Las cuatro mentiras que ensombrecen el proceso electoral boliviano.

jueves, 17 de septiembre de 2020 · 21:50

A medida que se acercan las elecciones, argumentos sobre la validez del voto o el porcentaje que debe obtener un candidato para llegar a la Presidencia se divulgan por Facebook, Twitter y WhastApp 

Fuente JORGE BERNAL/AFP via Getty Images

Desde negacionistas de las encuestas hasta detractores de la Ley electoral, el proceso rumbo a las elecciones está signado por mentirosos y mentiras que se disipan como un virus a través de las redes sociales. Te contamos cuáles son las más grandes falacias que ensombrecen el proceso democrático.

El voto rural vale más que el voto urbano

Desde usuarios en redes sociales hasta estructuras políticas han llegado a afirmar que el actual sistema electoral favorece al voto rural en desmedro del voto urbano, condenando de esta manera a la actual Ley 421, sin embargo, es información falsa.

La actual geografía electoral hace una distribución de los diputados uninominales considerando la composición demográfica de Bolivia y sus particularidades poblacionales en cuanto a los departamentos, no en base a los criterios urbano-rural.

El actual sistema busca generar una cierta ecuanimidad de representación entre las regiones del país. Es decir, un diputado uninominal en Chuquisaca es electo por aproximadamente 115.231 habitantes, en Santa Cruz lo es por 189.649 electores y en Pando, por 55.218. Estos contrastes se sustentan en el concepto de proporcionalidad dentro de la unidad departamental. Existe por tanto una diferencia, pero no es campo-ciudad sino entre departamentos.

En Bolivia Verifica dedicamos una nota completa para explicar cómo funciona la geografía electoral y desmentimos que el voto rural valga más que el voto urbano. Puedes leer el reporte aquí.

2. El día de las elecciones se disparan los casos de COVID-19, como ocurrió en República Dominicana

El país caribeño llevó adelante elecciones presidenciales el 5 de julio en plena pandemia. Bolivia posó sus ojos sobre esa experiencia y la usó tanto para afirmar que fue “la muestra de la explosión de casos de coronavirus” como para asegurar por el contrario, que “no tuvo ningún impacto sanitario”. Lo cierto es que, según las cifras se mantuvo el ritmo creciente de la curva pero hubo más ausentismo del habitual.

Mariela Mejía, periodista y docente dominicana explicó en contacto con Bolivia Verifica que la curva que tiene su país fue producto de “la desescalada, las actividades electoralistas (pre y durante comicios) y el desacato de los ciudadanos a mantener distanciamiento”. Por tanto, no es prudente atribuir esos nuevos casos solamente a un día, sino que es necesario contemplar una serie de factores que posibilitaron la masificación del contagio, incluidas las caravanas de los partidos.

Desde Bolivia Verifica analizamos la curva dominicana junto a dos epidemiólogos. Puedes leer nuestro reporte aquí.

3. Quien gane con el 70% en Santa Cruz ganará la elección

A través de redes sociales se divulgó información errónea sobre el peso del voto por departamento con miras a las elecciones nacionales. Llegando a afirmarse que quien gane con el 70% del voto en Santa Cruz tiene asegurada la silla presidencial, es información falsa.

Según el padrón electoral del año 2020, en Bolivia hay un total de 7.031.294 electores habilitados para emitir su voto. De esta cifra el 26.83% corresponde al total del departamento cruceño. Si se tiene en cuenta el 70% de votantes, se estaría hablando de un máximo de 18.7% para el resultado nacional, porcentaje que incluiría todas las opciones políticas y los votos blancos, en caso de que haya votos nulos esta cifra baja. En el hipotético caso de que todos los votos válidos sean a favor de un solo candidato, sería de igual forma insuficiente para definir una elección.

Para conocer cómo está repartido el voto por departamento y ampliar este tema, te invitamos a leer una nota que lo explica. Haz click aquí.

4. «No creo en esa encuesta porque a mí no me entrevistaron»

La última encuesta de Ciesmori tuvo un total de 2.343 encuestados. Eso significa que hay más probabilidades de que no te encuesten, lo cual no significa que la cuesta sea inválida.

La encuesta es una técnica de investigación que se lleva a cabo mediante la aplicación de un cuestionario a una muestra de personas no al total (que se denomina universo). Por tanto, aunque sean 7 millones los electores habilitados no quiere decir que se les preguntará a todos por quién votarán.

Según el reglamento del Tribunal Supremo Electoral para los estudios de opinión, el margen de error de la muestra no debe exceder el 3% en el nivel nacional, y el 10% en el nivel departamental o ciudad. En todo caso, el resultado es de tipo probabilístico.
 

 

 


   

Valorar noticia

Otras Noticias