Comicios en Perú no ponen en juego la estabilidad

Sea que esta noche gane Keiko Fujimori (lo más probable) o Pedro Pablo Kuczynski (menos probable), no está en cuestión que Perú continuará por la senda de la institucionalización democrática.
domingo, 5 de junio de 2016 · 00:00
Ricardo Paz Ballivián

Los últimos sondeos de opinión, publicados en Perú el día domingo 29 de mayo, coincidían en que Keiko Fujimori había logrado establecer una ligera ventaja sobre Pedro Pablo Kuczynski en el favor popular. Fueron determinantes, para llegar a esta situación, los dos debatespresidenciales que se produjeron en esta segunda vuelta. 

En ellos, sin duda, se vio una Keiko mucho más sólida y segura y un PPK desabrido, monocorde y exhibiendo
su avanzada edad. Un error muy grande, por parte de los asesores del candidato de Peruanos Por el Kambio, fue concurrir a los debates sin una adecuada preparación y sin paliar de alguna manera la imagen que iba a quedar en la retina del público: un candidato viejo y aburrido versus una candidata joven, agresiva y carismática.

La buena noticia para PPK llegó, a último momento, de donde menos se esperaba. La candidata izquierdista y revelación de la primera vuelta, Verónika Mendoza, anunció que votará por Kuczynski para tratar de evitar el "retorno al poder del fujimorismo corrupto y autoritario”. 

Sin duda un impulso inesperado y potente para las aspiraciones de PPK y un baldazo de agua fría para Keiko Fujimori. Como no tenemos acceso a las mediciones internas que realizan los partidos en la recta  final de la campaña (tracking), no sabemos cuál será el impacto real de esta arriesgada decisión de la excandidata del Frente Amplio. 

"No votes con odio”

La campaña de Keiko, sin embargo,  haciendo gala de una e ciente capacidad de respuesta contingente, respondió rápidamente a la convocatoria de Mendoza para votar por PPK, con una masiva intervención en redes sociales y medios de comunicación con el mensaje de "No votes con odio”. Una acertada apelación al voto positivo para tratar de controlar el fuerte voto "antifujimorista”, que está pendiendo como el factor más importante de esta elección.

Evidentemente, desde un inicio, es decir ya en la primera vuelta, el problema para resolver por parte de Keiko era cómo reducir el voto "antifujimorista” que en las elecciones de 2011 le había denegado el acceso a la presidencia.
 
Los estrategas de Fuerza Popular sabían que en primera vuelta debían  delizar al máximo el potencial de votos positivos y en segunda vuelta tratar de minimizar, con una delicada estrategia, el voto negativo. Ahora, el peor de los escenarios se les presentó con la decisión de Verónika Mendoza, pero está claro que se hallaban preparados
para ello y están respondiendo en consecuencia.
 
Por su parte PPK, obviamente, apuesta todo al voto "antifujimorista”.

Su esmirriado 21% de la primera vuelta sólo podrá convertirse en realidad de poder si logra que casi la totalidad de los que votaron por otros candidatos se decidan ahora por un voto negativo en contra de Keiko Fujimori. De todas maneras, si PPK lograra la victoria, en contra de todos los pronósticos (incluido el mío), a diferencia de Keiko tendrá un parlamento abrumadoramente mayoritario en contra, lo cual dicultaría de nitivamente la gobernabilidad de Perú.

Estabilidad institucional En todo caso, estas elecciones demostraron una vez más, que el pueblo peruano apuesta por la democracia para gestionar sus problemas y sus con ictos. Sea que esta noche sepamos que ha ganado Fujimori (lo más probable) o PPK (menos probable), no está en cuestión que Perú continuará por la senda de la institucionalización democrática, el respeto al Estado de Derecho, el progresivo desarrollo socioeconómico y las buenas relaciones con todos sus vecinos y el resto del mundo. 

Esta certidumbre y claridad que brinda la imposibilidad de la reelección del Presidente en funciones y que establece el ejercicio de la alternancia de las distintas opciones en el ejercicio del poder, sólo nos puede provocar una sana envidia.
 
Mañana los peruanos se levantarán felices y satisfechos pase lo que pase.

Saber que gobiernan las leyes y no las pasajeras pasiones de los caudillos de turno, es, claro que sí, el
mejor ejemplo que Perú nos brinda este domingo.
 
23 millones de peruanos acuden a las urnas hoy
 
Aldea Global / Agencias

Cerca de 23 millones de peruanos acuden hoy a los centros de votación de todo el país para elegir al sucesor del actual presidente, Ollanta Humala, para el periodo 2016-2021, en un país donde es obligatorio ejercer el derecho a voto y el ausentismo está penalizado con una multa.

En esta segunda vuelta se enfrentan Pedro Pablo Kuczynski (Peruanos para el Kambio) y Keiko Fujimori (Fuerza Popular) en un contexto de crítica al proceso electoral que ha sido cuestionado por los cambios que implementó el Poder Legislativo al modi car la Ley Electoral en plena campaña.

Los últimos sondeos de opinión, que por ley sólo se divulgaron hasta el pasado domingo, dieron a Fujimori una ventaja de 4,4 puntos sobre Kuczysnki. 

Primera vuelta
 
Keiko Fujimori ganó en abril pasado la primera vuelta de las elecciones presidenciales con un 39,85% de los votos, seguida de Kuczynski, que obtuvo el 21,01%, y Mendoza, que fue la tercera candidata más votada, con el 18,78%.La composición del Congreso (130 escaños) quedó así: Fuerza Popular se a anzó como la primera fuerza
al obtener 60 escaños, seguida de Peruanos por el Kambio, centroderecha, con 25; el Frente Amplio, izquierda, obtuvo 22; la populista Alianza para el Progreso, 11; Acción Popular, centro, 6; y Alianza Popular, 6.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

62
1

Comentarios