PumaKatari y teleférico, la revolución del transporte

Con tres rutas cada uno, el bus municipal y el servicio de transporte por cable se han convertido en atractivos turísticos y puntos de encuentro que transforman La Paz.
sábado, 13 de diciembre de 2014 · 00:09
 Liliana Carrillo V. / La Paz
La rutina dominguera ha cambiado  para Juan José Gómez y sus hijos Alejandra y Javier. Han dejado de ir al Zoológico de Mallasa, a la laguna de Cota Cota, a Laikacota  porque  los niños ya se conocen los parques  paceños de memoria. Ahora, los fines de semana, la familia de tres se levanta tempranito, toma el PumaKatari que los lleva desde Chasquipampa hasta la Curva de Holguín y empieza un viaje  de colores hacia El Alto.
"En un momento ya haces las mismas cosas con los chicos. Pero ahora desde tomar el Pumita y venir al teleférico todo es nuevo. A ellos les gusta y a mí también”, dice Gómez,  empleado público, cuarentón y divorciado.
Con tres rutas cada uno, el bus municipal PumaKatari y el servicio de transporte por cable Mi Teleférico se han convertido en puntos de encuentro, atractivos turísticos  y  pretextos  para invertir el tiempo libre. Pero han hecho más: son la punta de lanza de la revolución del transporte paceño, una revolución que empezó este año y da para largo.
 PumaKatari: cambio sobre ruedas
 
  Mercedes Quispe -40 años, madre de familia y vecina de  Alto Sopocachi- es una de las dos mujeres de pollera que trabajan como choferes de los   PumaKatari.
 Aprendió a conducir a los 15 años y antes de domar los motorizados  de transporte municipal fue taxista. "Conducir el PumaKatari es casi igual que manejar un taxi, aunque por las dimensiones del bus lo más complicado es cuando me encuentro con vehículos mal aparcados en las esquinas”, cuenta ahora después de 10 meses de experiencia.
 El sistema La Paz Bus comenzó a operar el 24 de febrero de este año con 60 PumaKataris, construidos especialmente para la ciudad en China, y dos rutas: Parque Urbano Central (PUC)- Cotahuma y PUC- Villa Salomé. Dos semanas después se inauguró la tercera: PUC-Chasquipampa.
Con un servicio de 24 horas durante siete días a la semana, paradas fijas, frecuencias establecidas y trato cálido a los usuarios, los buses PumaKatari significaron una revolución para los paceños, acostumbrados -como estaban- a los tramajes, el maltrato, la incomodidad o la desaparición del transporte sindicalizado.
 

Félix Choque -vecino de Chasquipampa- utiliza el PumaKatari  varias veces al día desde que comenzó a funcionar. "Lo que más me convence es que tiene paradas fijas y va por rutas que evitan las trancaderas. Con este bus puedo gestionar mejor mi tiempo”, dice. Su compañera de asiento Leidy Rojas -estudiante de la carrera de Trabajo Social en la UMSA- interviene: "Además, aquí en el bus hay un ambiente lindo, todos nos tratamos bien, saludamos, damos el asiento. Aquí todos somos mejores”, comenta.
Para la comuna, impulsora del proyecto, el PumaKatari es motivo de orgullo: "Es una de las satisfacciones  de esta gestión el haber propuesto y realizado un proyecto muy beneficioso para la gente y haberlo impuesto sin grandes dificultades -dijo el alcalde Revilla a Página Siete en julio- Por otro lado, la población ha hecho suyos los buses, los cuida y defiende”.
 Dos estudios   que evaluaron el servicio de transporte municipal este año evidenciaron que un 90% de los encuestados estaban satisfechos con los PumaKatari.   
Los puntos de parada y la comodidad cuentan con el menor índice de satisfacción de la población; pero hay otras quejas. "Una noche, a las 11:00, he  esperado una hora, sola, en la parada de la calle 28 de Cota Cota y nunca vino el bus”, protesta Lidia Martínez, vecina de San Pedro que trabaja en la zona Sur.  "He renegado pero otro día también me han llamado de las oficinas de la Alcaldía  para devolverme un fólder con documentos que me había olvidado en el bus”, añade.
  Para enero de 2015,  se prevé la llegada de 73 nuevos motorizados fabricados en China  para ampliar las rutas del sistema La Paz Bus. "Con la llegada de los nuevos 73 buses  estarán en funcionamiento cuatro nuevas rutas que se sumarán a las tres actuales y tendremos las siete primeras de un sistema de 22”, explicó Revilla.
Para el próximo año también la Alcaldía de La Paz  prevé que empiecen a operar otros dos tipos de motorizados que complementen  el sistema La Paz Bus. Actualmente licita -por tercera vez-   14 buses, similares a los colectivos,  que darán servicio a las  zonas apartadas del centro paceño y serán   "alimentadores” de los  PumaKatari. También oficializó la compra de un bus prototipo de doble piso, con capacidad para 120 pasajeros, para el transporte entre La Paz y El Alto.
 "El primero es el PumaKatari, por eso le tenemos tanto cariño a este bus. Ojalá que haya más rutas "y más”, dice la conductora Quispe desde el volante.   
 Teleférico: vuelo en colores
  
 "Estoy medio asustada”, decía Carmen Crespo, boleto en mano, antes de abordar el teleférico. Recordaba que hace medio siglo    compraba boletos para el tren en la actual Estación Central de la línea Roja.  El pasado 30 de mayo, la mujer de 80 años adquirió un ticket   y   abordó una cabina de transporte por cable que ha cambiado la imagen de  La Paz.
Primero fue la Roja, en septiembre; la Amarilla, el 4 de diciembre; la línea Verde concluyó la primera etapa de Mi Teleférico, que une La Paz y El Alto. Considerada la red de transporte por cable más grande del mundo,  permite llevar a más de 18.000 personas en sus tres líneas, que suman 11 estaciones, todas con nombres simbólicos en aymara.
La línea Roja une la estación 16 de Julio  con la ex  Estación, con una parada intermedia en el Cementerio. La línea Amarilla, conecta Ciudad Satélite (El Alto) con la Curva de Holguín (Obrajes), con paradas intermedias en Sopocachi y la Buenos Aires. La línea Verde  va desde la Curva de Holguín hasta  la zona de Irpavi, con dos paradas intermedias en Obrajes y Alto Obrajes. Este año, la empresa estatal prevé trasladar a su pasajero 10 millones.
 

Popular entre propios y extraños, el teleférico, construido por la empresa Doppelmayr, ha tenido que aprender de sus errores. Los primeros días fue tal la demanda de los usuarios que los equipos colapsaron y la gente tuvo que hacer colas hasta  por  horas para subir a las cabinas rojas,  las primeras en el aire.
El 31 de mayo, doña Juliana Guarachi (de 70 años) se había puesto  su manta de gala para su primer viaje en teleférico . "Lindo parece, por eso hemos juntado moneditas y hemos venido a conocer, pero  no nos alcanza. Vamos a tener que volver en micro”, relató  la señora en la Estación Central.
Antes, su esposo, Jorge Mercado Chuquimia (74) explicaba a una funcionaria  que les correspondía pagar 1,50 bolivianos por ser de la tercera edad. "Señorita, en la radio he escuchado: los mayores, los abuelos, podemos pagar 1,50 nomás. Así  ha dicho”, repetía don Jorge, que se había sacado la cachucha y la sostenía entre las manos para dar énfasis a sus palabras. Ese día no viajó.
Durante el primer mes del teleférico no se aplicó la anunciada tarifa diferencial de 1,50 bolivianos -la mitad del pasaje normal- para estudiantes, personas discapacitadas y de la tercera edad.
Los cortes frecuentes -la línea Amarilla paró tres veces el día de su inauguración- han generado también molestias por dejar a los pasajeros "colgados”. " La gente tiene que aprender a no tocar los equipos y no sacar el pie... pero no entienden”, explicó    un funcionario de chaleco azul tras un corte. "Pero cuidadito, la única voz oficial es don César”, advirtió.
Don César apellida Dockweiler y es el gerente de la estatal Mi Teleférico. Ha explicado que los cortes -que llegan a una decena- obedecieron a bajas de energía, a errores de los usuarios o a tormentas eléctricas.
 "Se va a parar el sistema  las veces que tengamos tormentas eléctricas por encima de nuestras estaciones. El objetivo es  resguardar estos equipos electrónicos que tenemos, que son muy valiosos. Si cayera un rayo  podría afectar por mucho  tiempo el servicio”, explicó finalmente y anunció  más cursos de capacitación al personal.
 Pero ni colas  ni paros  y la incomodidad de las estaciones de las dos primeras líneas, que se estrenaron sin haber terminado todas  las obras en áreas exteriores, han disminuido el interés de la población por el teleférico.
 
Las tres líneas, que de lunes a viernes  son menos concurridas, los fines de semana se llenan de familias de usuarios, turistas, vendedores y hasta parejas de recién casados que han sustituido el rito del paseo nupcial por un viaje en las cabinas.
El pasado fin de semana la atención se concentró en la línea Verde, inaugurada el 4 de diciembre, que lleva al transporte por cable hasta la zona Sur.   En la estación "Irpawi” se concentraron decenas de vendedores que ofrecían desde sandwich de chola y algodón de dulce hasta cámaras desechables y cabinas de cartón para armar.
"La mayoría de la gente viene en fin de semana para conocer y hacer turismo”, dice un  funcionario de la estatal  que conoce también el movimiento de fin de semana en las estaciones Amarilla y Roja.
El ocio y  el placer  es -precisamente- el que  lleva a Juan José Gómez y a sus hijos cada fin de semana a pasear en el teleférico. "Yo no necesito ninguna de las tres líneas en mi cotidianidad porque tienen destinos muy definidos y yo trabajo en el centro; pero me gusta venir con los chicos”, dice el padre de familia. A su lado su primogénito, Javier (12), le pide: "¡Otra vez subiremos!”.  


 

El Comité Metropolitano busca un sistema articulado de transporte

Aunque nacieron de instancias y gestiones distintas, y en principio parecieron enfrentados, el sistema municipal de transporte La Paz Bus y el servicio de transporte por cable Mi Teleférico actualmente coordinan acciones  para crear un sistema articulado, al que se sumará el bus edil alteño Sariri.
"No hay competencia, los dos servicios pueden funcionar de manera integral. Pero es fundamental  que las políticas de transporte de la ciudad de La Paz sean coordinadas con la Alcaldía.   Lo más razonable es que la planificación de las estaciones vaya con el plan municipal”, dijo el alcalde Luis Revilla entrevistado por Página Siete en el mes de julio.
Un mes antes, el burgomaestre paceño y su par de El Alto, Édgar Patana,  firmaron  un acuerdo que creó el  comité bi-municipal que ejecutará el estudio Técnico Económico Social y Ambiental (TESA) para   implementar el Sistema Integrado de Transporte Masivo en ambas ciudades.
Mediante el acuerdo, los alcaldes se comprometieron a realizar  esfuerzos conjuntos  con miras a disponer en el futuro un sistema integrado de transporte masivo para toda el área metropolitana. Éste busca  solucionar los graves problemas de movilidad y tráfico que enfrentan La Paz y El Alto, individualmente y como  área metropolitana en su conjunto.
Actualmente, al comité se suma el Ministerio de Obras Públicas con la empresa estatal Mi Teleférico. Y los primeros pasos ya están dados.
 Hace un mes, el comité determinó  habilitar un primer intercambio bimodal de transporte entre el teleférico y los buses municipales PumaKatari, a la altura de la Curva de Holguín, donde termina la línea Amarilla y comienza la Verde.
Según explicó el ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez, se analiza habilitar otros cambios bimodales en las demás estaciones del teleférico, donde podrían existir paradas fijas de los buses PumaKatari.
"Lo ideal sería que un usuario tome el PumaKatari hasta una estación del teleférico y viaje hasta El Alto, donde conecte con el bus Sariri”.

5 nuevas líneas en segunda etapa
La segunda etapa del teleférico incluye cinco líneas y comenzará a construirse en enero, según anunció el presidente Evo Morales.

La primera línea de esta segunda fase partirá de la estación 16 de Julio de la línea Roja  y atravesará los sectores de  Chacaltaya y UPEA hasta Río Seco.
La segunda línea partirá desde la Terminal de El Alto, atravesará por el Faro Murillo y llegará hasta el sector  Las Monjas, aledaño al  Centro de Telecomunicaciones de La Paz.
El tercer tramo partirá desde la ex Estación de  Trenes y conectará el parque Riosiñho y la avenida Periférica hasta la plaza Villarroel. De allí partirá la cuarta línea,  pasará por Villa Copacabana y Villa San Antonio y llegará a la estación de la Curva de Holguín.
La quinta línea partirá de  la estación de Irpavi (Colegio Militar), irá a  la zona de Achumani y culminará en Cota Cota.

10
millones
de pasajeros trasladó el teleférico.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

Comentarios