Venezuela, otra vez en el ojo del huracán

El empeoramiento de la crisis política se activó esta semana después de que el presidente Barack Obama implementara sanciones contra funcionarios del Gobierno venezolano
viernes, 13 de marzo de 2015 · 19:41
Aldea Global / Agencias

El agravamiento de la situación de los derechos humanos en Venezuela y su crisis económica que parece no tener fin han vuelto a poner a ese país en el centro del interés internacional.
EEUU, el Parlamento europeo y otros gobiernos y líderes han criticado al régimen que dirige el presidente Nicolás Maduro, mientras sus aliados en la región han salido nuevamente en su defensa. Y, tras la agudización del conflicto, Maduro ha pedido nuevamente, como ya ha ocurrido en el pasado, gobernar al margen de la supervisión de la Asamblea Legislativa. Los ataques del exterior sólo sirven para que el régimen se endurezca aun más y violente de manera más persistente los derechos humanos.
El empeoramiento de la crisis política se activó esta semana después de que el presidente Barack Obama implementara sanciones contra funcionarios del Gobierno venezolano, denunciando la situación en Venezuela como una "amenaza a la seguridad nacional” de Estados Unidos Decreto de EEUU Mediante un decreto, Obama prohibió la entrada a Estados Unidos y decretó el congelamiento de bienes y cuentas bancarias de siete funcionarios y exfuncionarios de instancias policiales, militares y judiciales, incluyendo el jefe de inteligencia Gustavo González.
Pero las acciones no tendrán ningún efecto sobre el sector petrolero de Venezuela, país con las mayores reservas petrolíferas del mundo.
La lista, que también incluye a Katherine Haringhton, una fiscal que ha acusado a dirigentes opositores, y el director de la Policía Nacional, Manuel Pérez, es sólo una "primera porción” de los funcionarios que se verán afectados por el decreto, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.
"Estamos profundamente preocupados por los esfuerzos del Gobierno de Venezuela de intensificar la intimidación contra sus opositores”, señaló la Casa Blanca.
El propio Obama, aunque reticente a una confrontación diplomática con Caracas, sancionó en diciembre la norma. Pero esas dudas parecen haber quedado atrás con el tono agresivo de Obama en el decreto de este lunes, en el que el Presidente calificó la situación venezolana como "una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y la política externa de Estados Unidos” y declaró "una emergencia nacional” para enfrentarla.
Los funcionarios sancionados son señalados de haber participado en la represión contra manifestaciones antigubernamentales que dejaron 43 muertos en 2014 en Venezuela, así como en actos de corrupción, ataques a la libertad de expresión y la persecución de oponentes políticos.
Las medidas se inscriben en el rápido deterioro de las relaciones entre Washington y Caracas, que carecen de embajadores desde 2010 y han protagonizado sonados enfrentamientos diplomáticos desde la llegada al poder del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez (1999-2013). El Departamento de Estado restringió en febrero las visas de una cincuentena de funcionarios venezolanos, y Maduro respondió a fines de ese mes exigiendo la reducción del número de diplomáticos estadounidenses de su embajada en Caracas e implementando visas para turistas.

Parlamento Europeo
Tras esa declaración, fue el Europarlamento el que insistió en criticar al gobierno de Maduro. Ese cuerpo expresó su "profunda preocupación” por la situación política en Venezuela y pidió a su gobierno liberar a los opositores y manifestantes detenidos.
La resolución fue aprobada por 384 a 75 y se convirtió en la novena resolución sobre Venezuela votada en la Eurocámara en los últimos cinco años. El texto, impulsado por los conservadores del Partido Popular Europeo, insta al gobierno de Maduro a que deje de "perseguir y reprimir políticamente a la oposición democrática y de violar las libertades de expresión y de manifestación”. Reclama además que Caracas "ponga fin a la censura de los medios de comunicación”.
También la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, y el expremier José María Aznar se han interesado en el tema y han recibido en sus despachos a Mitzy Capriles de Ledezma, esposa del alcalde metropolitano de Caracas Antonio Ledezma, encarcelado tras ser acusado de participar en una conspiración para cometer un golpe de Estado.
Botella y Capriles comparecieron ante los medios para denunciar la situación en la que se encuentra Ledezma y la esposa de éste lamentó el "exabrupto judicial” del que ha sido víctima su marido.
La alcaldesa de Madrid y presidenta de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) pidió nuevamente la puesta en libertad del alcalde de Caracas y consideró importante que la esposa de Ledezma muestre "al mundo” la situación en Venezuela. "La libertad hay que cuidarla todos los días”, recalcó Botella, que considera "importante” que todos aquellos que creen en la libertad sean capaces de que el mundo exprese una "repulsa unánime” con lo que está ocurriendo en Caracas.

Defensa
El gobierno del presidente Maduro ha reaccionado ante todas estas críticas. Sobre la decisión del Gobierno de EEUU, Maduro la tildó como el "paso más agresivo, injusto y nefasto que se haya dado contra Venezuela” y llamó "a consulta” a su principal representante en Washington, el encargado de negocios Maximilien Arveláiz.
Por su parte, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, calificó de "bastante dura” la declaración de Obama, mientras que el presidente de Bolivia, Evo Morales, estimó que detrás de la declaración se esconde la amenaza de una invasión a ese país sudamericano. El Mandatario afirmó que existe "en el fondo, la amenaza, por parte de Obama, de invadir Venezuela (…) por tal razón condenamos, repudiamos, no aceptamos en el siglo XXI esta clase de intervención por EEUU”.
Su par ecuatoriano, Rafael Correa, tildó de "broma de mal gusto” el decreto de Estados Unidos contra Venezuela. "Debe ser una broma de mal gusto que nos recuerda las horas más obscuras de nuestra América, cuando recibíamos invasiones y dictaduras impuestas por el imperialismo”, escribió Correa en su cuenta de Twitter.
Estrecho aliado de Maduro, el gobernante ecuatoriano se preguntó a renglón seguido: "¿entenderán (los EEUU) que Latinoamérica ya cambió?”.
El Gobierno argentino también salió en defensa de Venezuela. "Argentina, al igual que los demás países de la región, considera que el diálogo constructivo y la negociación pacífica son el único camino para superar las diferencias, a la vez que rechaza toda injerencia en los asuntos internos de otros Estados”, señaló un comunicado de su Cancillería.

El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, consideró que las sanciones impuestas por EEUU contribuyen a "radicalizar los ánimos” entre los dos países en medio de "la situación ya polarizada que se vive en Venezuela”. Agregó: "No considero que sea favorable que un país de forma unilateral imponga sanciones”.

 Decisión de EEUU le permite a Maduro
endurecer su régimen autoritario


El Gobierno de EEUU cambió su anterior tono moderado con respecto a su adversario venezolano Nicolás Maduro. Y en general encontró más críticas que elogios por su decisión.
Desde el punto de vista legal "a Obama no le quedaba más remedio que hacer uso de este lenguaje”, señaló Javier Corrales, profesor de Amherst College, en referencia a las disposiciones de la legislación firmada por el Mandatario.
Pero es una declaración "riesgosa” que ayuda al Gobierno venezolano a repetir sus acusaciones de que la crisis económica que enfrenta –escasez crónica y la mayor inflación de América Latina– es "producto del imperialismo” estadounidense, dijo Corrales a la AFP. "Lo nuevo es el lenguaje, no en realidad las sanciones”, dijo por su parte Erick Langer, del Center for Latin American Studies de Georgetown.
Para Corrales "lo que ha pasado es que la presión del Congreso aumentó, la crisis en Venezuela empeoró, y Unasur demostró ser inefectiva”. Langer dijo que estas acciones pueden fortalecer a Maduro, no debilitarlo.
Por su parte, el dirigente opositor venezolano Henrique Capriles consideró que la decisión del presidente del país, Nicolás Maduro, de pedir a la Asamblea Nacional una ley habilitante para poder gobernar sin el aval del Parlamento ante las "amenazas” de EEUU,  es "otra excusa más” para no enfrentar la crisis que atraviesa el país. La Asamblea aceptó el pedido venezolano.
"(Ley) Habilitante, otra excusa más para no enfrentar la crisis que golpea a nuestro pueblo. Más poder para el poder, es lo único que quieren”, dijo Capriles en un mensaje en la red social Twitter.
El opositor se preguntó si la ley habilitante solicitada por Maduro "va a resolver los problemas, va a sembrar las hectáreas improductivas, acabará con la escasez o alimentará a la gente”.
Por su parte, la también opositora María Corina Machado calificó de "absolutamente innecesaria” la solicitud realizada por el Presidente venezolano ante el Parlamento para que le sean otorgados poderes especiales. 

 Inacabable espiral de violencia verbal

 

 Aldea Global

Si algo caracteriza a las autoridades venezolanas es su violencia verbal. El primero en señalar ese camino fue Hugo Chávez, que denostó, humilló y agravió a sus adversarios, de manera permanente y creciente. Si el talante democrático se demuestra en las palabras utilizadas para referirse a los contrincantes, Chávez y su mediocre sucesor, Nicolás Maduro, lo tienen en niveles muy bajos.
Sobre el expresidente colombiano Álvaro Uribe dijo que tiene una "capacidad sin límites para manejar el excremento, para navegar en el excremento sin vergüenza de ningún tipo”. Barack Obama, el mandatario norteamericano, era un "pobre ignorante”, dijo. Y los opositores venezolanos, todos los insultos posibles: apátridas, vendidos, corruptos, mentirosos, asquerosos, putrefactos, delincuentes, analfabetos. La lista es casi infinita.
Su sucesor, con menos gracia, intentó seguir ese camino. Aparte de reiterar algunos de los mismos calificativos ha intentado subir el tono de los agravios, pero de manera fallida. Por ejemplo, calificó de "homosexual” a Henrique Capriles, el jefe de la oposición. Como si ser homosexual fuera un defecto.
Otro recordado grosero es el general chavista Luis Felipe Acosta que, en el momento de realizar la intervención de una fábrica de refrescos en Venezuela, eructó ante el micrófono como respuesta a los periodistas.... Ni más ni menos.
El embajador venezolano ante la OEA, Roy Chaderton, también ha tenido perlas parecidas. Pero ahora ha traspasado todos los límites. Incluso ha superado a Chávez, su mentor. Hace una semana Chaderton bajó a los niveles de Idi Amin e Ian Smith. Dijo: "Los francotiradores apuntan a la cabeza, pero llega un momento en que una cabeza ‘escuálida’ (opositora) no se diferencia de una cabeza chavista, salvo en el contenido. El sonido que produce una cabeza escuálida es mucho menor, es como un chasquido, porque la bóveda craneana es hueca y (la bala) pasa rápido. Pero eso se sabe después de que pasa el proyectil”, declaró Chaderton en la entrevista. Los opositores llamaron esa declaración como una instigación a la violencia y pidieron que Chaderton sea destituido. ¿La respuesta del Gobierno venezolano? Un eructo.(RPU)

 Crecientes voces piden liberar a tres opositores

Aldea Global / Agencias

Las voces que demandan la liberación de tres dirigentes opositores venezolanos crecen en todo el mundo. Antonio Ledezma, exalcalde de Caracas;  Leopoldo López, exalcalde de Chacao; y Daniel Ceballos, exalcalde de San Cristóbal, están detenidos y son considerados "presos políticos” por las razones ambiguas y sin fundamento que han presentado contra ellos las autoridades venezolanas.
Varias decenas más de manifestantes callejeros están también detenidos.
Entre las entidades que han pedido la liberación de los detenidos están los representantes del Parlamento Europeo, que piden que se "libere inmediatamente” a los tres detenidos. Los opositores están detenidos "arbitrariamente solamente por ejercer su derecho a la libertad de expresión”.
La resolución de la Eurocámara, novena hasta ahora sobre la situación venezolana, recibió el apoyo del grupo socialista así como de los liberales y "condena la muerte por impacto de bala” del adolescente Kluviert Roa, muerto hace poco baleado por un policía, que está detenido.
Esta nueva resolución fue calificada como una "injerencia” en los asuntos internos de Venezuela por el embajador de ese país ante la Unión Europea, Antonio García, que consideró que hay "un interés político claro” de dañar al país.

 

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios