The Strongest suma 30 puntos y está a uno de Bolívar, el líder

Con más garra que fútbol, el Tigre vence a Nacional 2-0

Los goles del equipo aurinegro fueron marcados en el epílogo del partido. Parada anotó a los 42 minutos del segundo tiempo y Chávez a los 47.
viernes, 22 de noviembre de 2013 · 23:52
Jhony Mollinedo  / La Paz
The Strongest está en carrera, pese a que nuevamente debió sacar fuerzas de flaqueza y recurrir a su tradicional garra  para imponerse anoche, en los últimos minutos del partido, a Nacional Potosí (2-0).
El Tigre se puso a un punto del líder, Bolívar (31 unidades),  y suma la misma cantidad que San José, ambos deben jugar mañana sus partidos por la  fecha 17.

Sin embargo, el decano está en la lucha, porque en caso de que tanto Bolívar como San José pierdan en sus cotejos dominicales, tendrán toda la chance para rebasarlos en el siguiente partido.
 
Al Tigre nunca hay que darlo por perdido, hasta la suerte se pone de su lado, porque a falta de tres minutos para el final del partido, cuando Parada parecía que iba a enviar un centro, su disparo se introdujo en el arco potosino. Cinco minutos más tarde, cuando Nacional se había ido con todo al ataque, incluido su buen arquero Aristides Florentín, la visita no pudo culminar de buena manera una jugada de tiro libre y el balón fue a parar a los pies de Daniel Chávez, quien ante el arco desguarnecido anotó el 2-0 definitivo, tras una veloz corrida de más de 50 metros.
 
Julio Baldivieso, técnico del cuadro de la banda roja,  planteó bien el partido. No se metió atrás, pero sí se defendió con orden e intentó también buscar lo suyo, ante un The Strongest que dominó territorialmente pero que no llegó con peligro a la portería rival. El visitante se dio modos para complicar a la zaga atigrada, con tres arriba y tres jugadores en el medio, tal como lo hizo ante Bolívar.
Los atacantes presionaban a los atigrados, mientras los del medio se ocupaban de copar espacios. Pablo Escobar estuvo en lo suyo, buscando e intentando; fue el más peligroso de los atigrados en la etapa inicial, pero no tenía mucho espacio, porque estuvo bien marcado por Wálter Rioja y Fernando Martelli.
A los 15 minutos, Escobar remató desviado, tras una buena cesión de Raúl Castro, quien dejó en el camino a su cancerbero, mostrando gran dominio de balón. Luis Melgar también buscó lo suyo, pero en medio de la maraña de piernas del plantel potosino era difícil. A los 35 minutos empalmó de cabeza tras un centro de Soliz, pero el balón salió muy desviado.
 
A esta altura del partido, Edson Zenteno se erigió como una figura del visitante, distribuyendo y quitando balones.
El partido se tornaba complicado, con ambos equipos lejos de su arco, sobre todo por la buena marca de los jugadores potosinos que tampoco se resignaban a buscar el área contraria.
A los 42 minutos, Rodrigo Vargas recibió el balón, encaró a Rony Jiménez, pero remató ligeramente desviado, cuando su compañero Mario Giménez esperaba en mejor posición. Fue la jugada de mayor peligro en la primera etapa para los potosinos.
 
 
El segundo tiempo se jugó sin lluvia y con un Tigre en busca del primer gol.
 
A los 5 minutos, Escobar apuntaló al atigrado, más con fuerza que con buen fútbol. Seis minutos después, Chávez, quien ingresó en el segundo tiempo, desbordó por la izquierda, cedió a Escobar que empalmó mal y desviado.
A esta altura del partido el golero Florentín, de Nacional Potosí, se constituyó en otra de las  figuras del partido, porque atajó bien, tanto por arriba como por abajo. El paraguayo parecía imbatible.
El Tigre se fue con todo, con Mealla y Melgar como puntas, a su estilo. Con Nacional arrinconado, cualquier cosa podía pasar y eso ocurrió al final del partido, cuando The Strongest llegó a la victoria.
 
A los 42 minutos, Parada se proyectó por la derecha, envió un centro y el balón se introdujo en el arco de Nacional, de la única manera posible, con buena dosis de suerte. Ya la gente desbordaba en las tribunas y comenzaba a gritar "Tigre... Tigre...”.
Pero la fiesta atigrada tenía algo más, el segundo, que vino luego de que todo Nacional, incluido su arquero, se fueron en busca del empate. El volante Carrizo cedió el balón de forma equivocada, Chávez se hizo del esférico y con el arco a su disposición convirtió el 2-0 definitivo, a los 47 minutos, ante el delirio de la hinchada local.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias