Minuto 90

Otro fútbol: institución y competencia en los barrios

lunes, 19 de diciembre de 2016 · 00:00

Mario Murillo Sociólogo

 

En Bolivia, la competición institucionalizada en torno al fútbol no se lleva adelante sólo por la vía profesional. En muchos barrios de La Paz se organizan campeonatos que no tienen nada que envidiar –algunos dirían, incluso, que son mejores– a los que emprende la Liga Profesional del Fútbol Boliviano. Un ejemplo muy ilustrativo es la Liga Deportiva El Tejar.

Ubicada en una populosa zona de la ciudad, la Liga Deportiva El Tejar se caracteriza, en términos competitivos, por su cercanía al fútbol profesional boliviano. A partir de un notorio compromiso, una rigurosa organización y estrategias diversificadas, los miembros de esta liga construyen un competitivo espacio de actuación futbolística. Cuenta con un Directorio –elegido por voto y cuya gestión dura un año– que preside asambleas semanales. En éstas tienen voz y voto delegados de los 84 equipos que la conforman y participan varias comisiones técnicas que se encargan de la organización de los torneos. 

La competición se desarrolla en tres divisiones: Primera de Honor, Primera de Ascenso y Segunda de Honor. En Primera de Honor –principal categoría de la Liga– los equipos están integrados por talentosos jugadores –muchos de ellos vinculados con el mundo profesional–, contratados por dirigentes que gastan fuertes sumas de dinero para conformar sus equipos.
 
Además, cuenta con un colegio de árbitros y uno de médicos. A su vez, posee una red establecida de divisiones inferiores a través de la Escuela de fútbol que la Liga organiza con el afán de formar jugadores propios.

 Lo interesante de esta constatación es que la Liga Deportiva El Tejar es una institución vecinal que organiza campeonatos "amateurs”. "Amateurs” desde la perspectiva de las instituciones formales del fútbol boliviano, desde los medios de comunicación y desde el ‘sentido común’ de los habitantes de La Paz. En realidad, aunque etiquetada desde esta perspectiva, la Liga Deportiva El Tejar lleva adelante campeonatos tan organizados –o más– de los que se emprenden en el fútbol profesional boliviano. Esta liga "amateur” puede ser considerada la síntesis de un proceso deportivo particular en Bolivia: la tendencia a participar competitivamente, en términos futbolísticos, más allá de los caminos profesionales y pre-profesionales existentes.

 En Bolivia, hay muchos campeonatos de esta índole. Desde espacios competitivos relacionados a festividades importantes en distintas comunidades del campo, pasando por campeonatos organizados por distintos gremios, hasta llegar a las decenas de campeonatos barriales que se desarrollan en la ciudad de La Paz. Esta propiedad extendida, el fútbol como práctica cultural institucionalizada, se puede observar desde un lugar privilegiado en la Liga de El Tejar.

 Una de las razones para el éxito de estos campeonatos son los dirigentes de los clubes que participan en El Tejar. La profunda identificación que sienten con sus equipos permite que actúen con base en fuertes motivaciones que exceden la inmediata lógica instrumental. Así, más que por el dinero, los dirigentes actúan basados en las finalidades que cobran relevancia dentro del devenir interno de su interacción determinada: los avatares del campeonato en el que sus equipos participan. 

A su vez, se puede observar una serie de estrategias que los dirigentes utilizan para constituir escuadras de alto nivel: se apoyan en sus redes sociales, se mueven tanto por espacios profesionales como amateurs del fútbol paceño, hacen uso de la creatividad y utilizan recursos que exceden el dinero para construir los equipos que los representan en el campeonato de la Liga de El Tejar.

 Todos estos procesos dan como resultado la existencia de un fenómeno particular e interesante: la existencia de una Liga "amateur” que posee propiedades cercanas a las del fútbol profesional boliviano. Se puede constatar, entonces, que –desde un espacio aficionado– se construye un accionar cualitativamente profesional.

Desde sus propios principios, estructuras y actores, la Liga Deportiva El Tejar despliega el fútbol competitivo de manera interesante. Alejado del cerrado mundo profesional, construye realidades competitivas paralelas que, muchas veces, se organizan de manera más institucional y estructurada. Tal vez sería bueno mirar estos circuitos más de cerca y aprender de ellos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

66
2