El multimillonario Frank McCourt compra el Olympique de Marsella

Quiere invertir entre 100 y 200 millones de euros en fichajes la próxima temporada con Monchi como director deportivo.
martes, 18 de octubre de 2016 · 06:59
La Vanguardia /
Aires de cambio en el Velodrome, que lleva años suspirando por un giro radical en la gestión de su equipo. El Olympique de Marsella es el equipo con más aficionados de Francia y a partir de este lunes estará gobernado por un multimillonario norteamericano llamado Frank McCourt, que sueña con reverdecer viejos laureles en la Riviera Francesa. No es el primer club histórico del Viejo Continente que cae en manos estadounidenses. El Manchester United (familia Glazer) o el Liverpool (Fenway Sports Group) son dos ejemplos del cambio de rumbo que rige el fútbol europeo.

McCourt se ha convertido en el máximo accionista del club marsellés tras firmar el acuerdo de compra con Margarita Louise-Dreyfus a cambio de unos 45 millones de euros. El traspaso de poderes pone fin a 20 años de la familia Louis-Dreyfus al frente el Olympique, con un pobre bagaje de una liga (2010) y tres Copas de la Liga. Unos últimos años llenos de altibajos deportivos y falta de continuidad en la filosofía deportiva habían derivado en un divorcio absoluto de la directiva con la afición.

El Olympique, único club en la historia del fútbol francés con una Copa de Europa en su palmarés, pasa así a manos de McCourt, un buen aficionado al deporte. Nacido en Boston en 1953 y educado en Georgetown, este exitoso hombre de negocios inmobiliarios fue dueño de una de las franquicias con más pedigrí del deporte norteamericano, Los Ángeles Dodgers de béisbol, y de su estadio, el popular Dodger Stadium, de 2004 hasta 2012. McCourt posee actualmente el Maratón de Los Ángeles.

El nuevo dueño del Olympique tiene la difícil misión de reflotar al club insignia de Marsella, la segunda ciudad más poblada de Francia, que ha abandonado a su equipo en los últimos años, dejando vacíos los asientos del Velodrome.

Ha dejado de ser noticia que el Marsella no gane, que no se clasifique para las competiciones europeas, una pérdida de brillo que deberá detener el nuevo dueño de la entidad. Para lograrlo, McCourt ha nombrado a un joven presidente, Jacques-Henri Eyraud, antiguo patrón de prensa de 44 años que parte con el objetivo de reconstruir todo el club.

Empezando por la parcela deportiva, que pasa por la creación de una nueva estructura que acabe con años de fichajes incoherentes que han llevado al Marsella a soportar una gran masa salarial sin tener en su plantilla grandes estrellas.

Eyraud deberá nombrar un nuevo director deportivo, puesto para el que suenan con insistencia dos nombres, sobre todo el del portugués Luis Campos, cercano al agente Jorge Mendes y al entrenador José Mourinhoy que desde que el pasado verano dimitiera del Mónaco no tiene club. El otro candidato era el español Monchi, aunque la cláusula de rescisión de su contrato con el Sevilla parece ser un obstáculo para su llegada a la costa mediterránea francesa, según los medios galos.

Una vez organizada la parcela técnica, todo apunta a que el actual entrenador, Frank Passi, exadjunto del español Míchel, dejará su puesto a un hombre con más prestigio. En ese caso también hay dos candidatos potenciales, el francés Rudi Garcia, despedido el año pasado de la Roma, y el portugués André Villas-Boas, sin descartar otros, como un eventual retorno del argentino Marcelo Bielsa, el hombre que hace dos temporadas devolvió la esperanza al Marsella.

La siguiente labor será construir una plantilla competitiva, para lo que, según los medios franceses, el multimillonario de Boston podrá invertir entre 100 y 200 millones de euros en los dos próximos mercados de fichajes, el de invierno de esta temporada y el de verano de la siguiente.

De confirmarse, sería tanto como lo que los Louis-Dreyfus han puesto en el club desde su llegada hace 20 años (169 millones de euros), tras haber adquirido la entidad por menos de 4 millones.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

66
1

Comentarios