Viloco, a los 44 años de la tragedia aurinegra

Minuto 90 Iván Aguilar Historiador del fútbol
jueves, 26 de septiembre de 2013 · 22:55
El día viernes 26 de setiembre, a las 14:00,  el primer equipo de The Strongest aborda la nave Douglas DC 6B del Lloyd Aéreo Boliviano en el aeropuerto del Trompillo, en Santa Cruz de la Sierra, luego de participar en un cuadrangular en homenaje a la efemérides de la fundación cruceña.
20 hombres integraban la delegación: el delegado, José Ayllón Guerra; el técnico, Eustaquio Ortuño, (otrora arquero de la Selección nacional y del Tigre); el utilero, Felipe Aguilar; y los jugadores  Armando Angelacio, Orlando Cáceres,  Hernán Andretta, Juan Iriondo, Miguel Ángel Porta, Jorge Tapia, Julio Alberto Díaz, Óscar Guzmán, Héctor Marchetti, Óscar Flores, Raúl Farfán, Diógenes Torrico, Fernando Durán, Osvaldo Franco, Eduardo Agustín Arrigó, Germán Alcázar y Ernesto Villegas.
Todos ellos se suman a los demás pasajeros  haciendo un total de 74 personas que hallaran su destino minutos después.
El presidente de la delegación,  Albero Alarcón, se salvó milagrosamente al cambiar su boleto antes del abordaje con un amigo que precisaba viajar con urgencia.
Informe de la tragedia
El  viernes 26 a las  14:10 la delegación aborda la nave y 20 minutos después levanta vuelo en el aeropuerto  cruceño del Trompillo.
Los operadores de radio en el Trompillo pierden contacto con la nave a las 15:15. Se miran entre ellos buscando una explicación y un silencio de muerte los invade. A las  15:30 los operadores notifican a los aeropuertos de  Cochabamba y La Paz la pérdida de contacto, presumiendo el desastre.
Los directivos y socios del club se enteran del caso aproximadamete a las 16:00. Una hora después la noticia gana las calles y los hogares de los familiares de los pasajeros.
Según pasaba el tiempo la angustia se apoderaba de la ciudadanía. El cuadro era inenarrable.
El sábado 27 la población y los familiares ganan las calles en procura de los diarios en busca de noticias del avión desaparecido.
La directiva de  The Strongest, presidida por el español  José Luis de Aranguren, se declara en emergencia. Comienzan a llegar a la secretaría del club notas de apoyo de instituciones públicas y privadas.
El Lloyd, la Fuerza Aérea Boliviana, TAM, YPFB, Urdini Motors, USAF, Grace y  Gulf Oil envían sus aeroplanos en procura de la nave.
Más de 600 personas participan en patrullas de búsqueda de la nave. Entre las 14:30 y las 23:00 mineros de la zona  de Viloco encuentran los restos de la nave en un cañadón llamado paradójicamente ¡La Cancha! No se encontraron sobrevivientes.
El domingo 28 en la mañana (10:00) la Asociación de Fútbol de La Paz (AFLP)  suspende los partidos por el torneo paceño.
Al promediar las 18:30 se rescatan los primeros 30 cuerpos sin vida.
Los diarios del país y las radioemisoras dan cuenta de la tragedia en las primeras horas del lunes 29 (6:00). 3.000 personas participan en la búsqueda del resto de los pasajeros durante tres días.
La noticia es conocida en el mundo entero. Llegan a la secretaría del club condolencias de los principales clubes de fútbol del mundo. Arriban  a La Paz los familiares de los jugadores argentinos y paraguayos.
Miles de personas asistieron el velorio de los jugadores en la Catedral de Nuestra Señora de La Paz.
Alrededor de 15.000 personas acompañaron los restos de los jugadores atigrados a su última morada en el Cementerio General de La Paz. Posteriormente el club construiría un mausoleo para sus inolvidables jugadores
Grandes clubes del continente enviaron  su ayuda y colaboración a The Strongest.
Llegaron los presidentes de River Plate y de Boca Juniors, ambos de  Argentina; se jugaron  partidos a beneficio para  ayudar a los deudos de los atletas. Además, Boca  envió tres jugadores, entre ellos Luis Fernando Bastida.
Un año después, a fines del 70, los nuevos jugadores  del viejo Tigre paceño alzan una nueva copa, es el título paceño de 1970 en honor a los caídos.
Un acto religioso para recordar
Una misa en memoria de los jugadores y miembros del cuerpo técnico de The Strongest que fallecieron en el accidente aéreo de Viloco, hace 44 años, se celebró ayer en la iglesia de la Virgen del Carmen.
   Kurt Reintsch, presidente del club aurinegro, señaló que el agradecimiento y los honores que se les brindará a los caídos en Viloco será eterno.
Además, destacó el espíritu de lucha y  unidad que tuvo la institución en ese momento porque supo sobreponerse de tan trágico episodio. Añadió que esa actitud es un ejemplo para las actuales y futuras generaciones.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias