En un pueblo de Argentina logran “cosechar” el agua

La técnica es simple. Se adaptan los techos de las viviendas y se construyen canaletas que conducen el líquido hasta cisternas familiares con capacidad de hasta 16.000 litros.
domingo, 1 de mayo de 2016 · 00:00
Corzuela (Argentina) / IPS.-
 
En una semiárida región de la provincia del Chaco, en el noreste de Argentina, los campesinos incorporaron a su
cultura una técnica simple para disponer de agua durante las recurrentes sequías: "cosechan” la lluvia y la almacenan en una cisterna,  en el marco de un proyecto de adaptación al cambio climático.
 
Llueve en Corzuela, un pequeño paraje rural que engloba unos 10.000 habitantes desperdigados por su territorio, ubicado a 260 kilómetros de Resistencia, la capital provincial, y los enlodados caminos vecinales a veces impiden el paso. Pero no es siempre así en esta región semiárida donde como resume Juan Ramón Espinoza "cuando no llueve no llueve nada, y cuando llueve, llueve demás”. 

"Siempre faltó agua pero cada año va peor. Hay temporadas que en cuatro o cinco meses no cae una gota de agua”, contó a IPS el agricultor.
 
Los vecinos del municipio de Corzuela atribuyen la intensificación de las sequías a los "desmontes” (tala de árboles) como consecuencia de los monocultivos que llegaron a esa zona con el nuevo siglo.

"Nos comenzaron a invadir con plantaciones de soja. Hay mucho desmonte. 
 
Vienen, meten la topadora en 4.000 o 5.000 hectáreas con la topadora tumban todo. No dejan un solo árbol”, relató.
 
Un causante local al que se suman los efectos globales del cambio climático, extendiendo e intensificando las sequías. 

Los expertos lo llaman "déficit hídrico” que los campesinos de estos parajes traducen como falta de agua para beber, bañarse, lavar y cocinar alimentos, además de regar sus huertas. 

"Medio día perdíamos seguro de ir y volver, llenar los tachos y los tanques con agua para poder lavar, cocinar, y bañarse”, recordó Graciela Rodríguez, madre de 11

LOS HABITANTES DE CORZUELA APLICAN UN MÉTODO PARA COMBATIR LA SEQUÍA
 
En un pueblo de Argentina logran "cosechar” el agua 

METODO / La técnica es simple. Se adaptan los techos de las viviendas y se construyen canaletas
que conducen el líquido hasta cisternas familiares con capacidad de hasta 16.000 litros.

Fabiana Frayssinet hijos, que la acompañaron tantas veces en esa tarea. "Ahora si estás en tu casa y ‘necesitás’
agua, vas y la ‘sacás’ de tu propia casa nomás”, celebra a IPS la campesina, quien cuenta que ahora usa el tiempo que le quedó libre para hacer pan, limpiar la casa y cuidar a sus nietos.
 
El proyecto La solución era construir cisternas para recolectar y almacenar agua de lluvia. Pero los campesinos no tenían recursos ni tecnología para implementar ese sistema.
 
En la actualidad, unidos en asociaciones vecinales, reciben esos recursos a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en el marco del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) del Fondo para el
Medio Ambiente Mundial. 

El proyecto se ejecuta localmente con el asesoramiento técnico del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, para la construcción de las cisternas con cemento, ladrillos, arena, hierro y piedra, y del Instituto
Nacional de Tecnología Industrial (Inti), para la capacitación para la seguridad e higiene del agua almacenada.
 
"Este proyecto viene a solucionar un problema local muy acuciante que es el problema de la escasez de agua en  la región.

La solución es aprovechar los momentos de lluvia para recolectar y almacenar agua, para los momentos de escasez hídrica”, resumió María Eugenia Combi, del PPD. 

Un primer programa en el área se ejecutó entre 2013 y 2015, cuando se construyeron cinco cisternas comunitarias, que beneficiaron  a 38 familias. Un segundo proyecto comenzó en marzo de este año, para construir otras cinco cisternas comunitarias y otras 30 familiares.
 
La tecnología es simple y de bajo costo. Se adaptan los techos de los "ranchos” (viviendas rurales precarias), y se construyen canaletas que conducen el agua hasta las cisternas familiares, con capacidad de hasta 16.000 litros, o comunitarias, de hasta 52.000 litros.

"Una vez que los beneficiarios se capacitan en la construcción de las cisternas, éstas se puede replicar y construirlas en cada casa”, explicó la técnica a IPS.
 
En esta región la principal fuente de aprovisionamiento de agua para consumo humano y productivo es el agua subterránea de algunos pozos familiares, pero muchos pozo tienen altos contenidos de sales y hasta arsénicos.
Ahora la disponibilidad de agua todo el año contribuyó a aliviar ese problema también.
 
Un beneficio por donde se le mire
 
Estos campesinos viven de la agricultura de subsistencia sembrando cultivos tradicionales como batata (Ipomea batatas, también conocida como boniato o camote), mandioca (yuca), calabaza y maíz, y con la pequeña  ganadería o granjas. 

"Es una ayuda grande para los animales. Utilizamos el agua de lluvia guardada para lavar para tomar mate, para cocinar, para los pollos, para los animales, para la huerta, para todo”, relató Olga Ramírez, vecina de Corzuela.
Uso de agua que frente al panorama anterior es para Jésica Garay, estudiante de magisterio y madre de un bebé, "un derroche”.

"Ahora que tenemos esta cisterna podemos hasta derrochar el agua. La usamos hasta para hacer nuestra huerta. Antes apenas nos daba para tomarla y bañarnos”, contó.
 
"Ya no tenemos esa preocupación de dejar de comer algo para comprar algo”, recordó.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

65
1

Comentarios