Cien días de Macri, ¿lo dejarán gobernar?

El desempeño del Gobierno es criticado por sus medidas un tanto abruptas. Eso es señal de una transición política que podría, de llevarse a cabo, desembocar en mejoras para Argentina, dice un experto.
domingo, 27 de marzo de 2016 · 00:00
Deutsche Welle /Cristina Papaleo

Según expone en su web, el acontecimiento clave en la vida de Mauricio Macri, presidente de Argentina desde hace algo más de 100 días (asumió el 10 de diciembre de 2015), es la experiencia de haber sido secuestrado. El secuestro extorsivo del que fue víctima el 24 de agosto de 1991 marcó un antes y un después en el camino del entonces gerente general de una de las empresas del grupo Macri. 
 
Habla allí de un cambio, de un salto cuántico: "Quedé más libre que nunca para hacer cualquier cosa, hasta para pensar por primera vez que podría crear mi propio destino”.
 
Entre líneas se puede leer el deseo subyaciente en esa frase: el hijo quiere superar la figura del padre, Francesco Macri, un inmigrante italiano que se forjó un imperio. Mucho se habla en Argentina de la relación de Macri con su padre. 
 
Francesco dijo en varias oportunidades que su hijo "tiene la mente para ser Presidente, pero no el corazón”. Pero la propuesta de su partido, la alianza Cambiemos, es decir, hacer la "Revolución de la Alegría”, convenció a los argentinos. Y Macri llegó así a ocupar el sillón de Rivadavia. Los primeros 100 días de su Gobierno dan mucho que hablar, tanto en la oposición kirchnerista como en sectores más conservadores.

¿Mano dura o demostración de fuerza?
 
A pocos días de asumir, firmó decretos de Necesidad y Urgencia, luego dejó cesantes a más de 20.000 empleados estatales, decidió poner freno a los piquetes en las calles y encarceló a la dirigente Milagro Sala. 
Proyecta reforzar la presencia de fuerzas de Gendarmería y la lucha contra el narcotráfico en las calles de barrios populares. Además, negoció con los acreedores de los fondos buitre. Estas medidas chocan con el rechazo de una parte de la población, mientras son aplaudidas por la otra parte. 
 
"El gobierno de Macri está protagonizando una transición de salida de un gobierno populista que se había agotado -y que había llevado al país a una situación de estancamiento con alta inflación y con creciente malestar social- hacia un modelo pluralista”, dijo el politólogo Marcos Novaro, de la Universidad de Buenos Aires, a Deutsche Welle. 
 
Sin duda, las medidas tienen su costo y preocupan incluso a sectores que apoyan los cambios, añadió. Algunas medidas, como los despidos masivos y el nombramiento de jueces de la Corte, fueron, según él, algo así como una "demostración de fuerza”.
 
En cuanto a la "ola represiva” que denuncia la oposición, el politólogo Marcos Novaro piensa que "hubo cuestiones que se manejaron mal por parte del Gobierno. Algunos denotan una falta de control de las fuerzas de seguridad, por ejemplo, en la represión de grupos juveniles, o la de Cresta Roja, que fue una señal de alarma”. 
 
Pero agrega que la valoración en la sociedad es bastante alta en cuanto al intento del nuevo Gobierno de poner más orden, por ejemplo en la vía pública.
 
Sin embargo, en cuanto al encarcelamiento de Milagro Sala, el kirchnerismo, así como algunos grupos de izquierda y organizaciones de derechos humanos de Argentina, siguen exigiendo su liberación y la caracterizan de "presa política”.

La inflación
 
La tasa inflacionaria acostumbrada durante muchos años, de cerca del 25%, está ahora por encima de los 30 puntos. Según el Gobierno, esto es el costo de sincerar las cifras que, de otro modo, hubieran estallado de todos modos. A pesar de que entiende esas medidas, mucha gente está enojada porque parece que el Gobierno tarda en resolver la situación.
 
Es probable que la administración de Macri siga perdiendo popularidad en estos dos meses, marzo y abril, y puede que esa popularidad se recomponga un poco más tarde, pero "debe demostrar que pasó lo peor y que empieza la recuperación económica”, subraya el politólogo. De hecho, aún es muy temprano para evaluar estas medidas económicas incipientes.
 
La de Obama no es una visita más
 
Buenos Aires /Infolatam, Julio Burdman

La de Barack Obama a la Argentina no es una visita más. Viaja a América del Sur sólo para venir a Buenos Aires. Aunque su presidencia está finalizando y él ya no esté en condiciones de plantear grandes agendas económicas, con su acto de presencia puede poner en marcha los lineamientos de una alianza política.
 
Para Washington, hoy Argentina tiene un sentido estratégico. Para la Argentina, la pregunta es si ese sentido perdurará más allá de los meses que le tocan a Obama, y si podrá obtener réditos económicos de ello. 
 
Esta recuperación de algunos grados de relevancia estratégica para los intereses de Washington es una situación novedosa. En los años 90, durante la presidencia de Carlos Menem,  Argentina buscó denodadamente una alianza con Washington, pero no obtuvo demasiadas ventajas de ella. A pesar de la profusión de gestos diplomáticos y políticos que ofrendó.
 
Una vez finalizada la Guerra Fría, durante la cual Estados Unidos temió la sovietización del subcontinente, América del Sur ya no era una cuestión geopolítica.
 
¿Qué cambió? La revalorización de los recursos naturales y el que muchos gobiernos de la nueva izquierda sudamericana hayan seguido políticas autonomistas con acercamientos sustantivos a China y, en menor medida, Rusia.
 
Estados Unidos reacciona y quiere recuperar protagonismo en una región que forma parte, desde la Doctrina Monroe en adelante, de su área de influencia. Hoy, Washington ve a Mauricio Macri como un aliado clave para esto. El nuevo presidente argentino, un ingeniero y empresario pragmático, que se proponía hacer una política exterior comercialista y sin banderías o contenidos ideológicos, se ve imprevistamente conminado a hacer geopolítica regional.
 
Julio Burdman es cientista político. Este es un extracto de su artículo

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

60
2

Comentarios