Hungría sorprende a Austria

miércoles, 15 de junio de 2016 · 00:00
AFP / Burdeos 
Con un bonito gol del punta Adam Szalai (62) tras una doble pared con Laszlo Kleinheisler y una definición picante de Zoltan Stieber (87), Hungría logró una gran victoria 2-0 ante Austria, ayer  en Burdeos, por la primera jornada del Grupo F de la Eurocopa-2016. 

El conjunto austríaco, que en los papeles se presentaba como favorito este martes, terminó con 10 hombres por expulsión del central Aleksandar Dragovic por doble amarilla (66), limitando las posibilidades de reacción de Austria en el choque número 138 entre estas dos potencias del pasado. 

En la siguiente fecha,  los austríacos de Marcel Koller deberán levantar cabeza frente a Portugal, mientras los húngaros podrán abrochar su boleto a octavos con una victoria frente a los islandeses.

 Hungría no disputaba una Eurocopa desde su cuarto puesto en Bélgica-1972 y regresó con gloria, recordando aquellas páginas que escribieron alguna vez Puskas, Czibor o Kocsis en los años 50, aunque esta vez con mucho menos brillo. 

Los hombres dirigidos por el técnico alemán Bernd Storck se pusieron el mono y trabajaron cada pelota para cerrar espacios y esperar el momento para dar el golpe, que llegó con esa joyita del gigante Szalai que les abrió el duelo. Antes, tuvo que sufrir. 

Kiraly, de récord 

En la primera parte, los austríacos demostraron mayor decisión y pusieron varias veces en apuros al arquero húngaro Gabor Kiraly, quien vivió una tarde especial al convertirse en el jugador más veterano en disputar un partido de fase final de Eurocopa con 40 años y 75 días (quebró el récord del alemán Lottar Matthaus). 

A los 30 segundos, el lateral del Bayern Múnich David Alaba, quien juega por el medio en Austria, estrelló un bombazo en el palo. Ocho minutos después volvió a exigir a Kiraly con un zurdazo tras centro de la izquierda, pero el meta del Haladas estuvo firme como toda la tarde, con reflejos excelentes como lo demostró en esa estirada ante un disparo esquinado de Zlatko Junuzovic (37).

Hungría, un equipo sin demasiadas estrellas que dejó a Noruega en el camino en el repechaje, apenas inquietó con un disparo del capitán Dzsudzsak (43), que volvió a intentarlo sin suerte a los 54. 

Hasta que el partido se le abrió a los húngaros con la joya de Szlai, quien hacía un año y medio que no marcaba y se despachó con todo al bajar de pecho una bola englobada para su compañero Kleinheisler. 

Toque y voy, toque y voy, y ante la salida del portero Almer se la punteó por abajo. Golazo y festejo abrazado a los hinchas en la tribuna. Los austríacos intentaron la levantada sin ideas, hasta que la roja para Dragovic enterró sus esperanzas. Y de hecho así fue como sentenció el pleito de Burdeos. Contra veloz del ingresado Stieber, quien fresco y con lucidez se la picó al portero del seleccionado austriaco y decretó el 2-0, como lo podría haber hecho Puskas, pero más de 50 años después.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios

Otras Noticias