Verónika Mendoza, la “outsider” que puede hoy patear el tablero en Perú

La congresista de izquierda (representante del Frente Amplio) es la sorpresa de esta contienda electoral. Hasta hace poco ella se ubicaba, según los sondeos, incluso en un sexto lugar, pero luego trepó en la intención del voto. Los comicios de hoy llaman también la atención por la alta cantidad de candidatos que quedó en el camino.
domingo, 10 de abril de 2016 · 00:00
La Paz/Aldea Global, Juan Eduardo Araos

Las elecciones de hoy en Perú mantienen la característica de los comicios pasados: un candidato que repunta en el último tramo y amenaza con trastocar los planes de los otros que se mostraban como favoritos en los sondeos.
 
En este caso se trata de la congresista de izquierda  Verónika Mendoza, del Frente Amplio, que logró ascender de tal manera en las encuestas que puede hoy conseguir los puntos necesarios para ir una segunda vuelta con Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, la favorita.
 
La congresista es la sorpresa de esta contienda. Hasta hace poco se ubicaba, según los sondeos, incluso en un sexto lugar; sin embargo, la inhabilitación de hace unas semanas de Julio Guzmán (Todos por el Perú), por incumplir las normas internas de su partido en la elección de los candidatos, movió el tablero. 
 
"El avance de Mendoza se ha dado sobre todo en el interior del país y especialmente en la zona rural. En el sur, la candidata del Frente Amplio ya ocupa el primer lugar con 24%, por primera vez por encima de la candidata de Fuerza Popular”, explicó a El Comercio el presidente ejecutivo de Ipsos, Alfredo Torres.
 
Mendoza, de 35 años, después de meses sumergida en el rubro "otros” en los sondeos y con promesas de cambios radicales en la economía, se instaló como la más clara opción de la izquierda en tres décadas para luchar por la presidencia en Perú y podría ser la primera mujer en lograrlo, informa la AFP.
 
Su aparición confirma la tendencia peruana de los "outsiders” que aparecen en el repunte final.
 
Ya en 1989 Alberto Fujimori dio el batacazo al salir de la nada y vencer a Mario Vargas Llosa. Pasó algo similar con Alan García en 2001 y con Ollanta Humala en 2006.
 
La AFP explica parte de esta situación. Los partidos políticos débiles impulsan al peruano a buscar un "outsider” que los represente, pero ahora el elector ha tenido que acomodarse a las consecuencias de una ley aprobada a tropezones en el Congreso y que sanciona con la expulsión a los postulantes que entreguen dádivas, incluso el mismo día de la elección.
 
Tampoco limita las renuncias de aquellos que dejan la contienda por temor a perder la inscripción de su partido ante las autoridades electorales si obtienen menos del 5% de los votos, añade la France Press.

Medidas
 
Mendoza considera que es necesario realizar  "transformaciones radicales” en el país. Por eso si sale electa, cambiará la Constitución Política del Estado y planteará que Perú deje de ser un exportador de materias primas para apuntar a la industrialización. 
 
Considera, además, que el Estado debe recuperar la soberanía de los recursos naturales. Y en ese sentido, postula renegociar los contratos de explotación de gas. 
 
Mendoza ha tenido que soportar los calificativos de "roja” y "chavista”. Sus rivales han señalado que ella busca gobernar el país con un sistema económico similar al de Venezuela, que tiene una retórica anticapitalista. Lo que ella ha rechazado.
 
"No hay un país del cual quieras copiar todo porque nuestra realidad es diferente, ¿pero por qué no evocar a Uruguay, donde tienes un Estado fuerte y transparente?”, dijo Mendoza, según Infolatam.
 
La congresista fue considerada como una figura refrescante en la arena y atrae a quienes rechazan a las figuras tradicionales, según encuestadores, acota Infolatam.
 
"Sus propuestas en favor de los pobres nos gustan porque ya estamos cansados de siempre lo mismo y queremos un cambio”, dijo Juan Huamani, un vendedor de periódicos de 32 años que dice que votará por la candidata, añade la página web.

Problemas
 
El proceso electoral peruano no solo se caracteriza por la sorpresa llamada Verónika Mendoza. A diferencia de otros años, las elecciones de hoy han llamado la atención  por la gran cantidad de postulantes que ha quedado en el camino tras ser inhabilitado.
 
Incluso hasta el cierre de esta nota, el jueves pasado al mediodía, la favorita, Keiko Fujimori, de Fuerza Popular y que tiene el 34,4% de la intención del voto, según Ipsos, aún se mantenía en vilo luego de que el congresista Heriberto Benítez presentara el lunes un recurso que pedía reconsiderar la inhabilitación de la postulante por su presunta influencia en la entrega de dinero a un colectivo juvenil.  Los magistrados del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) tenían tres días para pronunciarse.
 
Los sondeos prevén que habrá segunda vuelta. El 34,4% no le alcanza a Fujimori para ser electa Presidenta de forma directa (necesita el 50% de los votos) y detrás de ella se encuentran en un virtual empate técnico el exministro conservador Pedro Pablo Kuczynski (Peruanos por el Kambio), con 16,8%, y la congresista de izquierda Mendoza, con 15,5%. 
 
En cuarto lugar está el periodista centrista Alfredo Barnechea (Acción Popular), con 8%, y quinto, el expresidente Alan García, con 5,3%.
 
Por eso es que las elecciones de hoy definirán en realidad quién le disputará, el 5 de junio, la segunda vuelta a la candidata de Fuerza Popular. Claro está, si ella no es inhabilitada  por el JNE y no ocurre hoy un giro de 180 grados en las previsiones de los sondeos.
 
El sondeo de Ipsos y de otras empresas también ubica  a Fujimori como ganadora de la segunda vuelta. Segura de su triunfo, la hija del expresidente Alberto Fujimori, actualmente en prisión por corrupción y delitos de lesa humanidad, dijo hace unos días que espera que en la cita del 5 de junio la carrera sea contra una mujer, en directa relación a la izquierdista Mendoza.

Desorden
 
De ahí que la incertidumbre sobre las candidaturas presidenciales ha dominado las últimas semanas de campaña. De los 19 candidatos que iniciaron la contienda en enero sólo quedan 10, entre ellos un exgobernador regional que está en la cárcel a la espera de un juicio por corrupción.
 
Además de Guzmán, quedó en la carrera otro de los postulantes que tenía ciertas perspectivas: el empresario César Acuña, quien regaló dinero durante una actividad proselitista y se le acusaba, además, de haber plagiado un libro completo y las tesis con las que obtuvo un doctorado en la Universidad Complutense de Madrid y dos maestrías, una en la Universidad de Lima y otra en la de Los Andes de Colombia.
 
Todo este panorama, acota la AFP, ocasionó que en menos de cuatro meses  buena parte de la masa electoral ha migrado de un candidato a otro y hoy impulsa a la más joven de las concursantes en un país donde el voto es obligatorio.
 
La situación preocupa a la Organización de Estados Americanos (OEA) que hace unos días calificó de "semidemocrático” el proceso electoral de hoy.
 
"Llegamos a esta elección con mucha incertidumbre, con mucho malestar, concluyendo un proceso no sólo controvertido sino que irregular, con expulsiones de candidatos, casos que no se habían visto antes”, dijo a la AFP el director de la consultora Vox Populi, Luis Benavente. 
 
"También llegamos sin convicción, sin una causa, buscando, otra vez, el mal menor”, agregó.
 
La Iglesia Católica, actor político en la elección 
 
Lima/AFP

Una Virgen protegiendo a la candidata presidencial Keiko Fujimori, un arzobispo exhortando a no votar por quienes apoyan el aborto y la unión civil gay, y la Conferencia Episcopal pidiendo descartar a los corruptos: imposible que la Iglesia Católica pase desapercibida en las elecciones en Perú. 
 
Las intervenciones de prelados en las últimas semanas de la campaña electoral han dejado patentes los intentos eclesiales para influir en el electorado en Perú, un Estado que se define laico.
 
La chispa que los puso bajo los reflectores fue el pedido del arzobispo de Arequipa, segunda ciudad de Perú, a no votar hoy por los aspirantes a la presidencia favorables a legalizar el aborto por violación y el matrimonio gay porque, según sus palabras, "es pecado”. "Votar a favor del matrimonio gay y el aborto es moralmente ilícito, esto se traduce en el lenguaje sencillo como pecado”, dijo el arzobispo, Javier del Río, durante un sermón de Semana Santa. 
 
En Perú, un país altamente conservador, con 30 millones de habitantes y donde según el Vaticano 26 millones son católicos, el aborto es legal sólo en caso de malformación grave del feto o en caso de que peligre la vida de la madre. 
 
Las recomendaciones parecen apuntar a reforzar las posibilidades de Keiko Fujimori, la favorita en los sondeos, contraria al aborto y a la unión civil gay, y que se encuentra en las antípodas en estos temas de otros contendientes, como la izquierdista Verónika Mendoza, del Frente Amplio, y el socialdemócrata Alfredo Barnechea, de Acción Popular. 
 
En una campaña donde los símbolos cuentan, Fujimori, la candidata de Fuerza Popular, lució un crucifijo pequeño sobre el pecho durante el debate presidencial del domingo. 
 
La Iglesia organiza desde 2012 las mayores marchas antiabortistas del país, movilizando a más de medio millón de personas según el cardenal Juan Luis Cipriani, del Opus Dei. 
 
La presión de la Iglesia Católica y de colectivos afines logró en los tres últimos años que el Congreso archivara proyectos legislativos que buscaban legalizar el aborto en caso de violación. 
 
El aborto es uno de los temas que fue puesto en la mira de los obispos de la Iglesia Católica peruana. El flagelo de la corrupción también recibió las críticas de los prelados.
 
Incluso hace unos días, el pasado 30 de marzo, los obispos instaron a  los fieles a "descartar a los corruptos” al momento de elegir al nuevo mandatario.
 
Para tomar nota 
  • Son unos 23 millones de peruanos los que deberán elegir hoy al sucesor del presidente  Ollanta Humala.
  • El país se halla ante la histórica ocasión de ser presidido por una mujer por primera vez en caso de que Keiko Fujimori, de 40 años, y Veronika Mendoza, de 35, pasen al balotaje previsto para el 5 de junio. 
  • En primera instancia, el nuevo mandatario o mandataria deberá  enfrentar tres problemas claves: incremento de la inseguridad ciudadana, reactivación de la economía y resolución de conflictos sociales vinculados con minería y medioambiente.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias