijo, mientras rompía el artículo escrito por Nicolás Wiñaski y Daniel Santoro.

Luego le tocó el turno a la columna del mismo día de Eduardo van der Kooy, quien citó al funcionario. "Yo lo único que dije es todo esto es basura, todo el tiempo es mentira y basura, por eso es importante que el pueblo argentino sepa quién le miente", afirmó al tiempo que rompía la nota.

Y agregó que "se pretendía hacer un montaje, a partir de una denuncia con un contenido falso", en relación a la denuncia de Nisman. "La verdad siempre triunfa", sentenció Capitanich, antes de agarrársela con el sitio Chequeado.com.

Luego, advirtió a los medios de comunicación que "esto va a ser así, una dinámica muy activa". "La confrontación política va a ser una confrontación comunicacional permanente y para eso estamos, porque nosotros creemos profundamente en la libertad de expresión", concluyó.

Comunicado del Grupo Clarín

El Grupo Clarín tiene que lamentar que el Gobierno haya decidido cruzar un nuevo límite en la escalada de intolerancia y agresión contra la prensa que viene alimentando, esta vez con un repudiable gesto que además entraña riesgos personales para el medio y los periodistas involucrados.

La decisión del Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, de romper dos páginas de Clarín con artículos de reconocidos profesionales, conlleva una carga de violencia impropia de un funcionario de la democracia y configura además una peligrosa invitación a que este tipo de actitudes patoteriles se reproduzcan incluso en grados de mayor riesgo personal.

Que quienes más altas responsabilidades ejercen en el país -y por tanto deben velar por la convivencia, el diálogo y la seguridad de las personas- exhiban este tipo de conductas refleja una profunda anomalía institucional.

La clara inspiración del gesto de Capitanich en otros mandatarios de la región con rasgos autoritarios y hegemónicos, revela a las claras las fuentes en las que abreva el oficialismo en su concepción y relación con la prensa no adicta.

La elección de tres reconocidos periodistas de Clarín (Eduardo Van der Kooy, su columnista político desde hace 25 años, ganador del Premio Rey de España; Daniel Santoro, referente internacional del periodismo de investigación, ganador del mismo premio; y Nicolás Wiñazki, joven y destacado periodista que reveló algunos de los casos de corrupción más emblemáticos de los últimos años) muestra a las claras que en su obsesión por tapar la realidad, el gobierno ha decidido ir por todo.

Podría haber cuestionado, rebatido o aún desmentido el contenido de las notas, y ese debate sería válido y legítimo. Pero el gobierno optó por estigmatizarlos e intentar disciplinarlos con una carga de violencia inédita.

Pese los escraches y amedrentamientos, los tres periodistas han ratificado el contenido de sus artículos, que fueron realizados de acuerdo a las normas y estándares profesionales, con fuentes inobjetables y con los chequeos necesarios para ser publicados.

Buenos Aires, 2 de febrero de 2015.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios