Roberto Bautista tumba a Djokovic y jugará el título con Murray o Gilles Simon

El español supera con agresividad al número 1 y alcanza su primera final de un Masters 1.000
sábado, 15 de octubre de 2016 · 07:44

ABC.ES / Laura Marta 
Se arrodilló para celebrar una victoria especial: ante el número 1 del mundo y para alcanzar una final. Roberto Bautista destrona a Novak Djokovic en Shanghái y será el valenciano quien se juegue el título anet Andy Murray o Gilles Simon.

Quería ganar y quería hacerlo a lo grande. Por eso desaprovechó hasta tres bolas de partido con su servicio y lo consiguió al resto, contra un Djokovic desenfrenado que se dejó una raqueta destrozada y una camiseta igual de rota por el camino. Tanto llegó Bautista a desesperar al serbio, que acumulaba error tras error no solo por falta de concentración o cansancio después de otra temporada excelsa. Era el español quien lo ponía en apuros con cada golpe, agresivo en todo el torneo y multiplicada su ambición para alcanzar la final del Masters 1.000 de Shanghái.

Su celebración, de rodillas en la pista, fue la liberación para el castellonense, que se se dejó llevar por la euforia del momento ni por la envergadura del rival. Había superado a Jo-Wilfried Tsonga en los cuartos y, a un paso de la final, su primera en un Masters 1.000, se liberó de la presión con un juego sobrio, seguro y siempre hacia delante.

La prueba de que el choque no iba a ser nada fácil es que cada uno ganó su turno de saque en los ocho primeros juegos del encuentro. Nueve para el español, que logró desestabilizar al serbio al resto para atrapar la primera manga.

Una lucha en la que también se observaron los miedos del español y los del serbio, capaz de conseguir nueve opciones de rotura, incapaz de agarrar más que dos. Un buen ejemplo de la seguridad en el tenis de Bautista, que completó el repertorio con cinco saques directos y golpes de muñeca espectaculares para superar a Djokovic en la red o dejarlo clavado con alguna dejada de guante blanco.

La ambición del español, que ha sumado dos títulos en esta gran temporada, puso más en el segundo set. En el sexto juego logró un break que lo llevaba en volandas hasta la victoria. Djokovic, que ya había pagado su frustración destrozando una raqueta cuando perdió el primer set, siguió sin en contra la fineza de otros encuentros, aunque ya este torneo había dado muestras de cansancio. Sin embargo, si su aura de invencible había funcionado contra Zverev en los cuartos, no lo iba a ser con Bautista. El número 1 acumuló hasta 29 errores y una camiseta rota, arrancada en su pecho porque no veía salidas.

No las encontró, aunque recuperó el break y trató de alcanzar el empate. Sin embargo, Bautista se lo negó. Volvió a ganar su servicio y se situó con un 5-3 y saque con el que ya rozaba su primera final. Siempre es complicado ganar. Y más contra Djokovic. El número 1 del mundo lo obligó a un más difícil todavía porque en el juego más largo del encuentro, que superó los diez minutos, el español defendió hasta cuatro opciones de rotura, pero el serbio hizo lo propio con tres bolas de partido.

Sin ponerse nervioso ante el abismo, no hacer caso de las estadísticas que indicaban que el de Belgrado le había ganado las cinco ocasiones anteriores, Bautista se trabajó otra cuarta oportunidad, al resto. Djokovic no controló su golpe de respuesta y el castellonense se arrodilló para celebrar una victoria con triple sabor a gloria: vencer al número 1, por primera vez en su carrera y alcanzar también su primera final en un Masters 1.000.




AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

66
1

Comentarios

Otras Noticias