Minuto 90

Un fusible llamado DT

Ramiro Sánchez @rsanchezbolivia
lunes, 11 de noviembre de 2013 · 20:38
Al igual que en certámenes anteriores, en el presente torneo se dieron cambios en la dirección técnica de algunos equipos. El caso más reciente fue San José, que presentó a Juan C. Paz García en sustitución de Marcos Ferrufino.
Si bien esta decisión se da por razones extrafutbolísticas, de un tiempo a esta parte parecería que los clubes procuran un mayor apego a la palabra proceso, término que en nuestro fútbol todavía se asemeja más a utopía.
Hay una realidad que tampoco se puede desconocer. El aficionado reacciona ante los resultados. Cuando éstos no llegan, empieza la silbatina a los juveniles –muchos de ellos debutantes-, se insulta a los técnicos a la par de exigir su salida o, lo que es común en nuestro medio, se ve a los futbolistas con otros ojos, creyendo que juegan para atrás buscando desestabilizar al DT.
Ahora bien, la dinámica de nuestro fútbol es tan particular que existen hechos que no pasan inadvertidos. Si no, cómo explicar que un equipo pierda varios partidos consecutivos y ni bien el DT presenta su renuncia, hay un reencuentro con la victoria con un interinato de jugadores en la conducción del plantel? Sin duda que hay mucho más por detrás de la tan famosa expresión "técnico que debuta, gana”.
Ante esta verdad, donde conviven la inestabilidad y la presión de los hinchas, la confianza en un cuerpo técnico debería medirse a partir de distintas variables: Rendimiento del  equipo, promoción de jugadores, disciplina  del plantel, consecución de objetivos a corto, mediano y largo plazo, y lo que es cada vez más difícil en nuestro medio, encontrar una identidad de juego.
Hacemos votos porque esta cultura se asimile en el fútbol boliviano, puesto que mientras una institución no sea conducida con objetivos serios, seguiremos escuchando desde tribunas una solución que parece fácil: ¡Que se vayan todos! Y lo que es peor, con eco en los dirigentes.

 

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias