EL PARTIDO DE EXTREMA DERECHA AFD, EL GRAN GANADOR DE LOS COMICIOS

Elecciones regionales, un terremoto para Merkel

El resonante ingreso de Alternativa para Alemania a los parlamentos de Sajonia-Anhalt, Baden-Württemberg y Renania-Palatinado supone un llamado de atención para el Gobierno.
domingo, 20 de marzo de 2016 · 00:00
Deutsche Welle

Las encuestas lo adelantaron y las urnas lo confirmaron: el joven partido Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) se convirtió en el ganador simbólico, aunque también práctico, de la jornada electoral del domingo pasado en tres estados de Alemania. 
 
Con su discurso antiinmigración, el partido de extrema derecha conquistó a los electores que se oponen a la política de brazos abiertos con los refugiados que ha impuesto la canciller Angela Merkel.
 
Según los últimos resultados dados a conocer por las autoridades, el partido presidido por Frauke Petry registró un ascenso récord en los tres "Lander” (estados) al convertirse en la segunda fuerza más votada en Sajonia-Anhalt (24,2%) y la tercera en Renania-Palatinado (12,6%) y Baden-Württemberg (15,1%). 
 
Con esto, AfD suma presencia en los parlamentos regionales de ocho de los 16 estados federados alemanes, cifra que podría aumentar a 10 con las próximas elecciones en Berlín y Mecklemburgo-Antepomerania, también este año.
 
"Lo que vimos en estas elecciones es que los votantes se alejaron de los grandes partidos establecidos y nos dieron su voto, esperando que por fin seamos la oposición que ya no existe en el Bundestag (Cámara Baja alemana) y en otros parlamentos regionales”, dijo Petry, entrevistada por la cadena ARD. 
 
"Tenemos una posición muy clara en la política de refugiados: no queremos recibir a ninguno”, explicó el vicepresidente de AfD, Alexander Gauland. "La gente que ha votado a AfD apoya esta política”, agregó.

Debacle oficialista

Unas 12,7 millones de personas estaban llamadas a votar en los tres Länder, donde se registró un incremento en la participación de la ciudadanía, superando el 50%. Más allá de la fulgurante irrupción de AfD, lo que dejan estas elecciones en la estrepitosa caída sufrida por la Unión Democráta Cristiana (CDU por sus siglas en alemán) de la canciller Merkel. 
 
Pese a los resultados, para nada alentadores, el secretario general del partido, Peter Tauber, afirmó que la política de refugiados seguirá adelante, aunque la candidata de la CDU Julia Klöckner reconoció que con estos números los electores quisieron dar un "toque de atención” al Gobierno.
 
El revés más duro para los cristianodemócratas ocurrió en el rico Land de Baden-Württemberg, donde por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial la CDU no fue el partido más votado. 
 
Allí perdió 12 puntos, pasando del 39% registrado en 2011 al 27%. En ese estado los ganadores fueron Los Verdes, que alcanzaron el 30,3% de las preferencias. 
 
"Hemos hecho historia y hemos convertido a Los Verdes en la mayor fuerza del Land”, afirmó el primer ministro de Baden-Württemberg, Winfried Kretschmann, sobre el resultado de su partido entre fuertes aplausos.
 
El Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD por sus siglas en alemán), que perdió la mitad de su caudal de votos en Baden-Württemberg, no lo pasó mejor en Sajonia-Anhalt, donde del 21,5 descendió al 10,6% de los votos. 
 
Mejor suerte corrieron los socialdemócratas en Renania-Palatinado, donde se quedaron con el triunfo gracias al 36,2% de los votos obtenidos en respaldo a su candidata, Malu Dreyer. El líder del SPD y vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, aseguró que el fuerte apoyo recibido por AfD es consecuencia de las disputas internas entre la CDU y su socio bávaro, la Unión Cristianosocial (CSU).
 
Solo en Sajonia-Anhalt la CDU pudo cantar victoria. Pero con AfD pisándole los talones.
 
La extrema derecha gana terreno en Alemania
 
El partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) consiguió el domingo pasado los mejores resultados de su corta pero meteórica carrera al estrellato político germano. 

El partido pasó de la inexistencia absoluta al 12,6% en Renania-Palatinado, 15,1% en Baden-Württemberg y a un sorprendente 24,1% en Sajonia-Anhalt, donde se posicionó como el segundo mayor partido tras la CDU.
 
AfD alcanzó cierta notoriedad en 2014, cuando de la mano de su fundador, Bernd Lucke, se presentó como una opción política que, principalmente, se oponía al euro y buscaba el término de la moneda común. 
 
Pero Petry consiguió sacar a Lucke del poder y dio un giro hacia la derecha que le ha rendido inesperados frutos en las elecciones. Ella misma estuvo en el centro de la polémica al proponer que la Policía disparara contra los refugiados si estos cruzaban las fronteras alemanas.

Odio y racismo
 
Con sus resultados de este domingo, AfD alcanzó representación en ocho de los 16 parlamentos estatales alemanes, los que podrían aumentar a 10 si obtiene buenos registros en las próximas regionales de Berlín y Mecklemburgo-Antepomerania. 
 
La prensa ya reaccionó a este crecimiento. El periódico popular Bild sostuvo que "AfD sacude a Alemania”, Spiegel puso a Petry en portada con el título "La predicadora del odio” e incluso The New York Times calificó al controvertido líder regional Björn Höcke como "nueva cara del racismo”.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

60
1

Comentarios